Las 100 mues­tras de Gil Ima­ná

CON 100 EX­PO­SI­CIO­NES IN­DI­VI­DUA­LES

El Deber - Brújula - - Portada - RO­XA­NA HARTMANN AR­TIS­TA VI­SUAL

Hay per­so­nas que lle­van con­si­go una luz es­pe­cial, aca­so por la su­ma de ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das a lo lar­go de su vi­da o qui­zás por­que se dejan lle­nar de es­ta bon­dad di­vi­na y son ca­na­les de en­se­ñan­za con su so­la pre­sen­cia. Gil Ima­ná es una de las per­so­nas que dejan es­te ras­tro en su an­dar. Sin du­da, un ex­po­nen­te im­por­tan­te en la his­to­ria del ar­te bo­li­viano y un re­fe­ren­te pa­ra mu­chos, que has­ta aho­ra, per­si­guen la co­ne­xión del ar­te, el hom­bre y la tie­rra. El maes­tro Ima­ná es ade­más de aque­llo un ejem­plo de que lo que se lle­va en el al­ma bro­ta sin me­su­ra y se ex­tien­de por to­da la vi­da.

La luz de las 10 de la ma­ña­na en­tra­ba tí­mi­da­men­te por el es­pa­cio que de­ja­ba sin cu­brir la cor­ti­na de su li­ving, las in­con­ta­bles pin­tu­ras sobre las me­sas y las pa­re­des que acom­pa­ña­ban la con­ver­sa­ción que dio ini­cio a es­ta en­tre­vis­ta. Una suer­te de ma­gia crea­da se­gu­ra­men­te por mi ad­mi­ra­ción y res­pe­to, abra­za­ba el en­torno y se po­día res­pi­rar paz.

¿Có­mo se sien­te tu es­pí­ri­tu al inau­gu­rar tu mues­tra in­di­vi­dual nú­me­ro 100?

La­men­ta­ble­men­te el cuer­po no acom­pa­ña al es­pí­ri­tu, ten­go va­rias do­len­cias que me im­pi­den go­zar de la sa­tis­fac­ción al ha­ber lle­ga­do a 100 ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les.

¿Có­mo ini­cia tu re­co­rri­do en el ar­te?

Po­cos pa­dres de fa­mi­lia acep­ta­rían que su hi­jo de­je la es­cue­la pa­ra es­tu­diar otra co­sa, el ca­so mío es di­fe­ren­te, des­de los diez años co­men­cé a es­tu­diar pin­tu­ra de­jan­do la es­cue­la. El maes­tro Rim­sa for­mó un gru­po de 12 dis­cí­pu­los (él pre­fe­ría lla­mar­los así, en vez de alum­nos) y ma­ña­na, tar­de y no­che es­tu­diá­ba­mos el cuer­po hu­mano. In­clu­so a esa edad yo fui a di­bu­jar ca­dá­ve­res a la mor­gue. Di­bu­já­ba­mos des­nu­do fe­me­nino, mas­cu­lino, re­tra­tos, íba­mos al pai­sa­je, ana­li­zá­ba­mos el co­lor, ha­cía­mos com­po­si­cio­nes, en fin, era un es­tu­dio com­ple­to. Ya pue­den ima­gi­nar­se us­te­des aho­ra, que en los co­le­gios se da so­la­men­te una ho­ra pa­ra di­bu­jo se­ma­nal­men­te. Ter­mi­ná­ba­mos en­tre las siete y ocho de la no­che. No so­la­men­te pin­tá­ba­mos o di­bu­já­ba­mos, tam­bién nos en­se­ña­ba a can­tar en ru­so, a leer li­bros de ar­te, sa­ber sobre la vi­da de los pin­to­res.

¿Có­mo lle­gas­te al maes­tro Rim­sa?

Yo es­ta­ba en pre­pa­ra­to­rio en

ARTESPACIO CAF CE­LE­BRA LA CEN­TÉ­SI­MA EX­PO­SI­CIÓN IN­DI­VI­DUAL DE GIL IMA­NÁ. ES UN HI­TO EN LA VI­DA Y LA EVI­DEN­CIA DE UN EJER­CI­CIO PRO­FE­SIO­NAL RES­PON­SA­BLE, LABORIOSO, PERSEVERANTE Y COM­PRO­ME­TI­DO

la Es­cue­la de Be­llas ar­tes Sa­ca­rías Be­na­vi­des, él lle­gó co­mo di­rec­tor de la Es­cue­la y al po­co tiem­po tu­vo di­fe­ren­cias con los di­rec­to­res, re­nun­ció y de­ci­dió for­mar el cur­so su­pe­rior. “¿Y tú Gil quie­res ir con­mi­go?” Me to­mó de la mano y no su­pe adón­de íba­mos, des­pués me en­te­ré que el maes­tro for­ma­ría un ta­ller.

