Da­gur Ká­ri: ci­ne des­de los fior­dos

Da­gur Ká­ri es uno de los re­pre­sen­tan­tes del jo­ven ci­ne de Is­lan­dia. Con cua­tro lar­go­me­tra­jes en su ca­rre­ra, Ka­ri con­tó a Brú­ju­la sus ini­cios, las di­fi­cul­ta­des que exis­ten en su país pa­ra fil­mar y có­mo en­ca­ra ca­da nue­vo tra­ba­jo de ci­ne

El Deber - Brújula - - Perfiles & Personajes - ADHEMAR MAN­JÓN

El ci­ne de Is­lan­dia, des­de que de­cla­ró su in­de­pen­den­cia de No­rue­ga en 1944, tie­ne su gran des­pe­gue a fi­na­les de los años 70; y en es­te nue­vo si­glo, el di­rec­tor Da­gur Ká­ri apa­re­ce co­mo uno de los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de la fil­mo­gra­fía de es­te país es­can­di­na­vo, con un pri­mer lar­go­me­tra­je, Noi, el al­bi

no, que lo pu­so en el ma­pa mun­dial en 2003, y una vuel­ta a los orí­ge­nes con su cuar­to fil­me, Co­ra­zón

gi­gan­te, el año pa­sa­do, des­pués de ha­ber he­cho dos pro­duc­cio­nes en Di­na­mar­ca ( Dark hor­se, 2005) y en Es­ta­dos Uni­dos ( The

good heart, 2009). Ká­ri ( 42) re­si­de ac­tual­men­te en Di­na­mar­ca, da cla­ses en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ci­ne, don­de él es­tu­dió, y don­de tam­bién es­tu­vo Lars von Trier. “Creo que Von Trier es un ge­nio, pe­ro no me gus­tan sus pe­lí­cu­las, por­que siem­pre sien­to que es­tá ma­ni­pu­lan­do mis sen­ti­mien­tos, y no me gus­ta esa sen­sa­ción”, di­ce Ká­ri, vía Sky­pe.

Si bien su ca­rre­ra pu­do ha­ber­la desa­rro­lla­do en te­rri­to­rio da­nés, Ká­ri nun­ca de­jó de pen­sar en ha­cer su pri­me­ra pe­lí­cu­la en Is­lan- dia. “Sí, es cier­to, por­que em­pe­cé fil­man­do en Di­na­mar­ca, y siem­pre sen­tí que el país no es im­por­tan­te pa­ra mí. Po­dría ha­cer pe­lí­cu­las en di­fe­ren­tes paí­ses, pe­ro por al­gu­na ra­zón fue im­por­tan­te pa­ra mí es­ta­ble­cer de dón­de ve­nía, y yo ven­go de Is­lan­dia. Esa fue la ra­zón por la que de­ci­dí ha­cer mi pri­me­ra pe­lí­cu­la ahí”, ex­pli­ca Ká­ri, que cu­rio­sa­men­te na­ció en Fran­cia, cuan­do sus pa­dres vi­vían allá, y vi­vió ahí has­ta los tres años. El de­but Con Noi, el al­bino Ká­ri tu­vo un de­but con pa­ta­da vo­la­do­ra. La pe­que­ña his­to­ria del ado­les­cen­te Noi, que no en­cuen­tra su lu­gar en me­dio de to­da esa nie­ve que lo ro­dea, lo lle­vó a ex­hi­bir­la en im­por­tan­tes fes­ti­va­les. Fil­ma­da con un equi­po re­du­ci­do y con ac­to­res no pro­fe­sio­na­les, Noi,

el al­bino es una mues­tra del ci­ne que ha es­ta­do ha­cien­do Ká­ri. “Noi, el al­bino fue exi­to­sa, más exi­to­sa de lo que yo es­pe­ra­ba, eso hi­zo de­fi­ni­ti­va­men­te más fá­cil pa­ra mí en­con­trar di­ne­ro pa­ra mis si­guien­tes pro­yec­tos. Tu­ve mu­cha suer­te en ese sen­ti­do, por­que yo nun­ca ha­bía he­cho un pro­yec­to fíl­mi­co, nun­ca ha­bía tra­ta­do de ha­cer una pe­lí­cu­la, y es­ta sa­lió bien. Co­mo pa­só con las otras pe­lí­cu­las. Me sien­to afor­tu­na­do por eso, por­que co­noz­co gen­te que tie­ne pro­yec­tos por años y al fi­nal tie­nen que des­car­tar­los”.

En Noi, el al­bino, Noi sue­ña con ir­se de Is­lan­dia y pa­sar­se los días en una pla­ya cu­ba­na. Con una pla­ya ca­ri­be­ña tam­bién sue­ña uno de los pro­ta­go­nis­tas de Un buen co­ra­zón, igual­men­te Fú­si, en Cora

zón gi­gan­te. “Es una es­pe­cie de fe­ti­che que ten­go con es­tas pla­yas. Cuan­do veo es­tas imá­ge­nes me traen paz, así que es­to es pa­ra mí co­mo ob­te­ner paz in­te­rior. Es una me­tá­fo­ra de la li­be­ra­ción del per­so­na­je”, ar­gu­ye Ká­ri, y agre­ga: “Es tam­bién una ma­ne­ra de es­cri­bir tus va­ca­cio­nes de ve­rano en el guion, así con­si­go via­jar a lu­ga­res que no co­noz­co”, y con­ti­núa. “Creo que hay un tono si­mi­lar en to­dos mis fil­mes, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra to­dos son di­fe­ren­tes en la ex­pre­sión. Fue­ron he­chos en di­fe­ren­tes paí­ses. En al­gu­nos pun­tos se los pue­de com­pa­rar y en otros es más di­fí­cil”. Es­ta­dos Uni­dos Con la pe­lí­cu­la Un buen

