FERNANDO MEI­RE­LLES: EL BRA­SIL DE HOY ES “PEOR” QUE EL DE “CIU­DAD DE DIOS”

Du­ran­te la pre­sen­ta­ción de su pe­lí­cu­la “Los dos pa­pas”, el di­rec­tor di­jo que ac­tual­men­te la si­tua­ción en ese país es más ten­sa

Los Tiempos - Doble Click - - Cartelera & Agenda -

Ca­si dos dé­ca­das des­pués de im­pac­tar al mun­do con “Ciu­dad de Dios”, el cineasta Fernando Mei­re­lles cree que “to­do ha em­peo­ra­do” en Bra­sil. Aho­ra, la­men­ta, los nar­co­tra­fi­can­tes dispu­tan el po­der con gru­pos pa­ra­po­li­cia­les, los cua­les han ex­ten­di­do sus ten­tácu­los des­de Río de Ja­nei­ro has­ta Bra­si­lia, ca­pi­tal del po­der po­lí­ti­co.

Am­bien­ta­do en el Río de Ja­nei­ro de la dé­ca­da de los 60 y co­mien­zo de los 70, la pe­lí­cu­la “Ciu­dad de Dios” (2002) de Mei­re­lles (Sao Pau­lo, 1955) con­quis­tó a los es­pec­ta­do­res al en­tre­gar un re­tra­to de una de las ma­yo­res y más vio­len­tas fa­ve­las de Amé­ri­ca La­ti­na.

En aque­lla épo­ca, ase­gu­ra Mei­re­lles en una en­tre­vis­ta a Efe ,la si­tua­ción era “tran­qui­la” si se com­pa­ra con el Bra­sil ac­tual, en el que con­vi­ven nar­co­tra­fi­can­tes y mi­li­cias, las cua­les el di­rec­tor con­si­de­ra “mu­cho más pe­li­gro­sas” por­que es­tán “co­nec­ta­das a los go­bier­nos”.

“Hoy, la co­sa es­tá mu­cho más ten­sa por­que han lle­ga­do has­ta Bra­si­lia”, sos­tie­ne el di­rec­tor bra­si­le­ño en un en­cuen­tro en Sao Pau­lo pa­ra la pre­sen­ta­ción de su nue­va pe­lí­cu­la “Los dos pa­pas”.

Cons­truir puen­tes en lu­gar de mu­ros

La acla­ma­da “Ciu­dad de Dios” re­co­gió en­ton­ces cua­tro no­mi­na­cio­nes (sin pre­mio) pa­ra los Ós­car, en­tre ellas a la me­jor di­rec­ción, y abrió las puer­tas al di­rec­tor pa­ra una exi­to­sa tra­yec­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, que in­clu­ye tí­tu­los co­mo “El jar­di­ne­ro fiel” (2005) o “Ce­gue­ra” (2008).

Aho­ra, el cineasta en­tre­ga su más re­cien­te pro­duc­ción, “Los dos pa­pas”, un bien­hu­mo­ra­do en­cuen­tro fic­ti­cio en­tre los pon­tí­fi­ces Be­ne­dic­to XVI y Francisco en el que re­fle­xio­na so­bre la im­por­tan­cia de “cons­truir puen­tes” en un mun­do don­de abun­dan “ca­da vez más los mu­ros”.

Pa­ra el di­rec­tor, la cin­ta, que se­rá lan­za­da el pró­xi­mo 20 de diciembre en la pla­ta­for­ma de Net­flix, lle­ga en un “mo­men­to bas­tan­te opor­tuno”, no só­lo por la de­fen­sa que ha­ce de la to­le­ran­cia, sino tam­bién por la “ac­tual e im­por­tan­te agen­da” aco­gi­da por el pa­pa.

“(Francisco) es una per­so­na que in­ten­ta cons­truir puen­tes, mien­tras esa idea del na­cio­na­lis­mo, de cons­truir más mu­ros, es­tá re­apa­re­cien­do en el mun­do con ese tal de ‘glo­ba­lis­mo’, que sin­ce­ra­men­te creo que es una gran es­tu­pi­dez”, re­cal­ca.