En 1944 pin­ta­mos un mu­ral en la ca­sa adap­ta­da que fue pro­por­cio­na­da por una alum­na, don­de es­tu­diá­ba­mos y cre­cía­mos en el ar­te. Rim­sa te­nía un ca­rác­ter muy dul­ce y ama­ble. Siem­pre es­cu­cha­ba lo que se le con­sul­ta­ba.

¿Sa­lis­te al ex­te­rior a es­tu­diar lue­go de Rim­sa?

Yo era de una fa­mi­lia que tu­vo va­rias des­gra­cias. Seis her­ma­nos de to­do ta­ma­ño y una ma­dre que nos cria­ba so­la des­pués de la muer­te de mi pa­dre a sus 50 años de edad.

La muer­te de mi pa­dre y el gran te­rre­mo­to que hu­bo en Su­cre, su­ma­ron obs­tácu­los en el ca­mino ini­cial. Ape­nas ter­mi­né el cur­so de Rim­sa, que du­ró tres años, me pu­se a tra­ba­jar pa­ra dar­le mi suel­do a mi ma­mi. Con el sa­cri­fi­cio de ella y el en­tu­sias­mo de po­der ayu­dar­la que te­nía­mos todos los her­ma­nos es que pu­di­mos sa­lir ade­lan­te y te­ner di­fe­ren­tes es­tu­dios.

Que sea di­fí­cil no sig­ni­fi­ca que no se pue­da lo­grar, ¿tu obra tie­ne mu­cho de esa bús­que­da?

Nun­ca per­di­mos el hu­mor en esos mo­men­tos di­fí­ci­les.

La pin­tu­ra era un desaho­go y una for­ma ale­gre de ex­pre­sar­nos. Jun­tos con Jor­ge, mi her­mano ma­yor y mi me­jor ami­go, íba­mos a pin­tar con acua­re­la al cam­po, que era el ma­te­rial más fá­cil de tras­la­dar. Fui tes­ti­go de mu­chos mo­men­tos di­fí­ci­les y tris­tes, eso no lo­gró que se pier­dan las ga­nas de se­guir.

¿Có­mo fue el pa­so de esa épo­ca ca­si in­ge­nua al ofi­cio de pin­tor?

En 1949 fue mi pri­me­ra ex­po­si­ción en la Uni­ver­si­dad de Su­cre. En el año 50 nos avi­sa­ron que ha­bía un pin­tor que es­ta­ba en el hos­pi­tal. Fui­mos a ver­lo, le lle­va­mos man­za­nas.

Era un pin­tor que ha­bía es­ta­do en Chi­le y lo tra­je­ron de re­gre­so por­que se en­fer­mó. Era muy in­tere­san­te por­que te­nía más ex­pe­rien­cia que no­so­tros, se lla­ma­ba Wál­ter So­lón Ro­me­ro.

Comenzamos a re­unir­nos en el hos­pi­tal y lue­go en mi ca­sa. Nues­tro de­seo era pin­tar mu­ra­les. En una reunión con el rec­tor se lle­gó a con­ve­nir que So­lón pin­ta­ría un mu­ral en el rec­to­ra­do y no­so­tros se­ría­mos los ayu­dan­tes.

En 1955, a mis 22 años, pin­té mi pri­mer mu­ral en la Cen­tral de Te­lé­fo­nos Au­to­má­ti­cos de Su­cre. De esa ma­ne­ra or­ga­ni­za­mos el gru­po An­teo. An­teo era un se­mi­diós de la mi­to­lo­gía grie­ga cu­ya fuer­za ra­di­ca en el con­tac­to con la tie­rra. No­so­tros to­ma­mos eso co­mo sím­bo­lo. La fuer­za de no­so­tros es­tá en la tie­rra, en los hom­bres que tra­ba­jan la tie­rra, de ahí nues­tra in­cli­na­ción por la iz­quier­da na­cio­nal y nues­tra so­li­da­ri­dad con los tra­ba­ja­do­res.

¿Las ga­nas de ha­cer mu­ra­les era por la co­rrien­te del mu­ra­lis­mo me­xi­cano?

Te­nía­mos no­ti­cias de los mu­ra­les que se ha­bían he­cho en Mé­xi­co, pe­ro era un co­no­ci­mien­to muy va­go. Más era por el de­seo de ha­cer un ar­te pú­bli­co, un ar­te que co­no­cie­ran más per­so­nas. Hi­ci­mos por ejem­plo al­go que na­die ha­bía he­cho an­tes, el poe­ma ilus­tra­do. Los poe­tas leían sus poe­mas y los pin­to­res di­bu­ja­ban en pi­za­rro­nes, pa­ra un nue­vo poe­ma, bo­rrá­ba­mos el an­te­rior. La gen­te dis­fru­ta­ba del ac­to crea­ti­vo.

