Matilde Ca­sa­zo­la, tan­to que nos da

Matilde Ca­sa­zo­la ha ga­na­do con su­fi­cien­tes mé­ri­tos el Pre­mio Na­cio­nal de Cul­tu­ra, re­co­no­ci­mien­to que otor­ga el Es­ta­do a per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das en el ám­bi­to cul­tu­ral

El Deber - Brújula - - El - MA­RIO CASTRO PE­RIO­DIS­TA

La poe­ta y com­po­si­to­ra, en una ge­nui­na en­tre­ga de amor a la poe­sía y a los can­ta­res con­ver­ti­dos en mú­si­ca, hi­zo en am­bos te­rri­to­rios del ar­te tras­cen­den­tes apor­tes. En ca­da poe­ma o en sus can­cio­nes es­tu­vo re­fle­ja­da una pro­fun­da sen­si­bi­li­dad. Es­cu­dri­ñó iné­di­tos rin­co­nes de su al­ma y se apro­xi­mó conmovida al ser hu­mano. De su en­torno fí­si­co y de sus sue­ños ex­tra­jo pai­sa­jes que nos lle­va­ron a ver lo su­bli­me que sub­ya­ce en el con­tex­to de reali­da­des nues­tras.

Muy tem­prano, cuan­do con­ta­ba só­lo con 11 años, se des­cu­brió la ve­na poé­ti­ca de Matilde, al otor­gár­se­le una dis­tin­ción especial en los Jue­gos Flo­ra­les de su ciu­dad na­tal, Su­cre, en 1954. No más tar­de afir­mó su in­cli­na­ción es­tu­dian­do en la Es­cue­la Na­cio­nal de Maes­tros, den­tro de la es­pe­cia­li­dad de mú­si­ca. En cuan­to a poe­sía pu­bli­có 12 poe­ma­rios, al prin­ci­pio con es­fuer­zo pro­pio. Su pri­mer li­bro Los ojos abier­tos se lan­zó a la luz pú­bli­ca en 1967, des­pués mu­chas editoriales se in­tere­sa­ron en edi­tar la obra de Matilde Ca­sa­zo­la, por el re­co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­li­za­do que su­po ga­nar. Por ejem­plo, son re­co­no­ci­dos sus li­bros de poe­mas Es­tam­pas, me­di­ta­cio­nes, cán­ti­cos, Las ca­te­dra­les sub­te­rrá­neas y Can­cio­nes del co­ra­zón pa­ra la vi­da.

Sus com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les se abrie­ron ca­mino go­zan­do de la pre­fe­ren­cia po­pu­lar ha­bien­do gra­ba­do nue­ve dis­cos y mu­chas pie­zas de ese gé­ne­ro: Co­mo un fue­gui­to, De re­gre­so y Tan­to te amé las di­vul­gó ella mis­ma y es­tán en el re­per­to­rio de ca­li­fi­ca­dos in­tér­pre­tes.

Aho­ra, el 20 de di­ciem­bre del año que aca­ba­mos de de­jar, se su­ma al elo­gio y los aplau­sos a la sin­gu­lar au­to­ra, el Pre­mio Na­cio­nal de Cul­tu­ra 2016. Y es per­ti­nen­te des­ta­car que jun­to a ese pre­mio se dis­cier­ne tam­bién el Pre­mio Na­cio­nal a la Ges­tión Cul­tu­ral" Gun­nar Mendoza, en ho­me­na­je a la me­mo­ria del ilus­tre es­cri­tor e in­ves­ti­ga­dor po­to­sino, cu­yo le­ga­do de pre­ser­va­ción se guar­da hoy en el Archivo Na­cio­nal de Bolivia, en Su­cre.

Es­te ga­lar­dón, ins­ti­tui­do en 1998, es des­ti­na­do a los pro­mo­to­res cul­tu­ra­les y es re­co­no­ci­mien­to del Es­ta­do a las per­so­na­li­da­des que han con­tri­bui­do al fo­men­to y desa­rro­llo de la cul­tu­ra na­cio­nal. Tu­ve el ho­nor de re­ci­bir es­te ga­lar­dón el año 2005. En es­ta ges­tión la dis­tin­gui­da fue la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Vuel­ve Sebastiana. Kes­pi par­ti­ci­pó en el ro­da­je del do­cu­men­tal, cuan­do era una ni­ña de 10 años. El fil­me, ga­na­dor de va­rios cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les, mues­tra la si­tua­ción del pue­blo Uru Chi­pa­ya. La cin­ta fue di­ri­gi­da por el no­ta­ble ci­neas­ta Jor­ge Ruiz con un guión del pres­ti­gia­do hom­bre de la co­mu­ni­ca­ción, Luis Ra­mi­ro Beltrán.

Re­to­man­do el acier­to de dar­le a Matilde Ca­sa­zo­la el Pre­mio Na­cio­nal de Cul­tu­ra 2016, re­cor­da­mos que se la ha ga­lar­do­na­do, por sus mé­ri­tos, en dis­tin­tas oca­sio­nes. En re­la­ción con sus lo­gros, co­mo los li­bros de sus poe­mas o las gra­ba­cio­nes de sus com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les, la en­tre­vis­té en una oca­sión. Di­cha con­ver­sa­ción fue in­clui­da en uno de mis li­bros Lo que el vien­to no se lle­vó. A pro­pó­si­to de la en­tre­ga del pre­mio, con­si­de­ro opor­tuno re­me­mo­rar un frag­men­to de di­cha en­tre­vis­ta.

Re­cuer­do que pre­gun­té si la vi­gen­cia de la poe­sía per­ma­ne­ce­ría, a pe­sar de es­tar in­mer­sos en un mun­do de tec­no­lo­gía que nos ab­sor­be. En­ton­ces, Matilde res­pon­dió: "Creo que la poe­sía es­tá y es­ta­rá siem­pre vi­gen­te por­que for­ma par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y los se­res hu­ma­nos va­mos a li­be­rar­nos o sal­var­nos de las cons­tan­tes tram­pas que no­so­tros sa­be­mos crear pa­ra per­der­nos, co­mo la tec­no­lo­gía, pe­ro exis­ten otros ca­na­les tam­bién nuestros que nos sal­van, el ar­te y en es­te ca­so la poe­sía”/PS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.