Ra­diohead 2016

La ban­da bri­tá­ni­ca, una de las más im­por­tan­tes del mun­do, aca­ba de lan­zar su más re­cien­te dis­co, Amoon sha­ped­pool. Aquí una re­se­ña

El Deber - Brújula - - Música - MAR­CE­LA ARAÚZ

A moon sha­ped pool es la más de­sola­do­ra obra de Ra­diohead. Es­te dis­co tie­ne, a di­fe­ren­cia de otras pro­duc­cio­nes del gru­po, un so­ni­do más ho­mo­gé­neo. Y rom­pe dos ca­rac­te­rís­ti­cas in­he­ren­tes a la ban­da: los arre­glos elec­tró­ni­cos pre­do­mi­nan so­lo en tres de los 11 te­mas del dis­co y el pro­ta­go­nis­mo de la gui­ta­rra eléc­tri­ca es re­za­ga­do por una su­til acús­ti­ca.

El dis­co an­te­rior a es­te fue Kings of limbs, de 2011, y cu­yo úni­co sin­gle co­no­ci­do fue Lo­tus flo­wer, pe­ro no des­co­lló en ab­so­lu­to. De he­cho, al­gu­nas re­se­ñas plan­tean que es­te nue­vo dis­co lle­ga nue­ve años des­pués de su úl­ti­ma pro­duc­ción re­le­van­te: In rain­bows, a mi pa­re­cer el pun­to más al­to de Ra­diohead.

Una de las sor­pre­sas del A moon sha­ped pool (Un char­co con for­ma de lu­na) es que man­tie­ne una lí­nea me­ló­di­ca, su­til. De he­cho, la pre­sen­cia del tul de arre­glos de or­ques- tas es­tá en al me­nos la mi­tad del ál­bum. Decks dark so­ber­bia pro­pues­ta des­de una tris­te­za se­re­na y co­bra fuer­za en co­ros agu­dos en el es­tri­bi­llo. Y Glass eyes co­ro­na la me­lan­co­lía a fuer­za de piano.

Day­drea­ming fue el se­gun- do vi­deo y sin­gle que di­fun­die­ron y es la can­ción que de­fi­ne el hu­mor del dis­co. True lo­ve waits, o Iden­ti­kits se es­cu­cha­ron en con­cier­tos y dis­cos pre­vios, pe­ro el re­sul­ta­do fi­nal en es­te ál­bum es con­mo­ve­dor. En de­fi­ni­ti­va, hay que su­mer­gir­se en es­te dis­co, en es­te char­co

EL NO­VENO DIS­CO DE RA­DIOHEAD Y UN RE­GRE­SO ES­PE­RA­DO POR TO­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.