¡Las mu­je­res sí son ce­lo­sas! y Ma­rio Aguilar lo po­ne en evi­den­cia

La reali­dad, con­ta­da de otra ma­ne­ra. El vlog­ger me­xi­cano se pre­sen­ta en San­ta Cruz es­te do­min­go pa­ra de­mos­trar que las da­mas se mue­ren de ce­los

El Deber - Al Fin Viernes - - Teatro - Ai­da Zua­zo D. ai­da.zua­zo@el­de­ber.com.bo

Gra­cias a uno de los vi­deos que el vlog­ger me­xi­cano Ma­rio Aguilar subió a su cuen­ta en YouTu­be, al­gu­nas mu­je­res ya tie­nen la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra cuan­do sus no­vios, ma­ri­dos o pa­re­jas las en­cuen­tren con sus ce­lu­la­res en la mano: so­lo es­ta­ban vien­do la ho­ra.

A los 21 años, Ma­rio es un fe­nó­meno que ha tras­pa­sa­do las fron­te­ras de su na­tal Ti­jua­na y ni qué de­cir, de su na­tal Mé­xi­co, es por eso que es­te do­min­go se pre­sen­ta­rá a las 19:00 y 22:00 en el tea­tro Re­né Moreno de la ciu­dad de los ani­llos con su show ¿Ce­lo­sa yo? ¡Ja­más! una obra en la que pre­sen­ta a to­dos sus per­so­na­jes, in­clu­yen­do 20 bai­la­ri­nes, vi­deo y mú­si­ca.

Por su­pues­to que en­tre sus imi­ta­cio­nes es­ta­rá una de la ma­má la­ti­na. ¡In-fal-ta-ble!, por­que, a pe­sar de que nos se­pa­ran mi­les de ki­ló­me­tros de Mé­xi­co, no po­de­mos ne­gar que los dis­cur­sos de las pro­ge­ni­to­ras, aquí o allá, son los mis­mos.

¿Y las cla­ses de ami­gas? se­gu­ro que arra­ca­rán más de una car­ca­ja­da en­tre las asis­ten­tes que se sen­ti­rán iden­ti­fi­ca­das con ca­da una de sus re­pre­sen­ta­cio­nes.

EL FE­NÓ­MENO MA­RIO

La his­to­ria que se en­cuen­tra de­trás de la son­ri­sa de Ma­rio no es na­da gra­cio­sa. A pe­sar de los tras­piés que pa­de­ció jun­to a sus sie­te her­ma­nos y su ma­dre, las pe­nas no lo­gra­ron bo­rrar de su ros­tro la ex­pre­sión de fe­li­ci­dad.

Ma­rio que­dó huér­fano de pa­dre a los cin­co años, un pro­ge­ni­tor ya fa­lle­ci­do que vio­len­tó a su ma­dre. Ca­be se­ña­lar que su ma­má tu­vo sie­te hi­jos con su pri­mer ma­tri­mo­nio, pe­ro fue aban­do­na­da y se ca­só con el pa­dre del vlog­ger, pen­san­do que en­con­tra­ría al prín­ci­pe azul y su com­pa­ñe­ro pa­ra siem­pre.

En mu­chas en­tre­vis­tas, Ma­rio ha re­co­no­ci­do la gran in­fluen­cia de su ma­dre, a quien pro­me­tió que nun­ca le fal­ta­ría na­da.

LA EX­PAN­SIÓN

Pe­ro el hu­mo­ris­ta no quie­re que­dar­se allí. En sus pla­nes es­tá rea­li­zar una se­rie de su vida, que se­rá trans­mi­ti­da en su ca­nal de YouTu­be y Fa­ce­book, ade­más es­tá tra­ba­jan­do pa­ra par­ti­ci­par en co­me­dias en el ci­ne.

El si­guien­te pa­so es for­mar su gru­po pa­ra lan­zar­se co­mo can­tan­te, por­que ¡hay Ma­rio Aguilar pa­ra ra­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.