Kios­ko, 10 años de apor­te

La Ga­le­ría Kios­ko cum­plió en ma­yo diez años, des­de que emer­gió co­mo una pe­que­ña ga­le­ría pa­ra con­ver­tir­se en uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de ar­te de Bo­li­via. Su di­rec­to­ra Ra­quel Sch­wartz ha­bló con Brú­ju­la so­bre los lo­gros

El Deber - Brújula - - Portada - ADHEMAR MAN­JÓN

Ha­ce diez años, la ga­le­ría Kios­ko emer­gió co­mo un pe­que­ño es­pa­cio pa­ra di­fun­dir la obra de ar­tis­tas bo­li­via­nos. En ese en­ton­ces fun­cio­na­ba en la ca­lle Mon­se­ñor Santistevan, en las mis­mas ins­ta­la­cio­nes don­de ope­ra­ba el es­tu­dio de di­se­ño grá­fi­co Sim­ple.

“Abri­mos con una ex­po­si­ción de Ro­ber­to Val­cár­cel”, re­cuer­da Ra­quel Sch­wartz, di­rec­to­ra y una de las ideó­lo­gas de es­te pro­yec­to, jun­to con los ar- tis­tas Ser­gio An­te­lo y Ro­ber­to Un­ter­lads­taet­ter.

“En 2005 es­tá­ba­mos or­ga­ni­zan­do la se­gun­da ver­sión del ta­ller in­ter­na­cio­nal de ar­te con­tem­po­rá­neo Ki­ló­me­tro 0 con Ro­ber­to, des­pués de con­ver­sar un po­co ha­bla­mos con Ser­gio de te­ner un lu­gar pro­pio pa­ra ex­po­si­cio­nes. Nos gus­tó la

“En el co­le­gio no se en­se­ña ar­te, y en las aca­de­mias de ar­te es bas­tan­te aca­dé­mi­co, tie­nen que abrir­se un po­co más” Ra­quel Sch­wartz

idea y lo es­tu­vi­mos pen­san­do co­mo tres me­ses, por­que so­lo te­nía­mos a Sim­ple Stu­dios co­mo so­por­te y sos­tén del pro­yec­to”, cuen­ta Sch­wartz.

El si­guien­te pa­so fue en­con­trar una ca­sa, la re­mo­de­la­ron, y en una pe­que­ña sa­la, don­de an­tes era un ga­ra­je, crea­ron Kios­ko. Le pu­sie­ron ese nom­bre por­que lo veían co­mo una pe­que­ña tien­da que es­ta­ban abrien­do. Así fue co­mo el 19 de ma­yo de 2006 se inau­gu­ra­ba es­ta nue­va op­ción pa­ra el ar­te bo­li­viano. El gran tra­ba­jo “Des­de 2006 has­ta aho­ra han pa­sa­do mu­chas co­sas”, pun­tua­li­za Sch­wartz, y agre­ga: “Con Sim­ple he­mos apor­ta­do y cons­trui­do bas­tan­te a par­tir del di­se­ño. Fui­mos el pri­mer es­pa­cio de di­se­ño grá­fi­co en San­ta Cruz y de ahí sur­gie­ron otros jó­ve­nes que hi­cie­ron otros em­pren­di­mien­tos”; ade­más des­de Sim­ple se gestaron pro­yec­tos pi­lo­to pa­ra even­tos co­mo fes­ti­va­les de mú­si­ca.

To­do eso cam­bió cin­co años des­pués: des­pués de esa efer­ves­cen­cia de los pri­me­ros años, cam­bió to­do. Se tu­vie­ron que cam­biar de si­tio, a la ca­lle Bo­lí­var, y Sch­wartz prác­ti­ca­men­te si­guió so­la con el pro­yec­to. “Sim­ple si­guió, pe­ro ya no con la fuer­za que te­nía al co­mien­zo, y Kios­ko cre­ció”, di­ce Sch­wartz. “Es­te fue un em­pren­di­mien­to más per­so­nal, de mi par­te”, se­ña­la.

