El dia­rio ar­gen­tino de Gom­bro­wicz

Gom­bro­wicz se equi­vo­có al es­cri­bir que su pa­sión ha­cia Ar­gen­ti­na na­ció cuan­do se ale­jó de ella; el dia­rio mues­tra que esa pa­sión es­ta­ba ahí

El Deber - Brújula - - El Tintero - ED­MUN­DO PAZ SOLDÁN

La edi­to­rial Cuen­co de Pla­ta aca­ba de re­edi­tar el Dia­rio ar­gen­tino de Wi­told Gom­bro­wicz, el oc­ta­vo li­bro de la Bi­blio­te­ca Gom­bro­wicz. Es­te li­bro es­tá ex­traí­do de las mil pá­gi­nas del Dia­rio del es­cri­tor po­la­co, en­fo­ca­do en los tex­tos re­la­cio­na­dos con la Ar­gen­ti­na es­cri­tos cuan­do Gom­bro­wicz vi­vía en Bue­nos Ai­res, de 1939 a 1963. Juan Jo­sé Saer se que­jó con ra­zón del “des­mem­bra­mien­to por la sen­ci­lla ra­zón de que to­do el Dia­rio es ar­gen­tino, (su) ra­zón es la ex­pe­rien­cia ar­gen­ti­na”, in­clu­so en las sec­cio­nes no re­la­cio­na­das con ella o no es­cri­tas en Bue­nos Ai­res. Aun así, va­le la pe­na de­te­ner­se en es­tas pá­gi­nas, pues en ella se en­cuen­tran re­fle­xio­nes fun­da­men­ta­les pa­ra la cul­tu­ra ar­gen­ti­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na.

El te­ma fun­da­men­tal de la obra de Gom­bro­wicz fue “el de­mo­nio de la in­ma­du­rez”, co­nec­ta­da con la ju­ven­tud, un va­lor que no ne­ce­si­ta de otros y que, al ser in­com­ple­ta y anár­qui­ca, es ca­paz de po­ner en ja­que to­da la je­rar­quía de va­lo­res. A par­tir de esa fas­ci­na­cion no le fue di­fí­cil en­ten­der a la Ar­gen­ti­na, un país jo- ven que te­nía vir­tu­des de las que ca­re­cía Eu­ro­pa: “me­nos las­tre, me­nos pe­so he­re­da­do: la his­to­ria, la tra­di­ción, las cos­tum­bres”. Era inevi­ta­ble en­ton­ces que re­cha­za­ra al gru­po Sur que pre­si­día Vic­to­ria Ocam­po, y que fue­ra re­cha­za­do por ellos: “A mí lo que me fas­ci­na­ba del país era lo ba­jo, a ellos lo al­to. A mí me he­chi­za­ba la os­cu­ri­dad de Re­ti­ro, a ellos las lu­ces de Pa­rís… ¡Ah, de­jar de ser jó­ve­nes! ¡Ah, te­ner una li­te­ra­tu­ra ma­du­ra! ¡Ah, igua­lar a Fran­cia, a In­gla­te­rra!” Gom­bro­wicz re­co­no­cía el ta­len­to de Bor­ges, pe­ro lo en­con­tra­ba muy cos­mo­po­li­ta y eu­ro­pei­zan­te; no veía aque­llo que lue­go se­ña­la­ría Pi­glia con tan­to acier­to: que aun­que eran otros los ca­mi­nos, Bor­ges es­ta­ba tan preo­cu­pa­do co­mo Gom­bro­wicz por re­fle­xio­nar so­bre la for­ma en que una li­te­ra­tu­ra pe­ri­fé­ri­ca y una len­gua mar­gi­nal po­dían in­ser­tar­se en la cul­tu­ra mun­dial.

En el Dia­rio ar­gen­tino se en­cuen­tran mo­men­tos icó­ni­cos, co­mo cuan­do en el ca­fé Rex de la ca­lle Co­rrien­tes, un gru­po de es­cri­to­res li­de­ra­do por el cu­bano Vir­gi­lio Pi­ñe­ra da­ba la úl­ti­ma re­dac­ción a la tra­duc­ción de Ferdy­dur­ke

del po­la­co al es­pa­ñol, que ha­bía em­pren­di­do Gom­bro­wicz y que lue­go con­ti­nua­ron unos ami­gos, re­vi­san­do pa­la­bra por pa­la­bra la la­bor del po­la­co (“pron­to la tra­duc­ción co­men­zó a atraer gen­te y al­gu­nas se­sio­nes del Rex se vie­ron col­ma­das de asis­ten­tes”); hay un re­cha­zo a las men­cio­nes a su ho­mo­se­xua­li­dad, pe­ro su­ge­ren­cias cla­ras, más bien es­ca­sas, de su in­te­rés en los hom­bres (“vol­vía a esa si­tua­ción, la más pro­fun­da, la más esen­cial y la más do­lo­ro­sa de to­das las mías: yo, ca­mi­nan­do tras un mu­cha­cho de la ca­lle”), que se ha­rán más ex­plí­ci­tas en Kro­nos, el dia­rio se­cre­to de Gom­bro­wicz pu­bli­ca­do tres años atrás por su viu­da Rita en Po­lo­nia (pa­ra la con­fu­sión: hay un Dia­rio, y un Dia­rio ar­gen­tino, y un dia­rio de­tás del dia­rio lla­ma­do Kro­nos); es­tán sus lec­tu­ras –Si­mo­ne Weil, Proust--, sus via­jes a la pro­vin­cia (Tan­dil, San­tia­go del Es­te­ro), su preo­cu­pa­ción na­da mo­des­ta por la for­ma en que se ex­ten­día su fa­ma (“es­toy cre­cien­do en Po­lo­nia. Es­toy cre­cien­do tam­bién en otras par­tes… ¡El pro­ce­so de agi­gan­ta­mien­to de mi per­so­na es­tá ase­gu­ra­do por mu­chos años!”)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.