LUBRICANTES CA­LI­DAD GA­RAN­TI­ZA LA VI­DA DEL MO­TOR

El Deber - A todo motor - - Portada -

En los úl­ti­mos tiem­pos, los téc­ni­cos han tra­ba­ja­do ar­dua­men­te pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des ca­da vez más exi­gen­tes en tér­mi­nos del desem­pe­ño de los mo­to­res en fun­ción del con­su­mo de com­bus­ti­ble y por lo tan­to, tam­bién de emi­sio­nes de CO2.

Por su­pues­to que la lu­bri­ca­ción, tan im­por­tan­te pa­ra el ren­di­mien­to me­cá­ni­co, ha si­do ob­je­to de ma­yor atención, que no so­lo con­cier­ne a los acei­tes, sino tam­bién a las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de los cir­cui­tos y sus com­po­nen­tes. De he­cho es im­por­tan­te des­ta­car que el 75% del des­gas­te de un mo­tor ocu­rre du­ran­te el pe­rio­do de arran­que y ca­len­ta­mien­to. Es de­cir, cuan­do el mo­tor de apa­ga, el acei­te co­mún em­pie­za a dre­nar­se ha­cia el cár­ter, de­jan­do sus pie­zas cri­ti­cas ex­pues­tas y sin pro­tec­ción. En ge­ne­ral son cin­co las fun­cio­nes que tie­ne que cum­plir el

A par­tir de es­tas fun­cio­nes se en­tien­de la im­por­tan­cia de con­tro­lar pe­rió­di­ca­men­te el ni­vel de acei­te, pa­ra evi­tar los da­ños que se pue­den ge­ne­rar en cual­quier mo­tor. In­cum­plir con el cam­bio de acei­te de acuer­do al ki­lo­me­tra­je es­ta­ble­ci­do por el fa­bri­can­te, sig­ni­fi­ca re­du­cir el ci­clo de vi­da del mo­tor y au­men­tar los gas­tos pa­ra cam­biar las pie­zas que se pue­den da­ñar.

Ca­da acei­te, in­de­pen­dien­te­men­te de la mar­ca, se di­fe­ren­cia por su có­di­go in­ter­na­cio­nal SAE (So­ciety Au­to­mo­ti­ve En­gi­neers) (que se pue­de re­co­no­cer de la si­guien­te ma­ne­ra, por ejem­plo: SAE 5 W 30, don­de el nú­me­ro “5” in­di­ca el pun­to de flui­dez en frio que en es­te ca­so se­ría 5 ºC, “W” es la abre­via­ción de la pa­la­bra en in­gles Win­ter (in­vierno) y 30 es el gra­do de vis­co­si­dad a 100 ºC de tem­pe­ra­tu­ra. Fí­jen­se lo que di­ce la cla­si­fi­ca­ción API, (Ame­ri­can Pe­tro­leum Ins­ti­tu­te), pa­ra ele­gir un buen acei­te, que en la eti­que­ta del en­va­se apa­rez­ca la es­cri­ta “SN” y no “SG” y “SH”, es­tos úl­ti­mos dos son pa­ra mo­to­res a ga­so­li­na muy an­ti­guos (años 80). A su vez los lubricantes pa­ra mo­tor se di­vi­den en mi­ne­ra­les, se­mi - sin­té­ti­cos y sin­té­ti­cos. En ge­ne­ral los lubricantes mi­ne­ra­les son ap­tos pa­ra mo­to­res con ma­yor re­co­rri­do, mien­tras que los se­mi sin­té­ti­cos y sin­té­ti­cos son pa­ra vehícu­los mo­der­nos. Las ven­ta­jas de los acei­tes mi­ne­ra­les que son de­ri­va­dos del pe­tró­leo, es su ba­jo cos­to y es el úni­co que pue­de ser uti­li­za­do en vehícu­los fa­bri­ca­dos an­tes del 1990, sin em­bar­go, las des­ven­ta­jas se ad­vier­ten con un ma­yor con­su­mo de com­bus­ti­ble y un me­nor ren­di­mien­to en ki­lo­me­tra­je. Por su par­te, los acei­tes sin­té­ti­cos si bien tienen ba­ses mi­ne­ra­les del pe­tró­leo, son mo­di­fi­ca­dos pa­ra ba­lan­cear su com­po­si­ción mo­le­cu­lar me­dian­te adi­ti­vos es­pe­cia­les que ayu­dan a po­ten­ciar el mo­tor. Es­tos lubricantes son di­se­ña­dos pa­ra vehícu­los más mo­der­nos, re­sis­ten las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, pro­lon­gan la vi­da útil del mo­tor, ade­más au­men­ta el aho­rro de com­bus­ti­ble, tie­ne me­jor flu­jo a tem­pe­ra­tu­ras ba­jas, es re­sis­ten­te a la oxi­da­ción y tie­ne ma­yor ren­di­mien­to en ki­lo­me­tra­je, el pre­cio es un po­co más ele­va­do. To­man­do en cuen­ta las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, co­mo por ejem­plo las de San­ta Cruz, es pre­fe­ri­ble que a ca­da cam­bio de acei­te se cam­bie tam­bién el fil­tro de acei­te, re­co­men­da­da por el fa­bri­can­te del vehícu­lo. Ge­ne­ral­men­te pa­ra los mo­to­ri­za­dos que uti­li­zan el acei­te mi­ne­ral es re­co­men­da­ble cam­biar­lo ca­da 4.000 km, pa­ra aque­llos que uti­li­zan el se­mi sin­té­ti­co ca­da 5.000 o 7.000 km y aque­llos 100% sin­té­ti­cos ca­da 8.000 o 10.000 km.

Ca­da acei­te tie­ne un có­di­go in­ter­na­cio­nal que mues­tra sus cua­li­da­des”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.