En la bu­ta­ca del ham­mam

La na­tu­ra­le­za orien­tal, ge­ne­ro­sa, pro­pi­cia al pla­cer, li­bre de pre­jui­cios co­mo de cul­pa­bi­li­dad, rom­pe las ba­rre­ras de un de­co­ro. En­tre es­tas mu­je­res hay una fe­liz com­pli­ci­dad

El Deber - Brújula - - El Tintero - LUPE CAJÍAS

Des­de que lle­gué a la edad cons­cien­te amé los ri­tua­les con agua, las fuen­tes y ti­na­jas, las for­mas in­fi­ni­tas de dar­se un ba­ño con agua cla­ra, las es­pu­mas, los per­fu­mes, los acei­tes de se­mi­llas, los in­cien­sos y ja­bo­nes, las pul­pas de fru­tas tro­pi­ca­les. Qui­zá mi he­ren­cia ma­rro­quí me hi­zo so­ñar des­de ni­ña con las his­to­rias de esas mu­je­res la­va­das con agua de ro­sas, cla­ra, ti­bia y per­fu­ma­da y las toa­llas de mu­se­li­na blan­ca. Mu­chos son los pin­to­res, so­bre to­do im­pre­sio­nis­tas, cau­ti­va­dos por los ba­ños de las mu­je­res y sus cuer­pos mo­ja­dos. Hay de­ma­sia­dos ejem­plos.

El ri­tual del aseo, de la lim­pie­za, apa­re­ce en las cul­tu­ras con di­fe­ren­tes in­ten­si­da­des y su so­fis­ti­ca­ción es­tá li­ga­da al desa­rro­llo eco­nó­mi­co, a la con­cen­tra­ción ur­ba­na. A lo lar­go de los años asis­tí a di­fe­ren­tes for­ma­tos, ca­si siem­pre re­la­cio­na­dos con la lim­pia es­pi­ri­tual. Los ma­sa­jes ma­yas en la cos­ta me­xi­ca­na, la sa­la de pis­ci­nas do­ra­das en la cam­pi­ña co­rea­na, el pa­sa­je hí­bri­do en una ca­sa chi­na, el spa de los mo­ros en Gra­na­da, el sau­na en ple­na ne­va­da mu­ni- que­sa, los ma­nan­tia­les en el Par­que Tai­ro­na.

De to­do lo que exis­te, na­da se igua­la con el ham­mam de los tur­cos. Así co­mo las in­gle­sas se reúnen a to­mar té, las tur­cas se reúnen pa­ra com­par­tir un ba­ño. Son re­ci­bi­das en el ves­tí­bu­lo con una llu­via de pé­ta­los de ro­sas. “Tras qui­tar­les sus char­chafs, las kal­fas las con­du­cen a los to­ca­do­res ador­na­dos con es­pe­jos y flo­res. Una es­cla­va les tren­za los ca­be­llos con lar­gas cin­tas de oro o pla­ta y se las sube en es­pi­ra­les so­bre la ca­be­za, lue­go las en­vuel­ven en un pes­te­mal, gran toa­lla de ba­ño fi­na­men­te bor­da­da y las cal­zan con co­tur­nos in­crus­ta­dos de ná­car”.

La im­por­tan­cia de la res­pi­ra­ción no es un pro­ce­so só­lo na­sal sino a tra­vés de la piel y en el ba­ño tur­co se eli­mi­na lo que no sir­ve y se re­ci­be lo que nu­tre. El ham­mam es un lu­gar que to­dos de­be­ría­mos dis­fru­tar. En Es­tam­bul hay al­gu­nos de es­tos si­tios que da­tan de 1450 y con­ser­van la mis­ma es­truc­tu­ra aun­que re­gu­lar­men­te se re­nue­van ca­ñe­rías y se mo­der­ni­zan las co­mo­di­da­des. En ca­si to­dos hay un ho­ra­rio pa­ra mu­je­res y otro pa­ra hom­bres.

Pre­fie­ro un ham­mam que aún fun­cio­na en la cons­truc­ción com­ple­men­ta­ria a la mez­qui­ta azul. An­ti­gua­men­te, las es­cla­vas o don­ce­llas y has­ta al­gún eu­nu­co se es­pe­cia­li­za­ban en ba­ñar a las sul­ta­nas y sus ami­gas o pa­rien­tes. Ac­tual­men­te, hay un per­so­nal ca­li­fi­ca­do y hay que re­ser­var ho­ra por­que una kal­fa es­ta­rá en­car­ga­da de to­do el ri­tual.

