LO QUE NO SE DE­BE HA­CER EN UN RES­TAU­RAN­TE

El Deber - Al Fin Viernes - - Gourmet - Ra­món Frei­xa -www.ra­mon­frei­xa.com

Ser un gour­met es sa­ber có­mo com­por­tar­se en un res­tau­ran­te. Por ejem­plo, co­mer­te lo que te sir­van, y de­jar el pla­to com­ple­ta­men­te va­cío, es una or­di­na­riez. En un un lugar así hay que de­jar al­gu­nas so­bras, po­cas, y que de­no­te que has dis­fru­ta­do el pla­to en su ca­ba­li­dad.

Pe­dir la car­ne bien co­ci­da tam­bién de­mues­tra una sim­ple­za gas­tro­nó­mi­ca.

Las es­ta­cio­nes ha­cen que ten­ga­mos en ca­da una de ellas unos u otros ali­men­tos, por lo que si el chef pre­pa­ra pa­ra la car­ta pla­tos que es­tán acor­de con la tem­po­ra­da, es ab­sur­do pe­dir ca­za en ve­rano cuan­do la tem­po­ra­da es en oto­ño, o bien pe­dir se­tas en abril si en oc­tu­bre y no­viem­bre es cuan­do aso­man en el bos­que.

Un pla­to tie­ne un po­co de to­do, ya que el chef quie­re ob­te­ner una mez­cla de ele­men­tos. Por tan­to, ser re­mil­ga­do con los in­gre­dien­tes y em­pe­zar a de­cir: “A mí sin ce­bo­lla” es­tá fue­ra de tono. Un chef une in­gre­dien­tes sin que na­da so­bre­sal­ga.

Es de mal gus­to usar el mó­vil en el res­tau­ran­te. Hay que ve­tar to­do aque­llo que te dis­trai­ga. Peor re­ci­bir una lla­ma­da y le­van­tar­se de la me­sa, es­to es de lo más cha­ba­cano.

Otro de los erro­res es no mi­rar la cuen­ta, así te arries­gas a pa­gar pla­tos o be­bi­das que no has con­su­mi­do, que es ha­bi­tual que su­ce­da y no por ma­la fe en los res­tau­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.