Uka­mau: el na­ci­mien­to de un ci­ne en Bo­li­via

El Deber - Brújula - - El Tintero -

El 7 de no­viem­bre de 1966 se es­tre­nó en la ciu­dad de La Paz una pe­lí­cu­la que se ha con­ver­ti­do en un ícono del ci­ne so­cial y po­lí­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano. Era el pri­mer tra­ba­jo lar­go­me­tra­je de Jor­ge Sanjinés, en­ton­ces de 30 años, y con­ta­ba la his­to­ria de una pa­re­ja de cam­pe­si­nos ai­ma­ras y un co­mer­cian­te mes­ti­zo. Es la his­to­ria de una vio­la­ción y una ven­gan­za que de­cía mu­cho más que eso: mos­tra­ba el le­van­ta­mien­to de los opri­mi­dos con­tra un sis­te­ma que te­nía que aca­bar­se.

La tra­ma es más que sen­ci­lla: una pa­re­ja de cam­pe­si­nos, An­drés y Sa­bi­na, vi­ve a ori­llas del la­go Ti­tica­ca. En una de las idas de An­drés a la ciu­dad a ven­der sus co­se­chas, el co­mer­cian­te Rosendo Ra­mos lle­ga a su ca­sa y en­cuen­tra so­la a Sa­bi­na, a quien vio­la y gol­pea sal­va­je­men­te pa­ra lue­go huir. Cuan­do An­drés re­gre­sa en­cuen­tra a su es­po­sa ago­ni­zan­do, y es­ta con el úl­ti­mo sus­pi­ro al­can­za a de­cir el nom­bre de su vic­ti­ma­rio. A par­tir de ahí se co­se­cha­rá una ven­gan­za a fue­go len­to.

El tra­yec­to ha­cia el es­pe­ra­do desen­la­ce de la pe­lí­cu­la le sir­ve a Sanjinés pa­ra mos­trar los dos ban­dos de la his­to­ria, se pue­de ver el tra­ba­jo uni­do -y has­ta sin­cro­ni­za­do, co­mo en esa her­mo­sa es­ce­na en don­de los hom­bres ca­van con el aza­dón y las mu­je­res siem­bran las se­mi­llas- de la co­mu­ni­dad de An­drés; mien­tras que Rosendo se pe­lea con uno de sus ami­gos an­te la ri­sa de los otros. Se con­tra­po­nen el re- cuer­do y el ca­ri­ño que le tie­ne An­drés a su es­po­sa Sa­bi­na, con las re­pri­men­das y los mal­tra­tos que le ha­ce Rosendo a su es­po­sa; en fin, los bue­nos muy bue­nos y los ma­los bien ma­los, un re­cur­so ma­ni­queo que Sanjinés ex­plo­ta­rá en el res­to de sus pe­lí­cu­las, lo que no le qui­ta ca­li­dad ni va­lor a lo que in­ten­ta de­cir, en es­te ca­so.

Sanjinés te­nía en Uka­mau un equi­po téc­ni­co con nom­bres co­mo el es­cri­tor cha­que­ño Je­sús Ur­za­gas­ti co­mo asis­ten­te de di­rec­ción o Hu­go Ron­cal co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía, que ha­ce un gran tra­ba­jo mos­tran­do her­mo­sas imá­ge­nes del al­ti­plano bo­li­viano en un blan­co y ne­gro his­tó­ri­co (ca­si to­das las pe­lí­cu­las de Sanjinés se pue­den ver en You­tu­be des­de ha­ce al­gu­nos me­ses). Des­ta­ca­da fue tam­bién la mú­si­ca del fil­me, una obra maes­tra crea­da por Al­ber­to Vi­llal­pan­do.

Tra­ba­jo

Uka­mau fue una de las úl­ti­mas pro­duc­cio­nes del Ins­ti­tu­to Ci­ne­ma­to­grá­fi­co Bo­li­viano, que se di­suel­ve en 1968. Lue­go, en 1969, Sanjinés jun­to al es­cri­tor y guio­nis­ta Ós­car So­ria y el ci­neas­ta Ri­car­do Ra­da for­man el Gru­po Uka­mau, al que tam­bién se une An­to­nio Eguino co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía, jun­tos ha­cen: Ya­war

Mall­ku (1969) que pro­vo­ca la ex­pul­sión de los cuer­pos de paz es­ta­dou­ni­den­se; lue­go si­gue El co­ra­je del pue­blo (1971) o La na­ción clan­des­ti­na (1989) has­ta la más re­cien­te

Jua­na Azur­duy (2016). En su mo­men­to Sanjinés mar­có una épo­ca en el ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano, y to­do em­pe­zó con esa pe­lí­cu­la de 1966

Es­te es el pós­ter de Uka­mau, el pri­mer lar­go­me­tra­je de Sanjinés y que fue ha­bla­do en aimara

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.