A una dé­ca­da de la muer­te de Víc­tor Hu­go Vis­ca­rra

El Deber - Brújula - - Música -

Diez años des­pués de su muer­te, cau­sa­da por una ci­rro­sis ful­mi­nan­te, Víc­tor Hu­go Vis­ca­rra se ha vuel­to un ícono li­te­ra­rio na­cio­nal. Pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ha­blar de él hoy es qui­zás al­go com­pli­ca­do o, por lo me­nos, al­go com­ple­jo. Eso por­que, co­mo pa­sa con al­gu­nos es­cri­to­res, en cier­to sen­ti­do su obra ha pa­sa­do a ser se­cun­da­ria res­pec­to a su bio­gra­fía: una vi­da ac­ci­den­ta­da y ca­rac­te­ri­za­da por el al­coho­lis­mo y la mar­gi­na­li­dad.

El al­coho­lis­mo y la mar­gi­na­li­dad, por otra par­te, han si­do fi­gu­ras re­cu­rren­tes en la li­te­ra­tu­ra bo­li­via­na des­de mu­cho an­tes que Vis­ca­rra y, an­tes que él, Jai­me Saenz em­pe­za­ran a con­mo­ver sen­si­bi­li­da­des. Car­los Me­di­na­ce­li y Ar­man­do Chir­ve­ches, por ci­tar so­lo dos au­to­res, ya las ha­bían ex­plo­ra­do, aun­que sus­cri­bién­do­las a es­pa­cios más ru­ra­les que ci­ta­di­nos.

Sin em­bar­go, el au­tor de Felipe Del­ga­do se lle­va en es­to la pal­ma. Con la irrup­ción de su tra- ba­jo en las le­tras na­cio­na­les se apre­cian dos ges­tos no­ta­bles: la con­so­li­da­ción li­te­ra­ria de un nue­vo ti­po de ha­bi­tan­te: el in­mi­gran­te ai­ma­ra que del cam­po lle­ga a la ciudad pa­ra con­ver­tir­se en cen­tro de su pe­ri­fe­ria, y la crea­ción de una -dis­cu­ti­da pe­ro in­flu­yen­te- ca­te­go­ría so­cio­ló­gi­ca y li­te­ra­ria: el gro­tes­co so­cial.

Una lec­tu­ra li­ge­ra en­tien­de a Vis­ca­rra co­mo he­re­de­ro de Saenz. Pe­ro en una lec­tu­ra más de­te­ni­da, las di­fe­ren­cias en­tre am­bos se apre­cian fá­cil­men­te.

Apar­te de re­for­zar el ca­rác­ter tes­ti­mo­nial de la es­cri­tu­ra de Vis­ca­rra, es­te co­men­ta­rio in­di­ca al­go im­por­tan­te: no es uno de los gran­des es­cri­to­res de Bo­li­via. Su obra, va­lio­sa pe­ro que no mar­ca es­cue­la, na­ce de una ne­ce­si­dad de dar­le voz a los sin voz, lo que es me­ri­to­rio por­que po­ne en re­lie­ve es­pa­cios, se­res y di­ná­mi­cas clá­si­ca­men­te mar­gi­na­les. Pe­ro en sus li­bros, más allá de cier­tos gi­ros y re­cu­rren­cias afor­tu­na­das, no se ve un tra­ba­jo es­pe­cial con el len­gua­je, ni se no­ta una es­cri­tu­ra que so­bre­pa­se la anéc­do­ta o es­té in­tere­sa­da por de­ve­lar lo que la­te de­ba­jo de la fa­cha­da del in­ter­cam­bio so­cial - es de­cir eco­nó­mi­co-, por más gro­tes­co que sea

Las ciu­da­des tie­nen que en­con­trar su iden­ti por­que es la en atrac­ti­va asas asa

Una mi­ra­da a su obra. El es­cri­tor bo­li­viano Se­bas­tián An­te­za­na ofre­ce un aná­li­sis a la im­por­tan­cia de la li­te­ra­tu­ra del ma­lo­gra­do au­tor de los sub­mun­dos pa­ce­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.