En “Los dos pa­pas”, Be­ne­dic­to XVI, in­ter­pre­ta­do por Ant­hony Hop­kins, y Francisco, per­so­ni­fi­ca­do por Jo­nat­han Pry­ce, se ven obli­ga­dos a li­diar con los fan­tas­mas del pa­sa­do, al tiem­po que de­ben en­con­trar una so­lu­ción pa­ra una Igle­sia ca­tó­li­ca man­cha­da por los es­cán­da­los de pe­de­ras­tia.

“Son dos per­so­nas que es­tán en desacuer­do en to­do y de­ben en­con­trar un pun­to co­mún”, se­ña­la.

En me­dio de una “tendencia” glo­bal “a la in­to­le­ran­cia”, Mei­re­lles di­ce sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do con al­gu­nas de las ideas de­fen­di­das por Francisco, co­mo la de un mun­do sin fron­te­ras.

“No soy muy re­li­gio­so, pe­ro es­toy muy ali­nea­do con las ideas po­lí­ti­cas del pa­pa, que nues­tro presidente (Jair Bol­so­na­ro) y nues­tros mi­nis­tros odian”, ase­gu­ra.

Humor pa­ra fo­men­tar el de­ba­te

Si bien “Los dos pa­pas” cons­tru­ye una na­rra­ti­va afa­ble gra­cias a la ac­tua­ción ma­gis­tral de sus ve­te­ra­nos pro­ta­go­nis­tas y a los diá­lo­gos crea­dos por el guio­nis­ta Ant­hony McCar­ten, la pe­lí­cu­la tam­bién abor­da te­mas ac­tua­les co­mo la pe­dofi­lia, la cri­sis de re­fu­gia­dos o la bar­ba­rie dic­ta­to­rial.

Pe­ro a Mei­re­lles no le gus­tan las pe­lí­cu­las que “só­lo mues­tran el fon­do del po­zo”, por lo que apues­ta por con­tar sus his­to­rias “de una ma­ne­ra que per­mi­ta a los es­pec­ta­do­res mi­rar y re­fle­xio­nar” so­bre los te­mas re­tra­ta­dos, pe­ro sin de­jar­les “so­fo­ca­dos y de­pri­mi­dos”.

“’Los dos pa­pas’ ha­bla de pe­dofi­lia, de to­dos los te­mas du­ros, re­fu­gia­dos, dic­ta­du­ra, de to­do eso, pe­ro tie­ne una le­ve­dad que echo mu­cho de me­nos en el ci­ne”, ex­pli­ca.

Has­ta las san­ti­da­des son hu­ma­nas

A me­di­da que la his­to­ria se desa­rro­lla, los es­pec­ta­do­res des­cu­bren al­gu­nos de los di­le­mas que pe­san en la con­cien­cia de los dos pon­tí­fi­ces. Mien­tras Be­ne­dic­to XVI es­tá a pun­to re­nun­ciar de­bi­do a que “ya no es­cu­cha la voz de Dios” por ha­ber si­do con­ni­ven­te con los ca­sos de abu­so se­xual den­tro de la Igle­sia, Francisco en­fren­ta una ba­ta­lla in­ter­na por el re­mor­di­mien­to que car­ga tras ha­ber si­do acu­sa­do de co­la­bo­rar in­di­rec­ta­men­te con la san­gui­na­ria de la dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na (1976-1983). Con una do­sis exac­ta que equi­li­bra dra­ma y humor, “Los dos pa­pas” sin­te­ti­za la dua­li­dad del ser hu­mano al mos­trar, co­mo afir­ma Ant­hony Hop­king ba­jo la piel de Be­ne­dic­to XVI, que, al fi­nal, “has­ta las san­ti­da­des son hu­ma­nas”.

FIMAFFINIT­Y

Fo­to­gra­ma. Es­ce­na de la pe­lí­cu­la “Ciu­dad de Dios” (2002).

AFP

Fernando Mei­re­lles. Di­rec­tor y pro­duc­tor de ci­ne bra­si­le­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.