Ese mo­vi­mien­to que se ini­ció en­ton­ces, si­guió du­ran­te to­da la vi­da. Lor­gio Va­ca en- tró al gru­po An­teo y se su­mó a los mu­ra­lis­tas. Él aho­ra tie­ne nu­me­ro­sos mu­ra­les rea­li­za­dos en San­ta Cruz de la Sie­rra. Yo se­guí tra­ba­jan­do y con el ma­tri­mo­nio con Inés Cór­do­va, que era la má­xi­ma ce­ra­mis­ta, rea­li­za­mos los pri­me­ros mu­ra­les en ce­rá­mi­ca en la UMSA (Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría) y des­pués se­gui­mos tra­ba­jan­do mu­ra­les has­ta lle­gar a ha­cer uno em­ble­má­ti­co pa­ra no­so­tros. Un mu­ral que es­tá en la Mu­tual la Pri­me­ra. Trán­si­to en el tiem­po, es el nom­bre del mu­ral. Es un po­co la his­to­ria del hom­bre bo­li­viano a tra­vés de di­fe­ren­tes épo­cas.

Ha­blan­do de ese trán­si­to, ¿có­mo ves el ar­te de los úl­ti­mos años en Bo­li­via?

Yo ten­go la suer­te de ha­ber vi­vi­do bas­tan­te, los úl­ti­mos 20 años han si­do muy di­fí­ci­les por di­ver­sas en­fer­me­da­des. Cuan­do pue­do voy a al­gu­na ex­po­si­ción, es­toy en con­tac­to con los pin­to­res, asis­to a las reunio­nes y yo creo que el ca­so de los pin­to­res tan­to en la ac­tua­li­dad co­mo an­tes es in­di­vi­dual, es in­de­pen­dien­te. A uno le irá bien y a diez les irá mal.

Úl­ti­ma­men­te se mi­de el éxi­to con la can­ti­dad de obras ven­di­das, más que con la pro­fun­di­dad de la re­fle­xión o el discurso pro­pues­to. ¿Qué opi­nas de es­to?

Creo que es la in­fluen­cia del ex­te­rior que ha­bla del éxi­to de un pin­tor se­gún los mi­les de dó­la­res en que ven­de. Fe­liz­men­te en­tre los bo­li­via­nos, te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de análisis. La ca­pa­ci­dad de va­lo­rar otros sen­ti­mien­tos co­mo la so­li­da­ri­dad y el amor, y son la su­ma de es­tos sen­ti­mien­tos que ha­cen que un pin­tor ten­ga apa­ren­te­men­te un éxi­to ma­yor que otro. Creo que de­be­mos vol­ver a re­la­cio­nar­nos con la tie­rra, a ver des­de nues­tro lu­gar y va­lo­rar lo que te­ne­mos cer­ca.

La ma­ña­na trans­cu­rrió rá­pi­da­men­te. No le pe­dí nin­gún men­sa­je fi­nal, ni con­se­jos pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, pues creo que su vi­da di­ce mu­cho y la maes­tría de su obra aún más.

Pa­ra ce­rrar es­te es­pa­cio, re­pi­to las pa­la­bras del maes­tro al des­cri­bir una de las tar­des en su ta­ller al la­do de su en­tra­ña­ble ami­go, el poe­ta Oscar Ce­rru­to: “Gil, te he vis­to bus­car un co­lor, pro­tes­tar, se­guir bus­can­do, lim­piar la pa­le­ta, po­ner co­lo­res nue­vos has­ta que des­pués en­con­tras­te el co­lor que bus­ca­bas, exac­ta­men­te igual me pa­sa a mí. A ve­ces no duer­mo pen­san­do cuál es la pa­la­bra exac­ta que en­glo­ba ta­les y ta­les ideas, y es una ale­gría cuan­do la descubro. En­ton­ces, la pin­tu­ra y la poe­sía tie­nen eso de co­mún, la bús­que­da en la li­ber­tad. Me pa­re­ce in­tere­san­te”

El amor, el tra­ba­jar con amor ha­ce que la crea­ción sea me­jor. (…) Nos ha­ce sen­tir crea­do­res y enamo­ra­dos al mis­mo tiem­po

Gil Ima­ná, que na­ció en Su­cre en 1933, es uno de los más gran­des ar­tis­tas bo­li­via­nos

Tiem­po de so­le­da­des. Óleo so­bre lien­zo, de 1977, en el que con­flu­yen la ma­ter­ni­dad y la mu­jer del oc­ci­den­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.