Una mi­ra­da a la por­no­gra­fía fe­mi­nis­ta

El Deber - Brújula - - Portada - ADHEMAR MANJÓN EL DE­BER

El cine de Erika Lust se en­mar­ca den­tro de un mo­vi­mien­to que se ha he­cho lla­mar por­no­gra­fía fe­mi­nis­ta. Es que la di­rec­to­ra sue­ca con su pro­duc­ción fíl­mi­ca ofre­ce una al­ter­na­ti­va a la in­dus­tria XXX que aca­pa­ra in­ter­net, le da otro tra­ta­mien­to, uno don­de la mu­jer no se mues­tra co­mo un sim­ple ob­je­to pa­ra sa­tis­fa­cer se­xual­men­te al hom­bre.

Ade­más, Lust sa­be que, a pe­sar de los ta­bús se­xua­les que exis­ten en to­do el mun­do, la por­no­gra­fía pue­de ser muy útil pa­ra ayu­dar a rom­per­los, y los pa­dres de fa­mi­lia y las es­cue­las pue­den uti­li­zar­la co­mo he­rra­mien­ta pa­ra la edu­ca­ción se­xual tam­bién.

El cine de Erika Lust lle­ga la si­guien­te se­ma­na a San­ta Cruz, del miér­co­les 12 al lu­nes 17 de oc­tu­bre, con al­gu­nas de sus pe­lí­cu­las en el Cen­tro de la Cul­tu­ra Plu­ri­na­cio­nal ( Re­né Mo­reno # 369). El ci­clo se ha de­no­mi­na­do Xcon­fes­sions y es­tá or­ga­ni­za­do por el co­lec­ti­vo fe­mi­nis­ta Mu­je­res crean­do, que ade­más quie­re te­ner char­las con el pú­bli­co des­pués de ca­da ex­hi­bi­ción.

Brú­ju­la pre­sen­ta una en­tre­vis­ta con­ce­di­da por la di­rec­to­ra, que ac­tual­men­te vi­ve en Bar­ce­lo­na (España).

¿De qué for­ma se vin­cu­la su cine con el mo­vi­mien­to pos­porno, que ya en los años 80 te­nía la idea de ir en con­tra de la in­dus­tria porno mains­tream? Yo nun­ca he es­ta­do en con­tra de la por­no­gra­fía. A mu­cha gen­te le cues­ta en­ten­der lo que pue­de ha­ber de bueno en la por­no­gra­fía. La pri­me­ra reac­ción sue­le ser: "¡Hay que prohi­bir el porno!", y es­to me ha­ce res­pi­rar pro­fun­da­men­te. Pri­me­ro por­que el porno no va a des­apa­re­cer. Un ter­cio de lo que hay on­li­ne es porno y las ma­ne­ras de crear­lo no ha­cen más que au­men­tar. Se­gun­do, por­que el se­xo y el ero­tis­mo no son in­trín­se­ca­men­te ma­los, son co­sas que ha­ce­mos con las per­so­nas que más que­re­mos y con quien me­jor nos sen­ti­mos. Ter­ce­ro, por­que la por­no­gra­fía es un discurso sobre la se­xua­li­dad y exis­te es­ta ne­ce­si­dad de una ex­pre­sión se­xual más di­ver­sa, que ayu­de a dis­mi­nuir la vio­len­cia de gé­ne­ro y los pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos. Es­ta­mos per­dien­do un tiem­po pre­cio­so de em­po­de­ra­mien­to que po­dría ayu­dar mu­cho si nos en­fo­cá­ra­mos en có­mo con­ver­tir el porno en al­go bueno y positivo.

Sim­ple­men­te no me gus­ta el 99% de la ofer­ta que hay en la por­no­gra­fía ‘mains­tream’, ase­qui­ble a to­do el mun­do en los tu­bes, es la­men­ta­ble y no agra­da tan­to a la mu­jer co­mo pa­ra con­su­mir­lo. No me ex­tra­ña. ¡Siem­pre es lo mis­mo! Pue­des en­con­trar to­do los fe­ti­ches inima­gi­na­bles, todos muy bien ca­ta­lo­ga­dos, pe­ro to­do idén­ti­co. Shots ge­ni­ta­les, cuer­pos mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos es­cul­pi­dos, la mu­jer siem­pre al ser­vi­cio del hom­bre dán­do­le pla­cer con mu­cho se­xo oral. Gi­mien­do a la pri­me­ra de turno, cuan­do ni si­quie­ra se ha acer­ca­do a su clí­to­ris. A mu­chas mu­je­res eso les pa­re­ce abu­rri­do, no les ex­ci­ta tan­to. In­clu­so cuan­do han co­men­za­do a pro­du­cir cine lés­bi­co, lo han he­cho pa­ra el ojo mas­cu­lino. ¿Y has vis­to el porno ‘ fe­ma­le friendly’? ¿mu­chas ca­ri­cias y ro­sas en la ca­ma? ¿Es eso lo que ex­ci­ta a la mu­jer? ¡Pues no!

