A bor­do

El Deber - A todo motor - - TEST DRIVE -

Lle­gan­do al pie de la lo­ma con un des­ni­vel de cin­co me­tros con la pa­lan­ca de la ca­ja en neutro, se­lec­cio­na­mos la mo­da­li­dad de H2 a H4 y lue­go em­pu­jan­do la pe­ri­lla ac­ti­va­mos la L4 (la ba­ja) y adi­cio­nal­men­te blo­quean­do el di­fe­ren­cial, los tes­ti­gos en el ta­ble­ro es­tán en­cen­di­dos y re­cién po­ne­mos la pri­me­ra. Ace­le­ran­do has­ta las 2.700 rpm, la ca­mio­ne­ta em­pie­za a tre­par con bas­tan­te fa­ci­li­dad, no obs­tan­te, el pe­so de los tres pa­sa­je­ros, sin em­bar­go, en el úl­ti­mo me­tro de la ram­pla te­nía­mos que ace­le­rar un po­co más de­bi­do a una ma­yor in­cli­na­ción de la mis­ma. Pe­ro hay que acla­rar que el pas­to era mo­ja­do y las llan­tas mon­ta­das eran de fá­bri­ca, es de­cir, con una ban­da de ro­da­mien­to ap­ta para as­fal­to.

Al ba­jar por el mis­mo tre­cho, el sis­te­ma de trac­ción ac­ti­vo y el freno mo­tor hi­cie­ron prác­ti­ca­men­te to­do, so­lo nos li­mi­ta­mos a co­rre­gir la di­rec­ción con el vo­lan­te.

La se­gun­da par­te de la prue­ba se lle­vó a ca­bo so­bre un te­rreno con pre­sen­cia de char­cos de agua y pas­to. En es­te ca­so so­lo fue su­fi­cien­te se­lec­cio­nar la do­ble H4 y tran­qui­la­men­te pu­di­mos do­mi­nar to­do el ca­mino. Com­pro­ban­do al mis­mo tiem­po la ro­bus­tez de las sus­pen­sio­nes de­lan­te­ras de do­ble hor­qui­llas con re­sor­te he­li­coi­dal, que amor­ti­gua­ban de ma­ne­ra ex­ce­len­te aún con una ve­lo­ci­dad de 30 km/h. Un as­pec­to fun­da­men­tal para un vehícu­lo que fue con­ce­bi­do para re­co­rrer ca­mi­nos le­jos de las zo­nas ur­ba­nas.

La ter­ce­ra prue­ba con­sis­tió en com­pro­bar una vez más la ca­pa­ci­dad de trac­ción en pre­sen­cia de un obs­tácu­lo con­for­ma­do por un cú­mu­lo de tie­rra de un me­tro de al­to. El án­gu­lo de ata­que de más de 30º, fue su­fi­cien­te para tre­par ace­le­ran­do tan so­lo a 2.500/3.000 rpm, lo que de­mues­tra que el tor­que de 245 Nm reac­cio­na muy bien en es­tas par­ti­cu­la­res con­di­cio­nes de un ti­po de te­rreno res­ba­lo­so y con una llan­ta ur­ba­na. Sin em­bar­go, la ba­ja­da fue un po­co com­pli­ca­da por el he­cho que la in­cli­na­ción del co­che era bas­tan­te fuer­te y el án­gu­lo ven­tral per­mi­tió ter­mi­nar la ma­nio­bra sin nin­gún in­con­ve­nien­te.

Si bien he­mos pro­ba­do la ver­sión in­ter­me­dia de la ca­mio­ne­ta, co­mo he­rra­mien­ta de tra­ba­jo po­dría ser útil una pan­ta­lla con GPS de se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.