La ho­ra de reivin­di­car el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral

El Deber - Brújula - - El Tintero - SAN­TIA­GO ES­PI­NO­ZA

En fe­bre­ro de 2009, de­ci­dí aban­do­nar el pe­rio­dis­mo. Fue una de­ci­sión lar­ga­men­te me­di­ta­da que aca­bó por co­brar for­ma en un ta­ller de cró­ni­ca cul­tu­ral or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Nue­vo Pe­rio­dis­mo Ibe­roa­me­ri­cano ( FNPI) du­ran­te el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla (Co­lom­bia). Fue una de­ci­sión que se con­su­mó po­co des­pués de vol­ver de Co­lom­bia. Y de­bo re­co­no­cer­lo, fue una de­ci­sión fa­lli­da. Por­que, aun­que de­ci­dí aban­do­nar­lo, no de­jé de ha­cer pe­rio­dis­mo. Sim­ple­men­te de­jé de tra­ba­jar en el pe­rió­di­co en el que has­ta en­ton­ces tra­ba­ja­ba. En la prác­ti­ca, me ga­né la vi­da ha­cien­do otras co­sas, pe­ro no de­jé de es­cri­bir en el su­ple­men­to cul­tu­ral de ese dia­rio pa­ra el que to­da­vía aho­ra es­cri­bo. Pa­ra no ha­cer­me pa­sar co­mo uno más de esos frau­du­len­tos pe­rio­dis­tas que se reivin­di­can co­mo ta­les pe­se a no ejer­cer el pe­rio­dis­mo, yo me de­cía pe­rio­dis­ta cul­tu­ral. Aún no ha­bía leí­do ese tex­to im­pres­cin­di­ble de Lei­la Gue­rrie­ro, que ase­gu­ra que el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral no exis­te.

Más de sie­te años des­pués, me en­cuen­tro nue­va­men­te tra­ba­jan­do en ese dia­rio del que me fui con la in­ge­nua vo­lun­tad de aban­do­nar el pe­rio­dis­mo. Y lo cu­rio­so es que, aun­que ya he leí­do y re­leí­do ese tex­to de Lei­la Gue­rrie­ro, yo me si­go ha­cien­do pa­sar por pe­rio­dis­ta cul­tu­ral.

Y esa con­di­ción, que no es­pe­cia­li­za­ción, es la que quie­ro reivin­di­car en es­te mo­men­to en que se re­co­no­ce un tex­to de mi au­to­ría que -qui­sie­ra creer- es o in­ten­ta ser de pe­rio­dis­mo cul­tu­ral. Eso sí, as­pi­ra a que se le con­si­de­re un tra­ba­jo de pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, en el sen­ti­do que exi­ge Lei­la pa­ra un tex­to de pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo, más allá del te­ma o per­so­na­je al que se abo­que: que ten­ga in­tri­ga, cli­ma, tono. No me co­rres­pon­de eva­luar si lo ha lo­gra­do, pe­ro al me­nos hu­bo la in­ten­ción.

Agra­dez­co que el ju­ra­do de es­te pre­mio se ha­ya to­ma­do en se­rio un tex­to de un pe­rio­dis­mo que, lo ha di­cho al­guien con más au­to­ri­dad en es­to que yo, ni si­quie­ra exis­te

Ga­nar un pre­mio de cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca ha­cien­do un ti­po de pe­rio­dis­mo que no exis­te es al­go que me lle­na de or­gu­llo y des­con­cier­to.

Y el des­con­cier­to se agi­gan­ta cuan­do, ade­más de ma­cha­car con eso de ha­cer pe­rio­dis­mo cul­tu­ral, me te­mo que es­toy nue­va­men­te a pun­to de aban­do­nar el pe­rio­dis­mo.

Es una idea que me vie­ne aco­san­do des­de ha­ce ya tiem­po, aca­so des­de el mo­men­to mis­mo en que vol­ví a tra­ba­jar en un pe­rió­di­co, y que no ha he­cho más que co­brar for­ma al re­leer el ci­ta­do tex­to de Lei­la, en par­ti­cu­lar ese pa­sa­je en el que di­ce que “cuan­do el pe­rio­dis­mo se trans­for­ma en una lí­nea de mon­ta­je en la que pri­me­ro se es­cri­be, des­pués se im­pri­me y al fi­nal se ar­chi­va, es buen mo­men­to pa­ra em­pe­zar a pen­sar a de­di­car­se a otra co­sa”.

A ra­tos creo que si no de­jo el pe­rio­dis­mo, aun sien­do víc­ti­ma de la en­fer­me­dad des­cri­ta por la pe­rio­dis­ta, es por mi in­ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar otra co­sa a la que de­di­car­me. Pe­ro, aho­ra mis­mo, quie­ro creer que si no me termino de de­ci­dir a aban­do­nar el pe­rio­dis­mo, es por­que aún le ten­go al­gu­na fe a es­te ofi­cio.

Es­ta fe es la que quie­ro in­vo­car en es­te mo­men­to pa­ra jus­ti­fi­car mi fal­ta de de­ci­sión pa­ra aban­do­nar el pe­rio­dis­mo, pe­ro tam­bién pa­ra dis­cul­par­me con la Al­ba, mi com­pa­ñe­ra y la per­so­na a la que, se­gu­ra­men­te, le he pro­me­ti­do más ve­ces que a mí mis­mo que voy a de­jar el pe­rio­dis­mo o, al me­nos, el pe­rió­di­co.

A ella que con­si­de­ro ca­si coau­to­ra de mi cró­ni­ca, que me em­pu­jó a es­cri­bir­la, que me re­ga­ló su lec­tu­ra amo­ro­sa, que en­con­tró las ci­tas exac­tas de las obras de Wer­ner Her­zog; a ella quie­ro pe­dir­le que me per­do­ne y me si­ga te­nien­do pa­cien­cia, por­que aho­ra no es­toy tan con­ven­ci­do de aban­do­nar el pe­rio­dis­mo.

Por­que creo que he vuel­to a re­no­var mi fe en es­te ofi­cio, una fe que – mal uti­li­zan­do nue­va­men­te las pa­la­bras de Lei­la- qui­sie­ra que mu­te en es­tre­me­ci­mien­to.

Y a la Lei­la quie­ro tam­bién pe­dir­le dis­cul­pas, por­que, aun­que le crea ca­si to­do lo que es­cri­be o di­ce, pre­fie­ro se­guir cre­yen­do que soy pe­rio­dis­ta cul­tu­ral.

No im­por­ta si el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral no exis­te. Siem­pre me he creí­do un co­lec­cio­nis­ta de fra­ca­sos, un im­pe­ni­ten­te mi­li­tan­te de cre­dos ig­no­tos y, co­mo tal, con­fie­so que me se­du­ce la idea de asu­mir­me cul­tor de un ti­po de pe­rio­dis­mo inexis­ten­te, que nun­ca hu­bo o que ya se ex­tin­guió. In­tu­yo que no soy el úni­co. Ten­go fe en que no soy el úni­co. Me es­tre­mez­co al ima­gi­nar que no soy el úni­co

“Con­fie­so que me se­du­ce la idea de asu­mir­me cul­tor de un ti­po de pe­rio­dis­mo inexis­ten­te

RI­CAR­DO MONTERO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.