El porno mains­tream es­tá he­cho por el mis­mo gru­po de hom­bres blan­cos he­te­ro­se­xua­les de me­dia­na edad que so­lo en­se­ña su vi­sión y sus in­tere­ses. Es ca­si una pro­duc­ción in­dus­trial.

Us­ted que­ría de­di­car­se a la po­lí­ti­ca ¿En qué mo­men­to de­ci­de ha­cer cine porno, qué la mo­ti­vó? Sí, es­tu­dié Cien­cias Po­lí­ti­cas, pe­ro siem­pre ha­bía si­do una ci­né­fi­la de corazón, así que en cuan­to me li­cen­cié co­men­cé a es­tu­diar cur­sos de cine y a tra­ba­jar en pro­duc­to­ras en Bar­ce­lo­na.

Tras leer el li­bro de Li­na Wi­lliams en la uni­ver­si­dad, Hard Co­re: Po­wer, Plea­su­re, and the “Frenzy of the Vi­si­ble”, co­men­cé a en­ten­der lo que era la por­no­gra­fía y la im­por­tan­cia que te­nía en la sociedad. Era el pri­mer es­tu­dio que ob­ser­va­ba el porno co­mo gé­ne­ro de cine con su pro­pia his­to­ria y co­mo par­te im­por­tan­tí­si­ma del discurso con­tem­po­rá­neo de la se­xua­li­dad. Aque­llo de­jó hue­lla en mí por­que has­ta en- ton­ces ha­bía pen­sa­do mu­cho en la es­truc­tu­ra de la por­no­gra­fía y me que­dé con la idea en la men­te de crear un cine don­de re­fle­jar la reali­dad del se­xo, la in­ti­mi­dad que se crea en­tre las per­so­nas. Así que en 2005 me atre­ví a dar el pa­so y di­ri­gí mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, The good girl. En po­cos días tu­vo dos mi­llo­nes de des­car­gas y me di cuen­ta de que efec­ti­va­men­te ha­cía fal­ta crear al­go di­fe­ren­te al mains­tream, fal­ta­ba ex­pre­sar otros va­lo­res, otra vi­sión sobre la se­xua­li­dad, el se­xo y el gé­ne­ro, una al­ter­na­ti­va pa­ra hom­bres y mu­je­res; y eso es lo que me pu­se a ha­cer.

Mu­chos ado­les­cen­tes, sobre to­do los va­ro­nes, tie­nen el pri­mer acer­ca­mien­to a la se­xua­li­dad a tra­vés del porno ¿ Có­mo uti­li­zar es­te he­cho des­de la edu­ca­ción se­xual en los co­le­gios o en la fa­mi­lia? Es evi­den­te que exis­te un gran pro­ble­ma, la com­ple­ta fal­ta de edu­ca­ción se­xual en el co­le­gio y la inexis­ten­te con­ver­sa­ción sobre se­xo y se­xua­li­dad en el ho­gar. Si no se ha­bla de eso,

ima­gí­na­te ha­blar sobre por­no­gra­fía. La­men­ta­ble­men­te el se­xo si­gue sien­do un ta­bú, al­go de lo que mu­chos pa­dres no quie­ren ha­blar y la por­no­gra­fía, al­go que ha­ce­mos ver que no exis­te.

De ahí que los ado­les­cen­tes, que ob­via­men­te tie­nen cu­rio­si­dad, acu­dan a la por­no­gra­fía gra­tui­ta que exis­te en in­ter­net.

Mis pe­lí­cu­las re­pre­sen­tan a la mu­jer co­mo la per­so­na ac­ti­va y au­tó­no­ma que es y no so­la­men­te co­mo a un ob­je­to de de­seo

¿ Qué se en­cuen­tran? Una por­no­gra­fía se­xis­ta que usa a la mu­jer co­mo un ob­je­to, po­si­cio­nes se­xua­les ab­sur­das, pla­cer fin­gi­do... El re­sul­ta­do es ca­tas­tró­fi­co. Fal­sas ex­pec­ta­ti­vas sobre el se­xo, sobre los ro­les de gé­ne­ro, sobre los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos y mas­cu­li­nos, sobre los cuer­pos...

Es muy im­por­tan­te que los pa­dres, y lo di­go des­de mi po­si­ción co­mo ma­dre de dos hi­jas, co­men­ce­mos a te­ner con nues­tros hi­jos en la edad que co­rres­pon­de, no so­lo la con­ver­sa­ción sobre el se­xo sino la de la por­no­gra­fía. Si nos asus­ta el re­sul­ta­do que la por­no­gra­fía mains­tream, al al­can­ce de todos, pue­de te­ner en un ado­les­cen­te, ten­ga­mos esa char­la, no ha­ga­mos ver que no exis­te. Van a ac­ce­der a ella que­ra­mos o no, di­rec­ta­men­te o por me­dio de un ban­ner en cual­quier pá­gi­na. Arro­je­mos luz sobre el te­ma.