La puer­ta es­tá abier­ta. Na­die to­ca tim­bre o gol­pea por­que des­de el um­bral se res­pe­ta el si­len­cio y el mis­te­rio. Ca­da cual sa­be su ho­ra y su turno. En­tro al ves­tí­bu­lo, don­de en voz ba­ja me en­tre­ga el pes­te­mal co­lor mar­fil, una tan­ga desecha­ble, sua­ves san­da­lias y me in­di­ca el rin­cón con ca­si­lle­ros. Mien­tras ha­go un pri­mer con­tac­to vi­sual con las otras vi­si­tas, sin ha­blar, com­par­tien­do un té de na­ran­ja y jen­gi­bre.

La mu­cha­cha que fun­cio­na co­mo mi kal­fa se in­cli­na con res­pe­to y me guía has­ta un pa­tio. Me po­ne en cu­chi­llas mien­tras me lan­za cho­rros de agua he­la­da, lue­go ti­bia, fría, otra vez he­la­da, ca­len­ti­ta, sin de­jar­me ni sus­pi­rar. Me sor­pren­de có­mo siem­pre em­pie­za por los pies y así man­ten­go la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da.

Des­pués pa­so a la sa­la del va­por don­de una gran pie­dra de már­mol, oc­ta­go­nal, re­ci­be los cuer­pos de to­das, des­nu­das, mo­ja­das, sin frío, sin ca­lor, fres­cas. Sin dar­me cuen­ta, mi cuer­po su­da, sin sen­tir el so­fo­co del sau­na. La piel se abre. Con­tem­plo a mis com­pa­ñe­ras, me ma­ra­vi­llo de la per­fec­ción de sus for­mas, bromeo con­mi­go mis­ma: “con ra­zón se es­con­den de­trás de tan­tos ve­los”. El tono de sus vien­tres es do­ra­do, se­nos per­fec­tos y pe­zo­nes muy os­cu­ros. Unas tie­nen ojos ne­gros pe­ro otras lu­cen ojos muy cla­ros. Y los ca­be­llos… me­jor di­cho las ca­be­lle­ras…. Her­mo­sí­si­mas, cao­bas, ne­gras, lar­gas, ata­das con su mis­mo ca­be­llo o con hor­qui­llas co­lo­ri­das, o suel­tas, sal­pi­can­do agua.

Me sien­to en un am­bien­te sen­sual y pul­cro, de cuer­pos ex­pues­tos sin gro­se­ría ni mal­dad. La mu­cha­cha me in­vi­ta a pa­sar a un po­yo de pie­dra y otra vez me sien­ta de cu­cli­llas. Re­cién me doy cuen­ta de que su­do a bor­bo­to­nes. Me pre­gun­ta si me sien­to bien, le di­jo que es­toy

bien y fe­liz. Co­mien­za a ex­fo­liar­me des­de los pe­que­ños de­dos de ca­da pie, con una es­pon­ja de mar mien­tras los sis­te­mas del agua que flu­ye cons­tan­te­men­te se lle­van mis es­ca­mas.

Al fi­nal pa­so al ma­sa­je con los acei­tes per­fu­ma­dos. Es­ta vez es un hom­bre, blan­co y de pe­lo ne­grí­si­mo, el en­car­ga­do de re­co­rrer to­do mi cuer­po con sus pul­ga­res pa­ra re­ven­tar los úl­ti­mos gru­mos que apa­re­cen por mis ve­nas. Fro­ta la ca­be­za pa­ra ahu­yen­tar re­cuer­dos ne­ga­ti­vos y me de­ja dor­mi­tar otro po­co.

Al sa­lir no pue­do creer có­mo flo­to. Me voy a re­zar a la mez­qui­ta, de­trás del si­tio re­ser­va­do a las mu­je­res. Mi­ro los ara­bes­cos, tan­tos mo­sai­cos per­fec­ta­men­te tra­ba­ja­dos, me sien­to en la al­fom­bra sin za­pa­tos. Sien­to a mis an­te­pa­sa­dos. En­tien­do aho­ra por qué ellos aman su ham­mam y por qué aque­llos lo prohi­bie­ron

El ham­mam tie­ne la mis­ma for­ma de una mez­qui­ta. La luz en­tra por aper­tu­ras en la par­te al­tí­si­ma del te­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.