Una no­ve­la so­bre amis­tad

Tan po­ca vida, de Han­ya Ya­na­giha­ra, na­rra la vida de cua­tro amigos a tra­vés de los años. Una con­mo­ve­do­ra his­to­ria de ca­si 1.000 pá­gi­nas

El Deber - Brújula - - Anaqueles - EN­RI­QUE DE HERIZ WWW.ELPERIODICO.COM

Tan po­ca vida, de Han­ya Ya­na­giha­ra (Los Án­ge­les, 1975), fue la gran re­ve­la­ción de la na­rra­ti­va es­ta­dou­ni­den­se en 2015: fi­na­lis­ta de to­dos los pre­mios, ca­be­za de lis­ta de to­da la prensa, tu­vo in­clu­so vio­len­tos de­trac­to­res que mul­ti­pli­ca­ron el es­truen­do.

El arran­que nos pro­po­ne se­guir el desa­rro­llo de la amis­tad, a lo lar­go de ca­si tres dé­ca­das, de cua­tro hom­bres que coin­ci­die­ron por azar, en la uni­ver­si­dad: Mal­com, ar­qui­tec­to con pre­ten­sio­nes ar­tís­ti­cas; Wi­llem, que pron­to pa­sa­rá de ca­ma­re­ro a ac­tor de pri­me­rí­si­ma fi­la; Ju­de, abo­ga­do que tam­bién al­can­za pron­to el éxi­to pro­fe­sio­nal; JB, ar­tis­ta que pin­ta cua­dros ba­sa­dos en re­tra­tos fo­to­grá­fi­cos de sus tres amigos. Es­ta­mos en Nue­va York y los per­so­na­jes usan mó­vi­les, pe­ro la his­to­ria pa­re­ce trans­cu­rrir en una es­pe­cie de bur­bu­ja ca­ren­te de con­cre­cio­nes tem­po­ra­les y geo­grá­fi­cas.

Tan­to el tono co­mo el rum­bo apa­ren­te de la no­ve­la cam­bian cuan­do des­cu­bri­mos que Ju­de se au­to­las­ti­ma con fre­cuen­cia y, po­co después, sa­be­mos que ese com­por­ta­mien­to tie­ne su ori­gen en los mal­tra­tos su­fri­dos en la in­fan­cia. A par­tir de ahí, JB y Mal­com se des­di­bu­jan, Wi­llem per­ma­ne­ce co­mo com­par­sa y Ju­de ac­ce­de a un pri­mer plano del que se ne­ga­rá a des­apa­re­cer. La no­ve­la avan­za a par­tir de en­ton­ces por me­dio de flash­backs que nos van re­ve­lan­do los se­cre­tos te­rri­bles de su pa­sa­do. No po­der nom­brar aquí esos se­cre­tos di­fi­cul­ta so­lo en par­te el comentario. De pron­to, de­ja­mos de ha­blar de amis­tad y cre­ci­mien­to, de am­bi­cio­nes y lo­gros, y nos cen­tra­mos en los abu­sos o, me­jor di­cho, en sus dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias. El tex­to bus­ca su ex­ce­len­cia co­mo tra­ta­do so­bre el do­lor; con­tie­ne pá­rra­fos, pá­gi­nas en­te­ras, que in­da­gan en ese as­pec­to y, le­jos de pro­vo­car la pre­vi­si­ble re­pul­sión, lo­gran fas­ci­nar al lec­tor y vis­lum­brar in­clu­so la be­lle­za en la abe­rra­ción.

Los lo­gros se im­po­nen a cier­tas im­per­fec­cio­nes que no po­de­mos de­jar de men­cio­nar. In­clu­so sus prin­ci­pa­les de­fen­so­res se vie­ron obli­ga­dos a se­ña­lar erro­res gra­ma­ti­ca­les de cier­to ca­li­bre y, so­bre to­do, al­gu­nos de­ta­lles que res­tan ve­ro­si­mi­li­tud a la his­to­ria: pa­re­ce im­po­si­ble que Ju­de so­lo en­con­tra­ra en su in­fan­cia se­res ab­so­lu­ta­men­te ab­yec­tos, sin ex­cep­ción de nin­gu­na cla­se; y que, en la edad adul­ta, vi­va só­lo ro­dea­do de se­res an­ge­li­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.