És­te es el nue­vo pro­yec­to en el que es­toy in­mer­sa aho­ra:

The porn con­ver­sa­tion, un si­tio web di­ri­gi­do prin­ci­pal­men­te a los pa­dres pa­ra que dis­pon­gan de la in­for­ma­ción y re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra crear un diá­lo­go sobre es­te te­ma. Pa­ra que tus hi­jos es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra te­ner un pen­sa­mien­to crí­ti­co sobre lo que ven, los pa­dres tam­bién de­ben es­tar fa­mi­lia­ri­za­dos sobre lo que exis­te hoy en día en el mun­do on­li­ne y en la por­no­gra­fía, así co­mo las op­cio­nes que hay. Fa­mi­lia­ri­zar­se con lo que es el porno éti­co, la por­no­gra­fía di­ri­gi­da por mu­je­res, el con­cep­to ‘sex-po­si­ti­ve’ y el con­su­mo in­te­li­gen­te, en­tre otras co­sas.

Pa­ra mu­chas per­so­nas la por­no­gra­fía es so­lo eso, por­no­gra­fía, sir­ve pa­ra pa­sar un mo­men­to y na­da más, no ve otro com­po­nen­te ¿Có­mo ex­pli­ca­ría la di­fe­ren­cia en­tre su cine y el porno mains­tream? ¿Qué discurso ma­ne­ja us­ted en sus pe­lí­cu­las?

La por­no­gra­fía es un discurso sobre la se­xua­li­dad con­tem­po­rá­nea; tam­bién es un en­tre­te­ni­mien­to cla­ro, pe­ro lo que re­pre­sen­ta es cru­cial y la por­no­gra­fía mains­tream ha­ce una re­pre­sen­ta­ción ab­sur­da de la mu­jer.

Mis pe­lí­cu­las re­pre­sen­tan a la mu­jer co­mo la per­so­na ac­ti­va y au­tó­no­ma que es, y no so­la­men­te co­mo un ob­je­to de de­seo que es co­mo el porno mains­tream la sue­le re­pre­sen­tar. La au­dien­cia pue­de sen­tir las his­to­rias cer­ca­nas y pue­de iden­ti­fi­car­se con es­tas y con los per­so­na­jes. Siem­pre res­pon­den a la pre­gun­ta por­que es­tas per­so­nas es­tán te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les y siem­pre ha­go hin­ca­pié en la cul­tu­ra de con­sen­so. En­se­ño el de­seo, los mo­men­tos de an­ti­ci­pa­ción al se­xo, la se­duc­ción, el ero­tis­mo, te­mas cla­ve en la in­ti­mi­dad se­xual. Y no sa­cri­fi­co la ca­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, pa­ra mí es­ta es cru­cial y mi au­dien­cia lo apre­cia. El se­xo en pan­ta­lla no tie­ne por qué ser cu­tre, al con­tra­rio, pue­de ser pre­cio­so.

Ade­más, to­do mi equi­po es­tá for­ma­do por mu­je­res. Siem­pre in­sis­to en la ne­ce­si­dad de po­ner a mu­je­res de­trás de la cá­ma­ra, te­ner una pers­pec­ti­va fe­me­ni­na.

¿Y qué me di­ce en el ca­so de ac­tri­ces co­mo Sas­ha Grey, por ejem­plo, que in­gre­sa­ron en la in­dus­tria del porno mains­tream pa­ra des­cu­brir su se­xua­li­dad, pe­ro, sin em­bar­go, son con­si­de­ra­das por mu­chos sím­bo­los fe­mi­nis­tas?

En mi opi­nión, la por­no­gra­fía y el fe­mi­nis­mo no son opues­tos, no se con­tra­di­cen, por lo que no ca­be el "sin em­bar­go". Sas­ha Grey, co­mo mu­jer li­bre, ha de­ci­di­do y tra­ba­ja­do du­ro por te­ner una bue­na ca­rre­ra en la in­dus­tria. En el mo­men­to en que ha que­ri­do ha­cer otra co­sa, lo ha he­cho. Du­ran­te la his­to­ria del mun­do, el hom­bre siem­pre ha te­ni­do al­go que de­cir sobre la mu­jer. Có­mo de­ber ves­tir, có­mo de­be com­por­tar­se, ele­gir si de­be vo­tar.... Sas­ha Grey de­ci­dió qué ha­cer, có­mo y cuán­do. Co­gió su li­ber­tad y la usó. Amar­na Mi­ller, es­tre­lla del porno y ami­ga mía, es otro ejem­plo de mu­jer fe­mi­nis­ta que tra­ba­ja co­mo ac­triz, al igual que Olym­pe De G.

Lust em­pe­zó a fil­mar en 2005. Vi­ve en Bar­ce­lo­na y tie­ne otros pro­yec­tos en men­te

FO­TOS: ERI­KA LUST FILMS

Eri­ka Lust cui­da mu­cho la pro­duc­ción de sus pe­lí­cu­las pa­ra ofre­cer algo con ca­li­dad. Tie­ne un equi­po fe­me­nino que la res­pal­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.