DO­CU­MEN­TA DE KASSEL UN CAM­PO ÚNI­CO PA­RA EL AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO

El Deber - Brújula - - Portada -

mo­men­to. Lo que me in­tere­sa de mi obra es hoy. Des­pués, que lo re­cuer­den. Que se trans­for­me en un mi­to re­cor­da­do, pe­ro no que la obra no exis­ta. Exis­te en la me­mo­ria y en la do­cu­men­ta­ción. Aho­ra, con el te­ma de in­ter­net y to­do eso mi obra de­be es­tar en to­das las re­des.

En oca­sio­nes us­ted afir­ma que el per­so­na­je Mar­ta Minujín es la obra. ¿Hay obra por fue­ra del cuer­po pre­sen­te? ¿Cuál se­ría el res­to lue­go de la muer­te? ¿Hay vi­da por fue­ra del ar­te?

No, yo creo que no, que el ar­te es vi­da y la vi­da es ar­te. Yo vi­vo pa­ra crear y creo pa­ra vi­vir. Es de­cir, vi­vo pa­ra tra­ba­jar y tra­ba­jo pa­ra vi­vir. Ese es el te­ma. Así que pa­ra mí nun­ca hay una vi­da fue­ra del ar­te. Sal­vo la na­tu­ra­le­za, la na­tu­ra­le­za me pa­re­ce que sí, que es co­mo otra for­ma de ar­te que ya es­ta­ba en el mun­do. Ya es­ta­ba.

Se pue­de de­cir que us­ted tu­vo dos eta­pas en las que no con­su­mía dro­gas. En sus ini­cios, y des­de ha­ce unos años cuan­do las de­jó de­fi­ni­ti­va­men­te. ¿Có­mo ve esas dos fa­ses de su obra, al co­mien­zo y al fi­nal? ¿Có­mo afec­ta­ron las dro­gas en su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca en ge­ne­ral?

Al co­mien­zo, co­mo eran to­das dro­gas psi­co­dé­li­cas, lo veo más po­si­ti­vo por­que hi­ce mu­cha obra psi­co­dé­li­ca. Pe­ro la se­gun­da vez fue muy ma­lo pa­ra mi ar­te tam­bién, por­que de­jé de tra­ba­jar co­mo por diez años. La dro­ga me con­su­mió y des­pués la de­jé to­tal­men­te, y aho­ra es­toy me­jor que nun­ca.

¿Có­mo bus­ca ge­ne­rar con su obra cir­cui­tos al­ter­na­ti­vos al mo­ne­ta­rio o un uso al­ter­na­ti­vo de las mo­ne­das? (Pen­san­do, por ejem­plo, en El pa­go de la deu­da ex­ter­na con cho­clos que hi­zo)

Pa­ra El pa­go de la deu­da ex­ter­na con cho­clos, yo pen­sé que la Ar­gen­ti­na, que fue el gra­ne­ro del mun­do du­ran­te la I y II Gue­rra Mun­dial, ya ha­bía pa­ga­do con cre­ces cual­quier deu­da que se pu­die­ra pro­du­cir, pues­to que co­mer es al­go fun­da­men­tal en las gue­rras pa­ra que la gen­te si­ga so­bre­vi­vien­do. Pe­ro pa­ra vi­vir de mi ar­te, ge­ne­ral­men­te, y ha­cer esas gran­des obras, con la ges­tión, con esas obras de ges­tión, con eso yo lo­gro se­guir vi­vien­do de mi obra, aun­que mi obra des­apa­rez­ca. Yo creo que el úni­co ar­tis­ta que ha­ce co­sas pa­re­ci­das a las que ha­go yo es Ch­ris­to, por­que gas­ta millones con la pla­ta de los otros y ha­ce esas obras mo­nu­men­ta­les, que tam­bién des­apa­re­cen.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra us­ted to­da esa épo­ca con Andy War­hol? ¿Có­mo fue pa­ra us­ted for­mar par­te de ese mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co en Nue­va York en esa épo­ca?

Fue ex­tra­or­di­na­rio y me­mo­ra­ble. Fue fan­tás­ti­co y se vi­vía en ar­te to­do el día y fue muy di­ver­ti­do por­que el ar­te pop es muy di­ver­ti­do. Fue­ron los me­jo­res años. Aho­ra es­toy más ais­la­da, tra­ba­jan­do en mi ta­ller y no en­cuen­tro co­le­gas que ten­ga el mis­mo es­pí­ri­tu que yo, pe­ro en aquel mo­men­to éra­mos to­dos pa­re­ci­dos La ex­po­si­ción Do­cu­men­ta es una de las ma­yo­res mues­tras de ar­te con­tem­po­rá­neo del mun­do, que se ce­le­bra des­de 1955 ca­da cin­co años en la ciu­dad ale­ma­na de Kassel y du­ra 100 días. Por pri­me­ra vez en su his­to­ria, Do­cu­men­ta se ce­le­bra en dos se­des, la se­gun­da es Ate­nas, ba­jo el tí­tu­lo Do­cu­men­ta 14: Apren­der de Ate­nas.

Es­ta de­ci­mo­cuar­ta edi­ción co­mien­za en abril de 2017 en Ate­nas y lue­go se inau­gu­ra el 10 de ju­nio en Kassel. De es­ta ma­ne­ra coin­ci­den, de ma­ne­ra pa­ra­le­la, un mes en am­bas ciu­da­des. La co­or­ga­ni­za­ción de la 14ª edi­ción de Do­cu­men­ta en­tre Kassel y Ate­nas es una pro­pues­ta de Adam Szym­czyk, di­rec­tor ar­tís­ti­co de la fe­ria, quien ex­pli­có que el pro­pó­si­to de di­cha de­ci­sión es “re­fle­jar la si­tua­ción ac­tual en Eu­ro­pa y po­ner de re­lie­ve las ten­sio­nes pal­pa­bles en­tre el nor­te y el sur”. Szym­czyk con­si­de­ra que la elec­ción de Gre­cia se des­mar­ca de los con­flic­tos en­tre el país me­di­te­rrá­neo y Ale­ma­nia, y que su pun­to fo­cal es su si­tua­ción geo­grá­fi­ca y la mi­gra­ción. “Lo que me in­tere­sa de Ate­nas es que se tra­ta de una me­tró­po­lis que se co­nec­ta con otras a tra­vés del mar. Li­mi­ta con Tur­quía, tie­ne una gran afluen­cia de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de Asia y Áfri­ca. Ate­nas es un por­tal o una fron­te­ra a la que lle­ga mu­cha gen­te que pue­de te­ner vi­si­bi­li­dad”, di­jo Szym­czyk.

Con es­ta ini­cia­ti­va Do­cu­men­ta aban­do­na por un año su pa­pel de per­ma­nen­te anfitriona pa­ra con­ver­tir­se en in­vi­ta­da de Ate­nas. La di­rec­ción ar­tís­ti­ca es­tá a car­go de la co­mi­sa­ria y es­cri­to­ra Ma­ri­na Fo­ki­dis, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Kunst­ha­lle At­he­na.

Las ci­fras de vi­si­tan­tes suben con­ti­nua­da­men­te des­de la pri­me­ra Do­cu­men­ta (130.000 vi­si­tan­tes) has­ta el 2002 (650.924). La úni­ca ins­ti­tu­ción com­pa­ra­ble en ta­ma­ño es la Bie­nal de Ve­ne­cia

era una es­truc­tu­ra la­be­rín­ti­ca que in­cluía un re­co­rri­do por on­ce si­tua­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.