Una ca­rre­ra con­tra el sol, el pu­dor y el frío

Fo­tó­gra­fo. 6.132 per­so­nas se des­nu­da­ron en la pla­za Bo­lí­var de Bo­go­tá y po­sa­ron pa­ra el es­ta­dou­ni­den­se Spen­cer Tu­nick

El Deber - Brújula - - El Tintero - GON­ZA­LO DO­MÍN­GUEZ

Las 6.132 per­so­nas que se des­nu­da­ron el do­min­go en la cén­tri­ca Pla­za Bo­lí­var de Bo­go­tá y po­sa­ron pa­ra el fo­tó­gra­fo es­ta­dou­ni­den­se Spen­cer Tu­nick tu­vie­ron que su­pe­rar el pu­dor y el frío en la ca­rre­ra con­tra el sol que el ar­tis­ta ini­cia ca­da ma­dru­ga­da que rea­li­za sus ins­tan­tá­neas.

La ca­rre­ra co­men­zó ho­ras an­tes de la ma­dru­ga­da, cuan­do em­pe­za­ron a lle- gar los con­vo­ca­dos a una pla­za ha­bi­tual­men­te de­sier­ta de no­che y no exen­ta de pe­li­gros, pe­ro que apa­re­ció ro­dea­da de se­gu­ri­dad pa­ra la oca­sión.

Quie­nes se acer­ca­ban, al­gu­nos apu­ran­do las úl­ti­mas -ca­si pri­me­ras- ho­ras de la fies­ta noc­tur­na no sa­bían bien a qué ate­ner­se.

“Es­toy un po­co an­sio­sa por­que veo que hay mu­cho con­tac­to con los de­más, pe­ro (que ven­ga) lo que sea. Me ins­cri­bí y me en­via­ron un co­rreo en que no me di­je­ron 'es­to es lo que va­mos a ha­cer”, re­co­no­ció Lui­sa Váz­quez.

Co­mo ella, mu­chos de los ma­dru­ga­do­res bo­go­ta­nos que de­ci­die­ron acu­dir a un mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra la ciudad es­cu­dri­ña­ron fo­tos an­te­rio­res de Tu­nick pa­ra in­ten­tar per­ge­ñar lo que les es­pe­ra­ba.

Las ra­zo­nes que les lle­va­ron a to­mar la de­ci­sión de ins­cri­bir­se va­ria­ban, des­de “re­en­con­trar­se y re­co­no­cer­se” tras una ci­ru­gía, has­ta un ac­to reivin­di­ca­ti­vo por la paz en Co­lom­bia o com­ba­tir la “mo­ji­ga­te­ría de un país muy con­ser­va­dor”.

El lu­gar ele­gi­do fa­vo­re­cía esa úl­ti­ma po­si­bi­li­dad, ya que Tu­nick ( Nue­va York, 1967), es­co­gió una pla­za ro­dea­da por el Ca­pi­to­lio, la se­de de la Al­cal­día de Bo­go­tá, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y la Ca­te­dral Pri­ma­da y a po­cos me­tros de la Pre­si­den­cia.

Es su for­ma de reivin­di­car la be­lle­za y na­tu­ra­li­dad del cuer­po hu­mano fren­te a las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes del po­der en Co­lom­bia. Pa­ra al­gu­nos de los asis­ten­tes, co­mo Ju­nior Me­sa, la lo­ca­li­za­ción no es fun­da­men­tal, pues­to que pa­ra él lo im­por­tan­te era que “Co­lom­bia es­té a la al­tu­ra de los de­más paí­ses”. “Me da igual, co­mo si fue­ra de­lan­te de una ca­ta­ra­ta”, co­men­tó Me­sa, que per­te­ne­ce a un club na­tu­ris­ta.

Los asis­ten­tes, muy por en­ci­ma de los 4.000 que ha­bían si­do con­vo­ca­dos pe­ro por de­ba­jo de los ca­si 17.000 ins­cri­tos, se ubi­ca­ron en los la­te­ra­les de la pla­za en una gé­li­da ma­dru­ga­da que com­ba­tie­ron con ca­fé y agua de pa­ne­la, una be­bi­da tí­pi­ca del país.

Ru­bén Eyes, otro de los par­ti­ci­pan­tes, con­fe­só que a él le mo­ti­va que las fo­tos de Tu­nick sir­van pa­ra “rom­per es­te­reo­ti­pos y con­cep­tos so­cia­les”.

Las mu­je­res fue­ron pro­ta­go­nis­tas con una fo­to fren­te al Ca­pi­to­lio que con­ti­nuó con otras en el cer­cano Tea­tro Co­lón y el Cen­tro Cul­tu­ral Gabriel Gar­cía Már­quez a las que so­lo unos po­cos pri­vi­le­gia­dos tu­vie­ron ac­ce­so.

“Fue al­go nue­vo y fue muy 'ché­ve­re', muy agra­da­ble ver to­dos los cuer­pos sin sen­ti­do de mor­bo”, con­clu­yó Wil­mer Vé­lez

No pa­re­cía me­nos ner­vio­so Tu­nick, que se mo­vía de la­do a la­do de la es­ca­li­na­ta de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia con­tro­lan­do to­do y dan­do dis­po­si­cio­nes al equi­po de tra­ba­jo Los más de 6.000 asis­ten­tes se des­po­ja­ron de la ro­pa y se di­ri­gie­ron al cen­tro de la pla­za, don­de el fo­tó­gra­fo dis­pu­so unas pie­zas de ma­de­ra a mo­do de ta­blas de surf

FO­TOS: AFP

Mien­tras se pro­lon­ga­ba la es­pe­ra pa­ra las fo­tos, los ner­vios se com­ba­tían con aplau­sos, ri­sas y gri­tos

MU­JE­RES. Fue­ron pro­ta­go­nis­tas con fo­tos fren­te al Ca­pi­to­lio, el tea­tro Co­lón y el Cen­tro Cul­tu­ral Gabriel Gar­cía Már­quez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.