Tras los pa­sos de la es­té­ti­ca de Ali­son Sped­ding

El Deber - Brújula - - Música -

Co­mo to­da gran no­ve­la, Ca

tre­de­fie­rro es mu­chas co­sas a la vez. Es el des­ajus­ta­do di­na­mis­mo que exis­te en­tre la vi­da cam­pe­si­na y la ciu­dad; la ex­tra­ña ben­di­ción de un pros­tí­bu­lo dis­fra­za­do; las des­ven­tu­ras e in­tri­gas de una fa­mi­lia a par­tir de la par­ti­cu­lar ma­ne­ra que ca­da uno tie­ne de aca­tar­las.

Es tam­bién un in­quie­tan­te re­pa­so a la his­to­ria con­tem­po­rá­nea del país que va des­de las dic­ta­du­ras de los 70, pa­san­do por la pre­pon­de­ran­cia de la ac­ti­vi­dad del nar­co­trá­fi­co en los 80, ade­más de las múl­ti­ples coa­li­cio­nes de par­ti­dos que han do­mi­na­do la es­ce­na po­lí­ti­ca has­ta tiem­pos muy re­cien­tes.

40 años es tiem­po ra­zo­na­ble co­mo pa­ra que las ha­das y los fan­tas­mas de una re­gión de­ter­mi­na­da ha­yan sa­li­do to­dos a la luz más de una vez pa­ra ex­pli­car, a quie­nes ha­yan de­ci­di­do ha­bi­tar allí, có­mo es la vi­da. El re­la­to se desa­rro­lla en un lap­so de his­to­ria lo su­fi­cien­te­men­te lar­go y con una va­rie­dad tan im­por­tan­te de reali­da­des, que to­dos re­sul­ta­mos re­pre­sen­ta­dos en él, aun­que sea de for­ma va­ga o le­ja­na. Esa ca­pa­ci­dad, la de sin­te­ti­zar, em­bu­tir, abs­traer un con­glo­me­ra­do de reali­da­des en apa­rien­cia di­sí­mi­les, ade­más de la ten­sión que al­can­za el re­la­to, pa­re­ci­da a un ca­ble delgado que no lle­ga a rom­per­se aun­que se va­ya adel­ga­zan­do has­ta el lí­mi­te, con­vier­te a es­te li­bro en un es­pa­cio con­ver­gen­te en va­rios as­pec­tos.

To­do es men­ti­ra en el re­la­to, pe­ro tam­bién in­cues­tio­na­ble ver­dad, ahí es don­de se jun­tan la his­to­ria y la li­te­ra­tu­ra, cu­ya ar­mo­nía y mi­me­ti­za­ción son par­te de la cla­ve de es­te o cual­quier tex­to li­te­ra­rio que fun­cio­ne. Los per­so­na­jes y los pai­sa­jes del ba­rrio de Mi­ra­flo­res, o de las in­trin­ca­das ca­lles de El Al­to son reales y fic­ti­cios. Sped­ding no te­me al es­te­reo­ti­po, a la ob­vie­dad ni a na­da, es de una li­ber­tad en­vi­dia­ble a pe­sar de ce­ñir­se a las cos­tum­bres o a la ló­gi­ca de una so­cie­dad pro­fun­da­men­te es­tra­ti­fi­ca­da que no se mue­ve tran­qui­la en la es­pon­ta­nei­dad. Mues­tra ca­si siem­pre una reali­dad so­lem­ne y trá­gi­ca, pe­ro con un tono que es­ca­pa de ser­lo to­do amén de los pe­li­gros que mu­chas ve­ces ace­chan a los per­so­na­jes

Por: Moi­ra Bai­ley Una lec­tu­ra de la no­ve­la de Ali­son Sped­ding pu­bli­ca­da el año pa­sa­do en Bo­li­via y que fue una de las que me­jor crí­ti­ca ob­tu­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.