Cró­ni­ca al­ter­na­ti­va de Sant Jor­di

El Día del Li­bro le da al mi­sán­tro­po una gri­ma que ya ha ex­pues­to pú­bli­ca­men­te en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, sin que es­ta so­cie­dad sor­da y hos­til lo eli­mi­ne de su agen­da

El Deber - Brújula - - El Tintero - JOR­GE A. SUÁ­REZ ARAN­CI­BIA

La ma­ña­na de Sant Jor­di, el mi­sán­tro­po des­pier­ta, abre un ojo y lo vuelve a ce­rrar. Sa­lir de la ca­ma le cues­ta un po­co más de lo ha­bi­tual, pue­de qui­zás por la ce­ba­da de la no­che pa­sa­da o el bu­lli­cio de fue­ra. ¿Se le pe­gan las sá­ba­nas o re­tra­sa el mo­men­to de le­van­tar­se? En cual­quier ca­so, de cual­quier mo­do, in­cor­po­rar­se a la vi­da ac­ti­va le re­sul­ta­ba un po­co más di­fí­cil que de cos­tum­bre. Con el edre­dón has­ta la na­riz, bus­ca en su ce­re­bro al­gún re­cuer­do agra­da­ble, ge­ne­ral­men­te lo ha­ce de tono se­xual: una erec­ción es­pon­tá­nea siem­pre se le an­to­ja una bue­na se­ñal. Pe­ro ese día no tie­ne suer­te, pues en su ca­be­za so­lo en­cuen­tra un ta­ra­rear de su can­ción fa­vo­ri­ta Creep, de Ra­diohead, co­sa que le su­ce­de des­de ha­ce al­gu­nos días y que le cau­sa preo­cu­pa­cio­nes re­la­cio­na­das con su pre­ca­rio equi­li­brio men­tal.

El mi­sán­tro­po sa­le de la ca­ma, hu­yen­do de Ra­diohead, que le per­si­gue has­ta el cuar­to de ba­ño y si­gue can­tan­do Creep mien­tras él se asea so­me­ra­men­te. El mi­sán­tro­po sa­le a la ca­lle, cru­za la Ram­bla de Ca­ta­lun­ya -le en­can­ta su ba­rrio, pe­ro ese día can­jea­ría su cha­ba­cano pi­so de la ca­lle Ma­llor­ca por unos ba­jos en la Me­ri­dia­na-, desa­yu­na en el bar del chino de la es­qui­na y se va a com­prar la pren­sa. Co­mo era de te­mer y de es­pe­rar, la ca­lle es­tá lle­na de gen­te fe­liz que deam­bu­la con un li­bro en una mano y una ro­sa en la otra.

To­dos lu­cen la son­ri­sa tí­pi­ca del su­per­vi­vien­te de una lo­bo­to­mía, y mu­chos se com­por­tan co­mo au­to­mó­vi­les, ge­ne­ran­do una se­rie de atas­cos y ta­po­nes hu­ma­nos que de­ses­pe­ran al mi­sán­tro­po. Una vez con la pren­sa ba­jo el bra­zo, nues­tro hom­bre re­gre­sa a ca­sa con la vis­ta cla­va­da en el sue­lo, co­mo me de­ben de ha­cer los ve­ne­cia­nos pa­ra dis­tin­guir­se de los tu­ris­tas: en tan her­mo­sa co­mo pú­tri­da ciudad, so­lo los fo­rá­neos su­fren el si­co­so­má­ti­co sín­dro­me de Stend­hal. Mien­tras abre el por­tal de su edi­fi­cio, el mi­sán­tro­po es­tá a pun­to de hi­per­ven­ti­lar. Una vez den­tro, se sien­te a sal­vo, re­cu­pe­ra la com­pos­tu­ra y se lan­za es­ca­le­ras arri­ba. Son so­lo cin­co pi­sos. Una vez leí­dos los pe­rió­di­cos que ha com­pra­do, el mi­sán­tro­po con­sul­ta la pren­sa se­pa­ra­tis­ta on­li­ne, co­mo ha­ce a dia­rio, no se va­ya a per­der los úl­ti­mos ar­tícu­los de sus co­lum­nis­tas pre­fe­ri­dos del sec­tor del 'pro­cess', aun- que úl­ti­ma­men­te, pa­ra que le co­rra bien la san­gre, se ha en­gan­cha­do a los ar­tícu­los de el El Món. Es así có­mo se en­te­ra de que el ho­no­ra­ble Puig­de­mont –al que él siem­pre se re­fie­re co­mo "ca­ba­llo lo­co" por el pe­lo lar­go- ha di­cho, re­cu­rrien­do a una de esas me­tá­fo­ras que tan­to ala­ban sus si­co­fan­tes, que de­be­mos de­fen­der­nos de los dra­go­nes que nos ame­na­zan.

Aun­que el Día del Li­bro le da al mi­sán­tro­po una gri­ma que ya ha ex­pues­to en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, sin que es­ta so­cie­dad sor­da y hos­til lo eli­mi­ne de su agen­da, a las 14:30 se co­nec­ta a TV-3 pa­ra ver qué tal les es­tá yen­do el día a los es­cri­to­res, o al ex­ce­den­te de pues­tos de ro­sas que dio el Ayun­ta­mien­to. Pe­ro se sa­tu­ra y el mi­sán­tro­po se re­fu­gia en TVE por­que le gus­ta ver a las ma­sas ocu­pan­do la ciudad mien­tras él se en­cie­rra en su do­mi­ci­lio. Las imá­ge­nes po­drían ser del año pa­sa­do o de ha­ce cin­co y na­die no­ta­ría la su­per­che­ría: au­to­res y lec­to­res di­cen siem­pre lo mis­mo, que es una fies­ta es­tu­pen­da, que se fo­men­ta el con­tac­to en­tre es­cri­to­res y com­pra­do­res y que la li­te­ra­tu­ra es al­go for­mi­da­ble. Nun­ca fal­ta el tu­ris­ta cré­du­lo que se vuelve a su país con­ven­ci­do de que aquí nos pa­sa­mos la vi­da le­yen­do.

El mi­sán­tro­po se echa la sies­ta des­pués de al­mor­zar an­te el te­le­vi­sor, con­fian­do en que no se le vuel­va a apa­re­cer Ra­diohead en la ca­be­za. Y lue­go, mien­tras re­dac­ta el tex­to que us­te­des es­tán le­yen­do, es­cu­cha los úl­ti­mos dis­cos de Ala­ba­ma Sha­kes, y So­da Ste­reo, pa­ra lue­go re­ga­lar­se, con­for­ta­ble­men­te ins­ta­la­do en su imi­ta­ción chi­na de la 'loun­ge chair' de Ea­mes, con el Blacks­tar de Da­vid Bo­wie, te­ne­bro­so tes­ta­men­to mu­si­cal que siem­pre le pro­vo­ca uno de esos de­ses­pe­ros. Pron­to aca­ba­ría el Día del Li­bro, y el mi­sán­tro­po po­drá vol­ver a en­trar en paz en La Cen­tral. Y si Creep tu­vie­ra el de­ta­lle de no ma­te­ria­li­zar­se, se lo agra­de­ce­ría enor­me­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.