Jai­me Abe­llo ha­bla de Ga­bo pe­rio­dis­ta

El Deber - Brújula - - Portada - MAR­CE­LO SUÁ­REZ R.

El di­rec­tor de la Fun­da­ción Gabriel Gar­cía Már­quez pa­ra el Nue­vo Pe­rio­dis­mo Ibe­roa­me­ri­cano es una voz au­to­ri­za­da pa­ra ha­blar de la vi­da y obra del co­lom­biano, no­bel de li­te­ra­tu­ra, fa­lle­ci­do en 2014, so­bre to­do de su fa­ce­ta co­mo pe­rio­dis­ta

¿Con qué fi­na­li­dad na­ce Ga­bo pe­rio­dis­ta?

La idea del li­bro era mos­trar la di­men­sión de Ga­bo en el ofi­cio del pe­rio­dis­mo, por­que el res­to del mun­do tien­de so­lo a ver­lo al­re­de­dor de sus tra­ba­jos de fic­ción. Que­dó un li­bro sui gé­ne­ris, agra­da­ble y com­ple­to que se pue­de abrir en cual­quier par­te y que re­su­me la obra pe­rio­dís­ti­ca de Gar­cía Már­quez, des­de su pri­mer ar­tícu­lo de ma­yo de 1948 has­ta el úl­ti­mo que pu­bli­có en 1999.

¿ Có­mo se dan esos pri­me­ros acer­ca­mien­tos de Ga­bo con el pe­rio­dis­mo?

En ma­yo de 1948 fue ase­si­na­do el lí­der del Par­ti­do Li­be­ral de Co­lom­bia, Jor­ge Elié­cer Gai­tán, que dio lu­gar a un le­van­ta­mien­to enor­me que se lla­mó el Bo­go­ta­zo. Eso obli­gó al jo­ven Gar­cía Már­quez a ir­se de la ca­pi­tal, don­de es­tu­dia­ba De­re­cho, a Car­ta­ge­na pa­ra con­ti­nuar con sus es­tu­dios. Allí fue don­de se en­con­tró con el pe­rio­dis­mo y se enamo­ró de él. In­gre­só en el dia­rio El Uni­ver­sal, de Car­ta­ge­na, en el que es­cri­bió su pri­mer ar­tícu­lo, de­di­ca­do al to­que de que­da de ese mo­men­to, con el que ya de­mos­tra­ba su in­te­rés en la po­lí­ti­ca. Ga­bo co­men­zó tra­ba­jan­do ba­jo con­di­cio­nes de cen­su­ra.

Cuan­do se nom­bra a los maes­tros del pe­rio­dis­mo de Ga­bo, se men­cio­na a Clemente Ma­nuel Zabala y a Jo­sé Sal­gar. ¿Quié­nes fue­ron ellos y qué re­ci­bió Gar­cía Már­quez de am­bos?

Él lle­gó a El Uni­ver­sal de la mano del gran es­cri­tor co­lom­biano Ma­nuel Za­pa­ta Oli­ve­lla, una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes de la cul­tu­ra co­lom­bia­na, so­bre to­do co­mo un in­te­lec­tual afro­des­cen­dien­te. Ga­bo ya ha­bía pu­bli­ca­do unos cuen­tos en El Es­pec­ta­dor de Bo­go­tá que Za­pa­ta los vio y ani­mó a Gar­cía Már­quez a que es­cri­bie­ra en El Uni­ver­sal. Allí le pre­sen­ta a Clemente Ma­nuel Zabala, que era el edi­tor y un pe­rio­dis­ta re­co­no­ci­do, quien lo re­ci­be y le pu­bli­ca su pri­mer ar­tícu­lo. Ga­bo men­cio­nó va­rias ve­ces, in­clu­yen­do en sus me­mo­rias Vi­vir pa­ra contarla, a Zabala co­mo su pri­mer men­tor y maes­tro.

Lue­go de esa pri­me­ra eta­pa

en los pe­rió­di­cos de la cos­ta y el Ca­ri­be, El Uni­ver­sal en Car­ta­ge­na y El Heraldo en Ba­rran­qui­lla, desa­rro­lla otros pro­yec­tos, co­mo Com­pri­mi­do, un dia­rio que du­ró seis días y que, con mu­cho hu­mor, de­no­mi­nó el ‘pri­mer pe­rió­di­co me­ta­fí­si­co del mun­do’ y una re­vis­ta de li­te­ra­tu­ra y fút­bol lla­ma­da Cró­ni­ca.