“En es­tos diez años, Kios­ko ha si­do la ca­sa de mu­chos ar­tis­tas, que han pa­sa­do por sus sa­las. Se­gui­mos apor­tan­do con los jó­ve­nes que apa­re­cen. Creo que he­mos ma­du­ra­do un po­co más y he­mos apren­di­do a leer los con­tex­tos so­cia­les del mo­men­to, las ne­ce­si­da­des”, ma­ni-

fies­ta la ar­tis­ta.

Des­de 2007 Kios­ko se con­vir­tió en una de las po­cas ins­ti­tu­cio­nes que ofre­ce re­si­den­cias en Bo­li­via. Has­ta hoy han pa­sa­do por es­ta ca­sa 90 ar­tis­tas, bo­li­via­nos y ex­tran­je­ros, gen­te co­mo Dou­glas Ro­dri­go Ra­da, Ale­jan­dra Del­ga­do, Ju­lio Gon­zá­lez, Die­go Aram­bu­ro, Ser­gio Bas­ta­ni, An­drés Be­do­ya, Liliana Za­pa­ta, Sé­ve­ri­ne Hu­bard ( Fran­cia), Ta­ba­ta Da­za ( Co­lom­bia) y Ós­car Bar­bery, tu­vo la opor­tu­ni­dad de que­dar­se por dos me­ses en sus ins­ta­la­cio­nes a plan­tear­se di­fe­ren­tes ma­ne­ras de en­ca­rar una in­quie­tud ar­tís­ti­ca.

Con­so­li­da­ción

2014 fue un año im­por­tan­te, ya que se tras­la­dó nue­va­men­te, pe­ro es­ta vez a un edi­fi­cio pro­pio, ubi­ca­do en la ca­lle Are­na­les. Des­de un año an­tes, en ese mis­mo lu­gar, em­pe­zó a fun­cio­nar otra sa­la de ex­po­si­ción, Nu­be Ga­llery (otro pro­yec­to sur­gi­do de Kios­ko, que sir­ve so­la­men­te de ex­po­si­ción, no así Kios­ko, que es más pre­ci­sa­men­te don­de se mues­tran los re­sul­ta­dos de las re­si­den­cias), dan­do de es­ta ma­ne­ra más op­cio­nes a los ar­tis­tas de ser par­te del cir­cui­to cru­ce­ño y, por en­de, bo­li­viano de ar­te con­tem­po­rá­neo.

Kios­ko ha sa­bi­do ma­du­rar en es­tos 10 años, co­men­ta su di­rec­to­ra, ya que en es­te tiem­po ha ha­bi­do un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal de ar­tis­tas, ya sea por la glo­ba­li­za­ción, las bús­que­das de los jó­ve­nes, y ellos han sa­bi­do apo­yar­los.

Des­de ha­ce tres años tie­nen un pro­gra­ma de in­ter­cam­bio con la ca­rre­ra de Ar­te de la Uni­ver­si­dad Gabriel Re­né Mo­reno, gra­cias al cual ar­tis­tas que lle­gan a Kios­ko im­par­ten char­las a sus alum­nos.

Y aun­que han ha­bi­do mu­chos cam­bios en cuan­to a ar­te en San­ta Cruz, Sch­wartz se­ña­la que diez años es muy po­co pa­ra que de­fi­nan lo que su­ce­de en una ciudad. Ra­quel pre­fie­re se­guir apos­tan­do por la co­la­bo­ra­ción en­tre ar­tis­tas e ins­ti­tu­cio­nes, al­go que siem­pre ha si­do flo­jo en Bo­li­via, y so­bre to­do, por una me­jor edu­ca­ción. “En el co­le­gio no se en­se­ña ar­te, y en las aca­de­mias de ar­te es bas­tan­te aca­dé­mi­co, tie­nen que abrir­se un po­co más”, re­cal­có Sch­wartz

JOR­GE UECHI

Ra­quel Sch­wartz es la di­rec­to­ra de Kios­ko. La ar­tis­ta lo­gró dar­le una in­fra­es­truc­tu­ra pro­pia a su pro­yec­to

APOR­TE En Kios­ko se rea­li­zan ex­po­si­cio­nes, char­las y pre­sen­ta­cio­nes de li­bros

INI­CIOS En la ca­lle Mon­se­ñor San­ties­te­ban, en 2006

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.