Los es­ta­dos de Charly Gar­cía

El Deber - Brújula - - Música - MA­RIANO DEL M AZO PÁ­GI­NA 12

Yo que­ría ser fas­cis­ta, pe­ro no me fue bien/ Des­pués psi­coa­na­lis­ta, pe­ro ahí me asus­té/ La me­di­ci­na quie­re otro, otro, otro/ Que­rían a otro en mi lu­gar. (Charly Gar­cía, Otro)

Otro es el tí­tu­lo de uno de los diez te­mas de Ran­dom, el dis­co con el que Charly Gar­cía rom­pió el enig­ma en pleno fe­bre­ro, ese her­me­tis­mo que reunía en una mis­ma bol­sa, es­ta­do de sa­lud y es­ta­do ar­tís­ti­co. Son can­cio­nes nue­vas con una nue­va ico­no­gra­fía –el ich­tus, sím­bo­lo cris­tiano que re­pre­sen­ta un pez– y le­tras con la aci­dez pop de siem­pre, au­to­rre­fe­ren­cia­les has­ta la im­pie­dad. Co­mo la que en­ca­be­za es­te tex­to. Fas­cis­ta, psi­coa­na­lis­ta y me­di­ci­na son pa­la­bras re­cu­rren­tes en su obra. El ci­ne, otra om­ni­pre­sen­cia en el mun­do Charly, apa­re­ce co­mo otro ele­men­to cen­tral en Ran­dom. El mis­mo Charly

Charly no es otro. Al­gu­nos lo ima­gi­na­ron –tal vez con al­go de de­seo in­cons­cien­te– lo­bo­to­mi­za­do, pe­ro hay un fue­go que per­du­ra y que al­can­za pa­ra ilu­mi­nar o arre­ba­tar. Charly se mues­tra aquí, fa­tal­men­te, más Charly que nun­ca: lo­gró sa­lir del la­be­rin­to en el que es­ta­ba atra­pa­do –una sen­da del­ga­da en­tre el de­rra­pe fi­nal y la po­si­bi­li­dad de una is­la quí­mi­ca– por arri­ba, con rock. Ran­dom es un dis­co de rock, un muy buen dis­co de rock. El pri­me­ro de Charly en sie­te años. Si se tie­ne en cuen­ta que Kill Gil (2010) es­ta­ba lis­to des­de 2007, de­be­ría­mos ha­blar con pre­ci­sión de una dé­ca­da de se­quía. Pa­re­cía que la obra de Charly ya es­ta­ba he­cha, y que bas­ta­ba pa­ra sa­tis­fa­cer la nos­tal­gia de to­dos. Mu­chos la clau­su­ra­ron en al­gún mo­men­to de la dé­ca­da del 90. Pe­ro apa­re­ció Ran­dom co­mo si fue­ra la lla­ve ex­tra­via­da de un can­da­do y se con­vir­tió, ins­tan­tá­nea­men­te, en un ar­te-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.