Pe­ro don­de se desa­rro­lla ver­da­de­ra­men­te co­mo pe­rio­dis­ta es en El Es­pec­ta­dor, don­de en­cuen­tra en Jo­sé Sal­gar a un edi­tor cla­ve. En es­ta re­la­ción hay dos o tres he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vos, uno de ellos tie­ne que ver con esa fra­se de Sal­gar: “Tuér­za­le el cue­llo al cis­ne”, que re­su­me su in­sis­ten­cia en que Ga­bo se de­di­ca­ra a los he­chos, que no se preo­cu­pa­ra tan­to de los tex­tos bo­ni­tos. Gra­cias a él, Gar­cía Már­quez se vuelve un re­por­te­ro de tiem­po com­ple­to.

En esos pri­me­ros es­cri­tos, ¿ya se po­día vis­lum­brar al­gu­nos de sus per­so­na­jes que apa­re­ce­rían lue­go en sus no­ve­las y cuen­tos?

Ga­bo in­ter­ca­ló lo es­tric­ta­men­te pe­rio­dís­ti­co con al­gu­nos ar­tícu­los que eran co­mo de fic­ción. Por ejem­plo, La

mar­que­si­ta de la Sier­pe lo pu­bli­có por aque­lla épo­ca. Y hay un re­la­to ti­tu­la­do La ca­sa, que pu­bli­ca en su co­lum­na. Los es­pe­cia­lis­tas han en­con­tra­do ahí los pri­me­ros mo­men­tos en los que de­ja vis­lum­brar es­tos per­so­na­jes he­re­da­dos de la tra­di­ción oral de su fa­mi­lia y de las vi­ven­cias de la ca­so­na de los abue­los en Ara­ca­ta­ca. Ge­rald Mar­tin, co­no­ci­do bió­gra­fo, en­con­tró al­gu­nos hi­los de lo que lue­go fue Cien años de so­le­dad.

¿Qué tras­cen­den­cia tu­vo el pa­pel del Ga­bo pe­rio­dis­ta en la re­vo­lu­ción cu­ba­na?

Mu­cha. Co­mo pe­rio­dis­ta fue de los pri­me­ros en via­jar a Cu­ba en enero de 1959, jun­to con Pli­nio Apu­le­yo Men­do­za, con el que tra­ba­ja­ba en la re­vis­ta Mo­men­to en Ca­ra­cas. Am­bos van a La Ha­ba­na a ver esos pri­me­ros mo­men­tos de la Re­vo­lu­ción y los jui­cios su­ma­rios que se es­ta­ban rea­li­zan­do. Allí se co­nec­ta con el gru­po que es­ta­ba ar­man­do la agen­cia Pren­sa La­ti­na, en la que tra­ba­ja co­mo corresponsal en los pri­me­ros años, pri­me­ro en Co­lom­bia y lue­go en Nue­va York, has­ta que las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas, co­mo la bahía de Co­chi­nos y la pre­sión de los sec­to­res co­mu­nis­tas so­bre los pro­fe­sio­na­les que dis­tin­tos paí­ses ha­bían vin­cu­la­do

En el fon­do, Gar­cía Már­quez de­mos­tró ser una per­so­na que no an­te­pu­so pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos a si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res o de amis­tad

a la agen­cia, hi­cie­ron que se re­ti­ra­ra. Es un pe­rio­do de ale­ja­mien­to de Cu­ba, pe­ro lue­go re­to­ma las re­la­cio­nes en los años 70.

¿Se pue­de con­si­de­rar es­ta dé­ca­da co­mo el pe­río­do más po­lí­ti­co de Gabriel Gar­cía Már­quez?

En par­te sí, por­que en los 70 es­cri­bió El oto­ño del pa­triar­ca, tra­ba­jo que sir­vió pa­ra re­afir­mar sus con­vic­cio­nes an­ti­im­pe­ria­lis­tas. La in­ves­ti­ga­ción mues­tra el in­ter­ven­cio­nis­mo de EEUU en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Ade­más, a él le afec­ta mu­cho la cons­pi­ra­ción en­tre la CIA y los Es­ta­dos pa­ra de­rro­car el Go­bierno de Sal­va­dor Allen­de en Chi­le. Le afec­ta de tal ma­ne­ra que lle­ga a de­cir que no va a es­cri­bir más li­te­ra­tu­ra mien­tras Pi­no­chet con­ti­núe en el po­der.

Pe­se a que sus co­le­gas es­cri­to­res, que ha­bían si­do fa­ná­ti­cos, se ale­jan de Cu­ba, él de­ci­de no ser par­te de ese gru­po y desa­rro­lla un pe­rio­dis­mo mi­li­tan­te, que po­co a po­co va de­jan­do de la­do pa­ra re­to­mar la li­te­ra­tu­ra en 1979 con Cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da. Ten­go la im­pre­sión de que, de pron­to, se dio cuen­ta de que ese no era el ca­mino y se fue de­can­tan­do por una po­si­ción más mo­de­ra­da, muy preo­cu­pa­da siem­pre por Amé­ri­ca La­ti­na, por su in­de­pen­den­cia cul­tu­ral y po­lí­ti­ca, pe­ro en el fon­do de­mos­tró ser una per- so­na que no an­te­pu­so pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos a si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res o de amis­tad. Él tu­vo mu­chas di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas con Fi­del Cas­tro, pe­ro a pe­sar de eso de­ci­dió no rom­per re­la­cio­nes. Gar­cía Már­quez fue un pro­gre­sis­ta, un li­be­ral y un hom­bre preo­cu­pa­do por la paz y los de­re­chos hu­ma­nos.