co­ra­zón Ká­ri arri­ba a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra tra­ba­jar con dos ac­to­res de ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas pe­ro que tie­nen bri­llan­tes ca­rre­ras has­ta hoy: Brian Cox y Paul Dano. Fue una pro­duc­ción he­cha a un rit­mo dis­tin­to a sus dos an­te­rio­res tra­ba­jos, y con un re­par­to ini­cial que te­nía a Tom Waits en los pla­nes. “Un buen cora

zón es­tu­vo mu­chos años en pre­pa­ra­ción y me to­mó

tiem­po apren­der có­mo fun­cio­na­ba el sis­te­ma en Es­ta­dos Uni­dos, con to­dos los agen­tes, má­na­gers y to­do eso; así que sí, ini­cial­men­te ha­bía un re­par­to di­fe­ren­te pen­sa­do pa­ra la pe­lí­cu­la, pe­ro por dis­tin­tas ra­zo­nes no se pu­do y por suer­te ahí es­tu­vie­ron Brian Cox y Paul Dano. Es­toy fe­liz con eso, fue co­mo el re­par­to per­fec­to pa­ra la pe­lí­cu­la”, ex­pli­ca Ká­ri.

Si bien se fil­mó en Nor­tea­mé­ri­ca, la fi­nan­cia­ción fue eu­ro­pea. No fue el pre­su­pues­to de una pe­lí­cu­la holly­woo­den­se, aun­que Ká­ri men­cio­na que el di­ne­ro al mo­men­to de fil­mar siem­pre se­rá un te­ma. “El di­ne­ro es siem­pre un te­ma: si vos ha­cés una pe­lí­cu­la por 100.000 dó­la­res ne­ce­si­tás 200.000, y si ha­cés una pe­lí­cu­la por 10 mi­llo­nes de dó­la­res, vas a ne­ce­si­tar 12 mi­llo­nes. Es co­mo que siem­pre sen­tís que ne­ce­si­tás un po­co más de lo que te­nés”.

La jo­ven in­dus­tria fíl­mi­ca de Is­lan­dia - un país con po­co más de 300.000 ha­bi­tan­tes y que tu­vo un gran re­cor­te de pre­su­pues­to al ci­ne por la cri­sis de 2008- le da ma­yor sol­tu­ra a Ká­ri, ya que no sien­te el pe­so de una tra­di­ción a la cual se­guir. “Si ha­ce­mos una pe­lí­cu­la de te­rror, se­rá la pri­me­ra pe­lí­cu­la de te­rror is­lan­de­sa; si ha­ce­mos una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, se­rá la pri­me­ra pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción is­lan­de­sa. No­so­tros no es­ta­mos cons­tru­yen­do des­de lo al­to de una gran he­ren­cia, es­ta­mos aún in­ven­tan­do co­sas”. Su úl­ti­mo tra­ba­jo Co­ra­zón gi­gan­te re­to­ma la fi­gu­ra del adul­to mar­gi­nal, so­li­ta­rio, una es­pe­cie de Vir­gen a los 40 sin la cha­ba­ca­ne­ría grin­ga, con un Gun­nar Jonn­son en el pa­pel prin­ci­pal cum­plien­do a ca­ba­li­dad. Ká­ri ad­mi­ra­ba el tra­ba­jo de Jonn­son, que apa­re­cía es­po­rá­di­ca­men­te en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión is­lan­de­sa ha­ce 20 años, y siem­pre pen­só en dar­le un buen pa­pel si al­gu­na vez ha­cía una pe­lí­cu­la, co­sa que se con­cre­tó.

“Me gus­ta cuan­do ten­go ideas que no pue­do sa­car de mi ca­be­za y no me can­so de ellas, y si­go que­rien­do te­ner­las en mi pe­lí­cu­la, aun­que la idea vino a mí co­mo cin­co años an­tes”, di­ce Ká­ri so­bre su pro­ce­so crea­ti­vo. “Yo siem­pre re­co­jo frag­men­tos y pe­que­ñas ideas, co­mo un rom­pe­ca­be­zas, y des­pués ves que las pie­zas en­ca­jan y te das cuen­ta de que ahí la his­to­ria fun­cio­na”, ex­pli­ca.

Ká­ri te­nía una ban­da de rock an­tes de em­pe­zar a fil­mar. Él se en­car­ga de ha­cer la mú­si­ca de sus pe­lí­cu­las. Se­gui­dor de Truf­faut, Jar­musch, Bres­son y, so­bre to­do, de Kau­ris­mä­ki. Se­gui­rá con sus pro­pios pro­yec­tos, apos­tan­do por la in­de­pen­den­cia y el con­trol crea­ti­vo to­tal. “Pa­ra mí es im­por­tan­te es­tar en­vuel­to en el fil­me des­de la pri­me­ra idea has­ta la úl­ti­ma”

IN­TER­NET

Son cua­tro los lar­go­me­tra­jes que ha rea­li­za­do Ká­ri, el úl­ti­mo de ellos Co­ra­zón gi­gan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.