Li­zell Cla­ros ga­na pre­mio en piano

La jo­ven in­ter­pre­ta­rá co­mo so­lis­ta en la Sin­fó­ni­ca de San Juan

Los Tiempos - Doble Click - - Portada -

La jo­ven pia­nis­ta co­cha­bam­bi­na Li­zell Cla­ros Aran­dia ha ga­na­do el pri­mer pre­mio del con­cur­so Maes­tro Vi­cen­te Cons­tan­za, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de San Juan, Ar­gen­ti­na, don­de es­tu­dia des­de ha­ce dos años y se­rá la so­lis­ta de piano de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de esa casa de es­tu­dios su­pe­rio­res, en sus con­cier­tos del pró­xi­mo año. Es la pri­me­ra vez que es­ta ar­tis­ta par­ti­ci­pa en una com­pe­ten­cia, pe­ro an­tes ya fue pia­nis­ta de una or­ques­ta clá­si­ca, aquí, en la Fi­lar­mó­ni­ca de Co­cha­bam­ba, en­tre2016y20­17.

El ambiente fa­mi­liar en el cre­ció es­ta­ba más orien­ta­do a las ar­tes plás­ti­cas, pe­ro su ta­len­to mu­si­cal se im­pu­so, y el ju­ra­do del con­cur­so de su uni­ver­si­dad lo con­fir­mó al otor­gar­le su pre­mio por una­ni­mi­dad. -¿Có­mo es que la hi­ja de un acua­re­lis­ta ter­mi­na sien­do pia­nis­ta?

-Tam­bién me gus­ta­ba di­bu­jar, cuan­do era pe­que­ña de­cía que iba a ser pin­to­ra y pia­nis­ta. En las va­ca­cio­nes de la escuela me que­da­ba di­bu­jan­do to­do el día. Mi pa­pá, con una to­tal maes­tría y con las me­jo­res in­ten­cio­nes, ha­bía em­pe­za­do a co­rre­gir al­gu­nas de mis obras de ar­te, y al pa­re­cer eso no le gus­tó a la pe­que­ña Li­zell y se que­dó con la mú­si­ca­so­la­men­te.

Lo cier­to es que­na da­me lla­ma­ba­la aten­ción tan­to co­mo la música, de he­cho, cuan­do di­bu­ja­ba ne­ce­si­ta­ba es­cu­char al­go, nor­mal­men­te ha­bía música en la casa, ya que mi pa­dre es un me­ló mano que tam­po­co pue­de vi­vir en si­len­cio.

-¿ A qué atri­bu­yes tu sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca?

-Creo que hay una par­te de la sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca con la que to­dos na­ce­mos, y al­gu­nos la va­mos desa­rro­llan­do a lo lar­go de la vi­da. Mis pa­dres a pre­sen­ta­cio­nes de dan­za o música en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de La Paz. Me pa­re­cía fas­ci­nan­te ver a cual­quier ar­tis­ta en el es­ce­na­rio y eso lla­ma­ba mu­cho mi aten­ción. Por otro la­do, al ver a mi pa­dre de­di­car ca­si to­da su vi­da a las acua­re­las, siem­pre es­tu­ve en con­tac­to con esa sen­si­bi­li­dad vi­sual, y además él me mos­tra­ba obras de ar­te (cua­dros, li­bros, vi­deos de las gran­des or­ques­tas to­can­do, etc.), y eso en­tró a mi ca­be­za ca­si co­mo un jue­go.

-¿Có­mo te de­ci­dis­te por el piano co­mo ca­rre­ra pro­fe­sio­nal?

-Cuan­do te­nía 19 años, es­ta­ba es­tu­dian­do lin­güís­ti­ca. Tan­tos pre­jui­cios que a uno le me­ten en la ca­be­za, me ha­bían con­ven­ci­do de que pri­me­ro te­nía que te­ner otra ca­rre­ra que me man­ten­ga an­tes de es­tu­diar música.Na­da­me­jor­que­la­lin­güís­ti­ca,que­po­díaa­por­tar los idio­mas pa­ra mi pos­te­rior ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. Has­ta que

Agus­tín Fer­nán­dez (uno de los mú­si­cos clá­si­cos bo­li­via­nos de ma­yor en éxi­to) lle­gó a Bolivia, y jus­to se alo­jó en mi edi­fi­cio. Yo es­tu­dia­ba piano, y un día el por­te­ro­me di­jo que al­guien es­ta­ba bus­can­do al pia­nis­ta del edi­fi­cio, des­pués de al­gu­nas vuel­tas, lle­gué a to­car su puer­ta y no po­día creer a quien te­nía en­fren­te. Él me es­cu­chó to­car, me­dio va­rios con­se­jos mu­si­ca­les, pe­ro prin­ci­pal­men­te me di­jo que no to­da la gen­te te­nía el don de la música y que yo de­bía apro­ve­char­lo y no per­der el tiem­po en otra­ca­rre­ra.

