Ex­cre­men­to y dul­zu­ra en Mé­xi­co

Los es­cri­to­res de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes son de lec­tu­ras so­fis­ti­ca­das pe­ro no le te­men a los gé­ne­ros po­pu­la­res. La li­te­ra­tu­ra del nar­co­trá­fi­co es cen­tral en es­tos au­to­res.

El Deber - Brújula - - El Tintero - ED­MUN­DO PAZ SOL­DÁN

Da­niel Sada es­cri­bió al­gu­na vez que “nun­ca na­die pue­de de­cir la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre Mé­xi­co. Su reali­dad se­rá su­cia, pe­ro de una su­cie­dad muy es­pe­cial. Ex­cre­men­to y dul­zu­ra”. Sada ha­bla­ba de la na­rra­ti­va me­xi­ca­na re­cien­te y se re­fe­ría a una gran pa­ra­do­ja de las cri­sis: la des­com­po­si­ción so­cial sue­le pro­du­cir muy bue­na li­te­ra­tu­ra. En el ca­so de Mé­xi­co, la vio­len­cia del nar­co­trá­fi­co, la co­rrup­ción del Es­ta­do y la fra­gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal ha­ce apa­re­cer otro ti­po de vio­len­cia, más ín­ti­ma e in­si­dio­sa: am­bas es­tán sien­do na­rra­das por un gru­po de es­cri­to­res ex­tra­or­di­na­rios.

La li­te­ra­tu­ra del nar­co­trá­fi­co es cen­tral en es­tos es­cri­to­res, pe­ro, co­mo di­ce el es­cri­tor Emi­li­ano Monge, la “nar­co­li­te­ra­tu­ra” más in­tere­san­te es la que “abor­da el fe­nó­meno no co­mo per­so­na­je sino co­mo es­ce­na­rio, co­mo un es­pa­cio en el que tie­nen ca­bi­da tan­to las his­to­rias de amor co­mo la emi­gra­ción y los pa­rri­ci­dios”. Monge ha es­cri­to una de esas no­ve­las, Las tie­rras arra­sa­das –un des­cen­so al in­fierno de los in­mi­gran­tes abu­sa­dos por el nar­co--, re­cien­te ga­na­do­ra del pre­mio Po­nia­tows­ka; aquí tam­bién hay que men­cio­nar a An­to­nio Or­tu­ño ( La fi­la in­dia), Car­los Ve­láz­quez ( La ma­rra­na ne­gra de la li­te­ra­tu­ra ro­sa) y, por su­pues­to, Yu­ri He­rre­ra ( Tra­ba­jos del reino, Se­ña­les que pre­ce­de­rán al fin del mun­do).

“La téc­ni­ca, mu­cha­cho, ba­ra­ja la téc­ni­ca”, di­ce una voz en la ca­be­za del na­rra­dor de Can­ción de tum­ba, de Ju­lián Her­bert; eso es lo que ha­cen es­tos es­cri­to­res: si hay al­go que une pro­yec­tos na­rra­ti­vos tan di­ver­sos, es el arries­ga­do tra­ba­jo con el len­gua­je y con las for­mas. Se tra­ta de con­tar el ho­rror con mu­cha poe­sía.

Her­bert usa un es­pa­ñol fron­te­ri­zo, atra­ve­sa­do por el in­glés, y bus­ca pun­tos de con­tac­to en­tre la fic­ción y la na­rra­ti­va do­cu­men­tal; la pro­sa de He­rre­ra es de un li­ris­mo acen­tua­do, rein­ven­ta el len­gua­je a ca­da pa­so mien­tras sus re­la­tos na­rran his­to­rias car­ga­das de po­ten­cia sim­bó­li­ca: “Es­toy muer­ta, se di­jo Ma­ki­na cuan­do to­das las co­sas res­pin­ga­ron: un hom­bre cru­za­ba la ca­lle a bas­tón, de súbito un que­ji­do se­co atra­ve­só el as­fal­to, el hom­bre se que­dó co­mo a la es­pe­ra de que le re­pi­tie­ran la pre­gun­ta y el sue­lo se abrió ba­jó sus pies”. La “lo­cu­ra te­lú­ri­ca” es un te­rre­mo­to, pe­ro tam­bién un via­je al in­fra­mun­do, a la mi­to­lo­gía de las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas.

En va­rios de es­tos au­to­res se per­ci­be la in­fluen­cia tu­te­lar de Juan Rul­fo, Da­niel Sada, Ser­gio Pi­tol, Salvador Eli­zon­do y Jor­ge Ibar­güen­goi­tia. Pe­ro la li­te­ra­tu­ra me­xi­ca­na no so­lo se ali­men­ta de su pa­sa­do ilustre sino tam­bién se abre a otras li­te­ra­tu­ras y a otros es­pa­cios: uno de los me­jo­res ejem­plos es Los in­grá­vi­dos, de Va­le­ria Lui­se­lli, una com­ple­ja no­ve­la de es­truc­tu­ra cir­cu­lar en el que el Mé­xi­co con­tem­po­rá­neo dia­lo­ga con el Nue­va York de los años 40, en el que una ar­tis­ta jo­ven bus­ca un “cuar­to pro­pio” a la vez que su pre­sen­te se ali­men­ta de las bús­que­das de la van­guar­dia (Gil­ber­to Owen y los Con­tem­po­rá­neos, el su­rrea­lis­mo, Pound). En los cuen­tos de El ma­tri­mo­nio de los pe­ces ro­jos, Gua­da­lu­pe Net­tel con­vo­ca, en­tre otros, a Kaf­ka y Lis­pec­tor.

Los es­cri­to­res de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes son de lec­tu­ras so­fis­ti­ca­das pe­ro no le te­men a los gé­ne­ros po­pu­la­res. Al­ber­to Chi­mal es el aban­de­ra­do del nue­vo fan­tás­ti­co me­xi­cano, que mez­cla con li­ber­tad ele­men­tos de la cien­cia fic­ción con el ho­rror, co­mo en su im­pre­sio­nan­te La to­rre y el jar­dín; Ber­nar­do Fer­nan­dez es otro nom­bre fun­da­men­tal, por su tra­ba­jo con la no­ve­la grá­fi­ca y la cien­cia fic­ción (“Ba­jo un cie­lo ajeno”, un cuen­to so­bre in­mi­gran­tes oa­xa­que­ños en Mar­te, es un clá­si­co ins­tan­tá­neo).

Luis Jor­ge Boo­ne, Laia Ju­fre­sa, Da­niel Sal­da­ña Pa­ris, Da­nie­la Tarazona, Ve­ró­ni­ca Ger­ber, Tryno Mal­do­na­do… Hay más, siem­pre hay más en Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.