¿Por qué de­ci­dió ra­di­car en Mé­xi­co?

Tal vez se dio cuen­ta de que te­nía po­co ca­mino en Co­lom­bia, des­pués de tra­ba­jar en Pren­sa La­ti­na y te­mía que lo es­tig­ma­ti­cen co­mo co­mu­nis­ta. Pe­ro ade­más, en Mé­xi­co en­con­tró opor­tu­ni­da­des, so­bre to­do en la in­dus­tria del ci­ne. Ál­va­ro Mu­tis, su ami­go, le su­gi­rió que se va­ya a Mé­xi­co. Ahí en­con­tró amis­tad, con­di­cio­nes de tra­ba­jo y pu­do criar a sus hi­jos. Pe­ro Ga­bo nun­ca de­jó de ir a Co­lom­bia, Mé­xi­co era su re­si­den­cia, pe­ro si­guió es­cri­bien­do de su país de ori­gen y de los te­mas que le preo­cu­pa­ban.

Uno de los te­mas que le preo­cu­pa­ban era el nar­co­trá­fi­co, mi­ra­da que se ve re­fle­ja­da en No­ti­cia de un se

cues­tro ¿ Qué im­por­tan­cia tie­ne es­te li­bro den­tro de su tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co?

Mu­cha, por­que mar­có su re­torno al pe­rio­dis­mo. Pe­ro ade­más es una in­ter­pre­ta­ción que ha­ce de la his­to­ria de Co­lom­bia. No­ti­cia de un se­cues­tro es el úni­co li­bro que es­cri­bió con la in­ten­ción de que fue­ra pe­rio­dís­ti­co o de no fic­ción, por­que sus otros li­bros de pe­rio­dis­mo son com­pi­la­cio­nes he­chas a pos­te­rio­res, in­clu­yen­do

Re­la­to de un náu­fra­go. En cam­bio, es­te tra­ba­jo fue con­ce­bi­do a la ma­ne­ra del nue­vo pe­rio­dis­mo, ha­cien­do un cor­te en la his­to­ria de Co­lom­bia a par­tir del se­cues­tro de una se­rie de pe­rio­dis­tas por el cár­tel de Pa­blo Es­co­bar y el de­sa­fío que es­te plan­tea­ba al Go­bierno co­lom­biano.

En tiem­pos en los que aún se si­gue de­ba­tien­do si exis­ten o no fron­te­ras en­tre la fic­ción y la no fic­ción, en­tre pe­rio­dis­mo y li­te­ra­tu­ra, que­da la obra de Gabriel Gar­cía Már­quez, en am­bas ver­tien­tes. ¿Qué lec­ción nos de­ja el tra­ba­jo de Ga­bo den­tro de es­ta dis­cu­sión?

La lec­ción que Ga­bo nos de­ja es que él te­nía cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos los dos do­mi­nios. Él sa­bía que ca­da uno te­nía su éti­ca y te­nía su téc­ni­ca. Y se mo­vió en pa­ra­le­lo en am­bos cam­pos, prác­ti­ca­men­te, a lo lar­go de to­da su vi­da. Pe­ro creo que, aun cuan­do la li­te­ra­tu­ra le pro­por­cio­nó mu­chas he­rra­mien­tas y al­gu­nas li­cen­cias, él mis­mo in­sis­tió, ya en su ma­du­rez, de que la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca no ad­mi­te la in­ven­ción de nin­gu­na ma­ne­ra. Gar­cía Már­quez lo te­nía muy cla­ro y lo prac­ti­có así

EL LI­BRO GA­BO PE­RIO­DIS­TA FUE PRE­SEN­TA­DO POR JAI­ME ABE­LLO DU­RAN­TE LA FE­RIA DEL LI­BRO. EL CO­LOM­BIANO HA­BLÓ CON BRÚ­JU­LA Abe­llo brin­dó una ex­ten­sa ex­po­si­ción so­bre el le­ga­do de Gar­cía Már­quez en la FIL 2016

Ga­bo, en la re­dac­ción del dia­rio El Es­pec­ta­dor, don­de co­men­zó a desa­rro­llar­se ver­da­de­ra­men­te co­mo pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.