Cuan­do el ai­re acon­di­cio­na­do apes­ta

El Deber - A todo motor - - News -

Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que con el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior del vehícu­lo, el ries­go de ac­ci­den­tes au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, ya que la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción del con­duc­tor dis­mi­nu­ye.

A ve­ces, sin em­bar­go, el sis­te­ma de ai­re acon­di­cio­na­do tam­bién cau­sa mo­men­tos des­agra­da­bles, cuan­do se pro­pa­ga un olor a hu­me­dad des­pués de en­cen­der­lo. Es­to se de­be a los hon­gos y bac­te­rias que se for­man en el duc­to en­tre el eva­po­ra­dor y el so­pla­dor. Es­to no so­lo hue­le mal, sino que tam­bién afec­ta la sa­lud. Pa­ra que no lle­gue tan le­jos, el con­duc­tor de­be de­sin­fec­tar de ma­ne­ra re­gu­lar el sis­te­ma de ai­re acon­di­cio­na­do. Hay dos con­se­jos pa­ra po­der so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma: pri­me­ro lim­piar de ma­ne­ra re­gu­lar el duc­to des­de las bo­qui­llas del ta­ble­ro con el ae­ro­sol pa­ra ai­re acon­di­cio­na­do que se pue­den com­prar en el Mul­ti­cen­ter. Se­gun­do, an­tes de apa­gar el mo­tor pa­ra de­te­ner el vehícu­lo, es su­fi­cien­te de­jar en­cen­di­do por unos se­gun­dos so­la­men­te la ven­to­la del so­pla­dor, de es­ta ma­ne­ra sa­le la hu­me­dad que que­da to­da­vía al in­te­rior del duc­to y evi­ta la for­ma­ción de los hon­gos al in­te­rior del mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.