Una dro­ga li­te­ra­ria

La fuer­za de to­da la obra de Ele­na Fe­rran­te, au­to­ra de la Sa­ga de las dos ami­gas, es­tá en sus si­len­cios, en lo no di­cho y en lo in­si­nua­do.Su li­te­ra­tu­ra pro­du­ce adic­ción

El Deber - Brújula - - Tintero El - CAR­LOS DECKER-MO­LI­NA PE­RIO­DIS­TA

La co­no­cí de atrás pa­ra ade­lan­te, me re­fie­ro a su li­te­ra­tu­ra. Pri­me­ro me lle­ga­ron los cua­tro to­mos en for­ma­to di­gi­tal de la Sa­ga de las dos ami­gas y fi­nal­men­te leí, en edi­cio­nes Lu­men, sus tres pri­me­ras no­ve­las, en­tre­ga­das en un so­lo vo­lu­men ti­tu­la­do Cró­ni­cas del Desamor.

¿Quién es ella? San­dra Oz­zo­la Fe­rri y San­dro Fe­rri, los edi­to­res de Edi­cio­nes E/O de Ro­ma, re­ci­bie­ron en 1991 una car­ta que pre­sen­ta­ba su pri­me­ra no­ve­la, en la que ex­pli­ca­ba que man­ten­dría su nom­bre en el ano­ni­ma­to y que no desea­ba con­ce­der en­tre­vis­tas ni ha­cer pre­sen­ta­cio­nes de sus li­bros: “Es una pe­que­ña apues­ta con­mi­go mis­mo, con mis con­vic­cio­nes. Creo que los li­bros, una vez que son es­cri­tos, no tie­nen ne­ce­si­dad de sus au­to­res. Si tie­nen al­go que de­cir, tar­de o tem­prano en­con­tra­rán lec­to­res; si no, no ten­drán lec­to­res”,

Ni si­quie­ra la in­ves­ti­ga­ción del pe­rio­dis­ta Clau­dio Gat­ti, que el pa­sa­do 2 de oc­tu­bre re­ve­ló en las pá­gi­nas del New Yor­ker Re­view of Books, que el ver­da­de­ro nom­bre de la es­cri­to­ra es Anita Ra­ja, traductora y es­po­sa del es­cri­tor Do­me­ni­co Star­to­ne, ha ce­rra­do el ca­so. Los alu­di­dos han ne­ga­do y la edi­to­rial, a tra­vés de Oz­zo­la Fe­rri, di­jo que no ha­ría co­men­ta­rios so­bre las con­clu­sio­nes de Gat­ti. “Si al­guien quie­re que la de­jen en paz, dé­jen­la en paz. No es miem­bro de la Ca­mo­rra ni es Ber­lus­co­ni, es una es­cri­to­ra y no le ha­ce da­ño a na­die”.

Pa­ra mí, en ca­li­dad de lec­tor, se­gui­rá sien­do Ele­na Fe­rran­te que, más bien, la vis­lum­bro co­mo ca­da uno de sus per­so­na­jes re­la­to­res de sus no­ve­las por mí leí­das. Es­tán es­cri­tas en pri­me­ra per­so­na.

En la pri­me­ra de to­das, El Amor mo­les­to, la re­la­to­ra es De­lia y co­mien­za, co­mo to­das sus no­ve­las, in me­dia res. Un acon­te­ci­mien­to, una ac­ción o co­mo en es­te ca­so la muer­te de su ma­dre es el tram­po­lín del re­cuer­do de su vi­da de ni­ña po­bre, hi­ja de una cos­tu­re­ra y un pin­tor de ma­la muer­te.

Es una no­ve­la lle­na de sim­bo­lis­mos de la in­ti­mi­dad fe­me­ni­na, la re­la­ción tor­men­to­sa en­tre De­lia, una cua­ren­to­na, di­bu­jan­te de có­mics, sol­te­ra, sin hi­jos y su ma­dre Ama­lia, a la que lla­ma por su nom­bre, es el desamor prin­ci­pal, pe­ro hay más.

En dos pá­rra­fos mues­tra la di­so­lu­ción fa­mi­liar cuan­do lle­ga al en­tie­rro de Ama­lia, en ta­xi, jus­to cuan­do van a ba­jar el ataúd “al hue­co de pie­dra gris”. Sus her­ma­nas la mi­ran, “in­ter­cam­bia­mos a lo su­mo al­gu­na lla­ma­da pa­ra me­dir ca­da tan­to la cre­cien­te ta­sa de ale­ja­mien­to re­cí­pro­co... Las po­cas ve­ces que nos veía­mos pre­fe­ría­mos ca­llar to­do lo que te­nía­mos que de­cir­nos”. Su obra tie­ne una par­te, no sé si im­pú­di­ca, pe­ro bru­tal­men­te ho­nes­ta, me atre­vo a sos­te­ner que na­die es­cri­be so­bre la va­gi­na, la mens­trua­ción, los tam­po­nes y los cal­zo­nes man­cha­dos de san­gre con la sin­ce­ri­dad fe­roz de Ele­na Fe­rran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.