Un es­cri­tor con un es­ti­lo úni­co

En es­tas lí­neas, pue­den leer un frag­men­to de su no­ve­la cor­ta Ce­cil Tay­lor, don­de re­ima­gi­na una bio­gra­fía del fa­mo­so mú­si­co de jazz es­ta­dou­ni­den­se

El Deber - Brújula - - Perfiles & Personajes -

El bar con piano en cues­tión re­sul­tó ser un lo­cal al que acu­dían mú­si­cos y dro­ga­dic­tos. El ar­tis­ta se pre­dis­pu­so a una aco­gi­da fluc­tuan­te en­tre la in­di­fe­ren­cia y el in­te­rés; des­car­ta­ba el es­cán­da­lo, en ese am­bien­te. Se pre­dis­pu­so a que la in­di­fe­ren­cia fue­ra el plano, y el in­te­rés el pun­to: el plano po­día cu­brir el mun­do co­mo un tol­do de pa­pel, el in­te­rés era pun­tual y real co­mo un «bue­nos

días» en­tre pe­ces. Se pre­pa­ra­ba pa­ra la in­con­gruen­cia in­he­ren­te a las gran­des geo­me­trías. El azar de la con­cu­rren­cia po­día pro­veer­lo de un atis­bo de aten­ción: na­die sa­be lo que cre­ce de no­che (él to­ca­ría des­pués de las do­ce, al día si­guien­te en reali­dad), y lo que uno ha­ce nun­ca pa­sa to­tal­men­te inad­ver­ti­do. Pe­ro es­ta vez pa­só. Pa­ra su gran sor­pre­sa, la opor­tu­ni­dad se re­ve­ló pre­ci­sa­men­te «nun­ca». Es­car­nio in­vi­si­ble li­cua­do en ri­si­tas inau­di­bles. Así trans­cu­rrió la ve­la­da, y el pa­trón can­ce­ló la se­gun­da pre­sen­ta­ción pa­ra la pró­xi­ma no­che, aun­que no la ha­bía pa­ga­do. Por su­pues­to, Ce­cil no dis­cu­tió con él su mú­si­ca. No vio la uti­li­dad. Se li­mi­tó a vol­ver con los ra­to­nes.

CRÉ­DI­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.