Mú­si­ca pa­ra ele­var el es­pí­ri­tu

El ale­mán Hans Erik Dec­kert fue el gran in­vi­ta­do del I Fes­ti­val de Vio­lon­che­lo. El re­co­no­ci­do mú­si­co ha­bló con Brú­ju­la

El Deber - Brújula - - Perfiles & Personajes - MAR­CE­LO SUÁ­REZ R.

Hans Erik Dec­kert es un maes­tro en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Ge­ne­ro­so en su tra­to y en las lec­cio­nes que brin­da, es­te ale­mán, de 89 años, es tam­bién una es­pe­cie de en­ci­clo­pe­dia mu­si­cal y una voz au­to­ri­za­da al mo­men­to de ha­blar del po­der que ejer­cen en el ser hu­mano ca­da una de las no­tas del pen­ta­gra­ma. In­vi­ta­do por el Goet­heZen­trum al I Fes­ti­val de Vio­lon­che­lo, Dec­kert es­tu­vo en San­ta Cruz jun­to a sus co­le­gas ale­ma­nes Eu­ge­ne Lifs­chitz, Ju­lius Himm­ler y Johan­nes Raab pa­ra dar cla­ses a más de 20 che­lis­tas del país, que rin­die­ron exa­men en la úl­ti­ma jor­na­da del fes­ti­val, lue­go de com­pro­bar el ni­vel de eru­di­ción del maes­tro. Du­ran­te los en­sa­yos, Dec­kert se to­mó unos mi­nu­tos pa­ra ha­blar con Brú­ju­la y trans­mi­tir­nos al­go de ese vas­to co­no­ci­mien­to.

Si ana­li­za­mos la mú­si­ca a par­tir de un con­cep­to am­plio, que in­clu­ye lo ma­te­rial y lo in­ma­te­rial, ¿ cuál se­ría el va­lor del ins­tru­men­to den­tro de es­te uni­ver­so? El ins­tru­men­to es im­por­tan­te, sin du­da, co­mo una he­rra­mien­ta; sin em­bar­go, so­lo re­pre­sen­ta el me­dio pa­ra po­der desa­rro­llar el ser su­pe­rior de ca­da uno den­tro del con­cep­to am­plio de la mú­si­ca. En el si­glo IV se de­ter­mi­nó que el con­cep­to de la mú­si­ca se di­vi­día en mun­da­na, ins- tru­men­tal y hu­ma­na. La mú­si­ca mun­da­na es la mú­si­ca de las es­fe­ras, la que se­gún el fi­ló­so­fo grie­go Pi­tá­go­ras vie­ne de las es­tre­llas, que en su con­jun­to pro­du­cen un ti­po de mú­si­ca. La úni­ca mú­si­ca que po­de­mos es­cu­char es la mú­si­ca ins­tru­men­tal, que pue­de ser mú­si­ca que na­ce des­de los ins­tin­tos, pe­ro tie­ne que ser au­di­ble. ¿ A qué se re­fie­re con mú­si­ca hu­ma­na? La mú­si­ca hu­ma­na se pue­de ex­pli­car a par­tir del fun­cio­na­mien­to del cuer­po, que cuan­do es­ta­mos sa­nos fun­cio­nan de una ma­ne­ra per­fec­ta, pe­ro cuan­do nos en­fer­ma­mos es por­que al­go no es­tá bien. To­do el cuer­po hu­mano es co­mo una or­ques­ta sin­fó­ni­ca.

Par­tien­do de es­ta idea, ¿ cuál de­be­ría ser el fin pri­mor­dial de la mú­si­ca? Me ba­so en al­go que de­cía Pla­tón, que ha­bla­ba de la éti­ca den­tro de la mú­si­ca. En ese sen­ti­do, la mú­si­ca no so­la­men­te sir­ve pa­ra en­tre­te­ner­nos, sino tam­bién pa­ra ele­var­nos co­mo se­res hu­ma­nos. Esa de­be ser su fun­ción pri­mor­dial. ¿Es­tos prin­ci­pios son apli­ca­bles ac­tual­men­te? A mis ca­si 90 años sien­to que aho­ra hay un an­sia enor­me por es­pi­ri­tua­li­dad, pe­ro tam­bién veo que hay po­de­res opues­tos a eso, po­de­res muy fuer­tes. Por ejem­plo, en el ca­so de la mú­si­ca rock, al es­tar obli­ga­dos a es­cu­char­la con un vo­lu­men al­to se nos im­pi­de aden­trar­nos en la mú­si­ca mis­ma, eso pro­du­ce en el ser hu­mano un co­ma es­pi­ri­tual, a cau­sa de la fuer­za y el vo­lu­men.