Gra­cias a su con­se­jo hoy me en­cuen­tro cum­plien­do mis sue­ños y no per­dí más el tiem­po en otras co­sas.

-¿Có­mo lle­gas­te a es­tu­diar en San Juan, por qué allí y no en otra par­te?

-Tu­ve la di­cha de co­no­cer a mi maes­tra de piano, Ana Inés Agui­rre, en un fes­ti­val de música la­ti­noa­me­ri­ca­na or­ga­ni­za­do por el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Música en La Paz. Des­pués del con­se­jo de Agus­tín, yo es­ta­ba bus­can­do don­de ir­me a es­tu­diar, pe­ro prin­ci­pal­men­te un buen maes­tro del ins­tru­men­to,

El año 2017 pa­sé tres se­ma­nas de cla­ses in­ten­si­vas con ella en San Juan, y al fi­nal me di­jo que po­día es­tu­diar con ella en­lau­ni­ver­si­dad.

-¿Có­mo fue que te pre­sen­tas­te al con­cur­so que te pre­mió?

-Ele­gi­mos con mi maes­tra el con­cier­to 20 de Mo­zart en Re Me­nor K 466, el cual siem­pre fue uno de mis fa­vo­ri­tos. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar en abril. Nun­ca an­tes ha­bía par­ti­ci­pa­doen un con­cur­so. La pre­pa­ra­ción fí­si­ca y men­tal, dos me­ses an­tes, fue un tra­ba­jo real­men­te du­ro. Mi maes­tra me acom­pa­ño en to­do el pro­ce­so.

-¿Pien­sas pre­sen­tar­te a otros con­cur­sos?

-Sí, me gus­ta­ría en el futuro, ya que más allá del pre­mio, la pre­pa­ra­ción tan ri­gu­ro­sa ayu­da a su­bir de ni­vel pa­se lo que pa­se.

-¿Qué sig­ni­fi­can pa­ra ti los pre­mios que lo­gras­te?

-Es un gran desafío ya que por pri­me­ra vez voy a ac­tuar co­mo so­lis­ta con una or­ques­ta sin­fó­ni­ca de pres­ti­gio. Es un sue­ño he­cho reali­dad que es­pe­ro me abra otras puer­tas en el futuro, co­mo to­car en Bolivia tam­bién con las or­ques­tas que te­ne­mos.

-¿Có­mo des­cri­bi­rías la ex­pe­rien­cia de to­car en un con­cier­to?

-Sin du­da es di­fí­cil de ex­pli­car, ese mo­men­to en el que es­ta­mos en el es­ce­na­rio y te­ne­mos que in­ter­pre­tar una obra. La idea es lo­grar una con­cen­tra­ción ab­so­lu­ta y sen­tir­se li­bre a la vez. Nun­ca he po­di­do re­pe­tir una sen­sa­ción de un es­ce­na­rio al otro. La ener­gía que se crea en el mo­men­to, por las per­so­nas y el es­pa­cio, siem­pre es úni­ca e irre­pe­ti­ble. Además, siem­pre cam­bia el ca­rác­ter de la obra, ya sea por los dis­tin­tos com­po­si­to­res que in­ter­pre­ta­mos o la in­ten­ción que le po­ne­mos en el mo­men­to. Cla­ro que no es al­go pu­ra­men­te emo­cio­nal lo que ha­ce­mos, en reali­dad a ve­ces lo más di­fí­ci­les con­tro­lar las emo­cio­ne­sal mo­men­to de to­car. No quie­re de­cir que ten­ga­mos que de­jar de sen­tir, sin em­bar­go, te­ne­mos que te­ner­la su­fi­cien­te se­re­ni­dad pa­ra ha­cer lle­gar al público des­de nues­tra pers­pec­ti­va, lo que el com­po­si­tor qui­so­de­cir.

Es­toy con­ven­ci­da de que la per­fec­ción no exis­te, aun­que día a día trato de al­can­zar­la. Tal vez el ar­te es más in­tere­san­te cuan­do tie­ne al­gu­nas im­per­fec­cio­nes. Lo ha­ce más hu­ma­noy­real.

LCA

Re­co­no­ci­da. La jo­ven pia­nis­ta co­cha­bam­bi­na era par­te de la Or­qe­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Co­cha­bam­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.