Las mu­je­res de Mick

El Deber - Brújula - - Música - MONDO SO­NO­RO

Que un (ex) Bad Seed rin­da plei­te­sía a Ser­ge Gains­bourg es al­go que en­tra den­tro de lo ló­gi­co. Que fac­tu­re un ál­bum de ver­sio­nes del fran­cés es, cuan­to me­nos, in­tere­san­te. Que lo ha­ga dos ve­ces es sor­pren­den­te. Tres ya es al­go fue­ra de lo co­mún. Pe­ro que lo ha­ga una cuar­ta, em­pie­za a to­mar di­men­sio­nes de in­sa­na ob­se­sión. No en vano, Har­vey fue el pri­me­ro en atre­ver­se a lle­var al idio­ma de Sha­kes­pea­re el es­ti­mu­lan­te (y com­ple­jo) uni­ver­so lí­ri­co del icono fran­cés. Con In­to­xi­ca­ted Wo­men, Ha­vey da una vuel­ta de tuer­ca más a su obs­cu­ro ob­je­to de de­seo apro­pián­do­se de un to­tal de quin­ce me­lo­días de las que Gains­bourg es­cri­bió es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra vo­ces fe­me­ni­nas, en­tre otras las de Ju­liet­te Gre­co, Fran­ce Gall, Bri­git­te Bar­dot y, por su- pues­to, Ja­ne Bir­kin.

Con el pa­so de los años, Mick Har­vey si­gue afe­rra­do a esa idea idí­li­ca de Eu­ro­pa tan in­trín­se­ca a la fi­gu­ra de Gains­bourg. Na­ci­do en la le­ja­na Aus­tra­lia, Har­vey con­ti­núa ima­gi­na­do el Vie­jo Con­ti­nen­te co­mo una fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción ro­mán­ti­ca. Y aun­que cual­quier ho­me­na­je al gran Ser­ge es siem­pre bien­ve­ni­do, su fal­ta de ac­tua­li­za­ción a los tiem­pos que co­rren con­vier­te In­to­xi­ca­ted Wo­men en un anacro­nis­mo cu­rio­so, pe­ro fal­to de un au­tén­ti­co in­te­rés y, des­de lue­go, un es­ca­lón por de­ba­jo de sus dis­cos de ver­sio­nes de los no­ven­ta

La en­car­na­ción de Dios en Cris­to es con­mo­ve­do­ra sin que en ello me­die la fe. Una gran­de­za asen­ta­da, hu­ma­ni­za­da y, por ello, vul­ne­ra­ble, sin du­da ha­ce en­tra­ña­ble y pre­sen­te a ese gran ser sin nom­bre ni cuer­po. En la li­te­ra­tu­ra, esa apa­ri­ción ha pro­vo­ca­do mu­cha tin­ta y no po­cas ve­ces, so­bre to­do en la li­te­ra­tu­ra ho­mo­eró­ti­ca, se ha mi­ra­do la pa­sión en tér­mi­nos analó­gi­cos a otras pa­sio­nes más se­xua­li­za­das.

En el li­bro de Ed­gar Soliz (Co­cha­bam­ba, Pre­mio Mu­ni­ci­pal de Cul­tu­ra Ed­mun­do Ca­mar­go, 2014), es­ta en­car­na­ción pro­fa­na to­ma ma­ti­ces desafian­tes al pen­sa­mien­to, la per­cep­ción y la pa­la­bra; pues có­mo di­men­sio­nar la per­fec­ción pe­re­ce­de­ra, có­mo sen­tir to­can­te y to­ca­da la di­vi­ni­dad del Pa­dre, con qué pa­la­bras acer­car su piel a los la­bios…

Si Dios hi­zo al hom­bre a ima­gen y se­me­jan­za, un amor ho­mo­eró­ti­co de­vuel­ve una cu­rio­sa, es­pe­jean­te ima­gen que du­pli­ca el ges­to: amar no lo se­me­jan­te, sino al se­me­jan­te, que de tan­to pa­re­cer­se, pue­de aca­bar sien­do uno mis­mo. Cris­to, en el huer­to de los oli­vos, im­plo­ra a su pa­dre un sa­ber (por qué y cuán­do) y una pie­dad (apar­ta de mí es­te cá­liz); la voz poé­ti­ca, si­tua­da en el huer­to de las es­pe­ras, a su vez, so­li­ci­ta ser ale­ja­do de otras co­pas más si­len­cio­sas, enig­má­ti­cas y hu­ma­nas. Si Dios mi­ra, su­po­ne­mos, el do­lor del hi­jo don­de él mis­mo ha en­car­na­do, es­ta voz ha­ce cons­cien­te que “ha­ces de es­te huer­to el mi­se­ra­ble le­cho de la es­cri­tu­ra”. Des­de allí ini­cia una muy com­ple­ja yux­ta­po­si­ción de pla­nos en la que el Pa­dre de­vie­ne el aman­te au­sen­te, el de­seo es­po­lean­do, el des­tino des­pia­da­do, la es­cri­tu­ra del sino más ra­di­cal: ser cuer­po aguar­dan­do su con­fir­ma­ción en otro cuer­po. Se afir­ma una “dispu­ta por el cuer­po inasi­ble” que es, si­mul­tá­nea y en dis­tin­tos pla­nos, el di­vino, el ama­do y el mis­mo aman­te. La pro­me­sa se des­pla­za del pa­raí­so a la “car­ne pro­me­ti­da” y allí las co­sas se ha­cen más di­fí­ci­les de des­en­tra­ñar.

Ed­gar Soliz to­ca y pi­de to­car, a lo San­to To­más, la car­ne del pa­dre y la car­ne del ama­do.

Éd­gar Soliz to­ca y pi­de to­car la car­ne del pa­dre y la car­ne del ama­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.