¿ Quie­re de­cir que la mú­si­ca po­pu­lar, co­mo el rock, bus­ca ape­lar a los ins­tin­tos y no al es­pí­ri­tu? En la mú­si­ca po­pu­lar, co­mo el rock, los mú­si­cos lle­gan a rom­per sus ins­tru­men­tos y a de­jar­se lle­var por el de­sen­freno, en cam- bio, en un con­cier­to de mú­si­ca de cá­ma­ra ocu­rre to­do lo contrario, hay una cal­ma to­tal. Eso ejem­pli­fi­ca muy bien esa si­tua­ción y no se tra­ta de eva­luar­lo mo­ral­men­te ni juz­gar la li­ber­tad del ser hu­mano de de­ci­dir si quie­re en­tre­gar­se a sus ins­tin­tos o tra­tar de ele­var­se es­pi­ri­tual­men­te, pe­ro es­tá de­mos­tra­do que el gé­ne­sis de la es­ca­la mu­si­cal que co­no­ce­mos es­tá re­la­cio­na­do con el ni­vel de lo di­vino y lo es­pi­ri­tual, ya que los to­nos do re mi pro­vie­nen de las pri­me­ras sí­la­bas de una ora­ción de­di­ca­da al após­tol Juan.

¿Có­mo se da el acer­ca­mien­to de Hans Dec­ker a la mú­si­ca? Yo na­cí en Ham­bur­go, don­de fui a un co­le­gio ca­tó­li­co que me for­mó en la mú­si­ca. Mi pa­dre, ale­mán y mi ma­dre, da­ne­sa, me reunía con mis her­ma­nos pa­ra in­ter­pre­tar co­ra­les de Bach. Yo can­ta­ba ba­jo.

¿ Du­ran­te su for­ma­ción lo­gró elu­dir la ideo­lo­gía na­zi? Se pue­de de­cir que du­ran­te mi ni­ñez y ju­ven­tud tu­ve la suer­te de desa­rro­llar mi crea­ti­vi­dad sin obs­tácu­los. En la es­cue­la re­ci­bi­mos en­se­ñan­za ba­jo el ré­gi­men del na­cio­nal so­cia­lis­mo; sin em­bar­go, nos die­ron li­ber­tad en mu­chos as­pec­tos. Prác­ti­ca­men­te me sal­vé de la ideo­lo­gía na­zi. Por su­pues­to no po­día­mos to­car Men­del­sohn, que era ju­dío (ri­sas). Fue un pri­vi­le­gio to­tal. Des­pués de la gue­rra es­tu­dié en Di­na­mar­ca y en los si­guien­tes años tu­ve la opor­tu­ni­dad de re­ci­bir en­se­ñan­za de los gran­des maes­tros de la mú­si­ca, es­pe­cial­men­te de vio­lon­che­lo.

¿De qué ma­ne­ra in­flu­yó Pa­blo Casals (uno de los me­jo­res che­lis­tas del si­glo XX) en su ca­rre­ra? Al es­cu­char a Pa­blo Casals por pri­me­ra vez al­go me pa­só, no lo en­ten­día bien. Fue mu­cho des­pués cuan­do re­cién lo­gré ha­cer­lo. Fue el so­ni­do del che­lo de Casals, que no era bo­ni­to sino mu­si­cal, eso era mú­si­ca. Yo creo que la mú­si­ca tie­ne que ser agua de un río que flu­ye. Hoy hay mú­si­ca que es co­mo agua de la­gu­na, agua es­tan­ca­da; lo que es­cu­ché de Casals era co­mo un río

JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

Dec­kert du­ran­te el con­cier­to fi­nal del fes­ti­val en San­ta Cruz de la Sie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.