Ado­nis, el poe­ta si­rio

Dec­ker-Mo­li­na nos acer­ca a la fi­gu­ra del poe­ta si­rio Ado­nis, cu­yo nom­bre so­nó es­te año co­mo can­di­da­to al Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra

El Deber - Brújula - - El Tintero - CAR­LOS DEC­KER-MO­LI­NA

Cuan­do es­tas lí­neas se pu­bli­quen, ya se sa­brá el nom­bre del pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 2016, se­ría una ex­traor­di­na­ria coin­ci­den­cia si lo nom­bran a Ado­nis. Pe­ro ¿quién es él? Na­ció en Si­ria y se lla­ma real­men­te Ali Ah­mad Said As­bar. En 1956 se exi­lió en Lí­bano y lue­go se re-exi­lio en Fran­cia en 1973, don­de vi­ve ac­tual­men­te. Ado­nis, su seu­dó­ni­mo de poe­ta, fue adop­ta­do en su ado­les­cen­cia, pa­ra “ocul­tar­se del qué di­rán”. Per­so­nal­men­te lo co­no­cí gra­cias mis co­le­gas de la re­dac­ción ára­be de Ra­dio Swe­den, ha­ce un po­co más de 20 años. Ya en­ton­ces se ha­bla­ba de la po­si­bi­li­dad de ser No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Esa fa­ma li­te­ra­ria abrió mi cu­rio­si­dad pa­ra bus­car su poe­sía. El via­je­ro “He de­ja­do – via­je­ro, mi ros­tro so­bre el vi­drio de mi lám­pa­ra. Mi ma­pa es una tie­rra sin crea­dor. La ne­ga­ción de to­do, mi evan­ge­lio”. Ado­nis es­cri­bió esos ver­sos en 1961 y to­da­vía se es­cu­cha re­ci­tar a los si­rios de la ac­tual diás- po­ra el poe­ma En la som­bra de las co­sas.

El poe­ta es­tu­vo en Sue­cia en es­tos me­ses de tran­si­ción en­tre el ve­rano y el oto­ño. Una vez pa­ra re­ci­bir el pre­mio Stig Da­ger­man, ga­lar­dón sue­co que sue­le – a ve­ces - coin­ci­dir con el No­bel, co­mo fue­ron los ca­sos de El­frie­de Je­li­nek y de Jean-Ma­rie Gus­ta­ve Le Clé­zio, y pa­ra lan­zar su li­bro Vio­len­cia e is­lam (Vål­de och Is­lam) en la Fe­ria del Li­bro en Go­tem­bur­go (Sue­cia).

Es­te úl­ti­mo li­bro es una con­ver­sa­ción con el si­coa­na­lis­ta Hou­ria Ab­de­louahed y, no tie­ne na­da que ver con la poe­sía, ¿por qué?

“Es­ta­mos en una épo­ca en que pri­me­ro va la po­lí­ti­ca y lue­go la poe­sía. El mun­do es­tá en una eta­pa frá­gil, te­ne­mos la obli­ga­ción de ha­blar en­tre to­dos. Mien­tras no ha­ya li­ber­tad en el mun­do mu­sul­mán no la ha­brá tam­po­co en Sue­cia”. Ado­nis no nie­ga su raíz re­li­gio­sa mu­sul­ma­na. “Sí, pe­ro cre­cí en el seno de una fa­mi­lia re­li­gio­sa, que creía en la li­ber­tad in­di­vi­dual. Esos mu­sul­ma­nes li­ber­ta­rios nun­ca tu­vie­ron apo­yo del oc­ci­den­te que pre­fi­rió la re­duc­ción al ab­sur­do, es de­cir, to­dos los mu­sul­ma­nes son igua­les. Lo mis­mo pa­só con los

gran­des sec­to­res de ateos de la iz­quier­da ára­be a los que se ne­gó ayu­da”.

El li­bro Vio­len­cia e is­lam es un fuer­te ata­que al “sis­te­ma mu­sul­mán” co­mo en­tra­ma­do es­ta­tal y po­lí­ti­co que se en­tre­la­za con la mez­qui­ta.

“Los mu­sul­ma­nes no he­mos te­ni­do la re­for­ma, se­gui­mos lu­chan­do por el lai­cis­mo. El oc­ci­den­te pre­fie­re el pe­tró­leo y el gas an­tes que los de­re­chos y el va­lor hu­mano y, a ve­ces su po­lí­ti­ca real, ro­bus­te­ce al ex­tre­mis­mo”.

Ado­nis es un hom­bre de 86 años, ca­be­lle­ra ca­na con es­pe­jue­los cla­ros, no muy al­to, pe­ro so­bre to­do lu­ce co­mo un abue­lo ca­ri­ño­so.

No le gus­tan las lu­ces de la fa­ma, qui­zá por eso es­cri­bió “En la som­bra de las co­sas” “Yo pre­fie­ro que­dar en la pe­num­bra; que­dar­me en el se­cre­to de las co­sas. Me gus­ta in­tro­du­cir­me en las cria­tu­ras. Errar co­mo una idea. Ex­tra­ño co­mo el ar­te. Anó­ni­mo, In­cier­to Y ol­vi­da­do. Na­cien­do, nue­va­men­te. En ca­da día”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.