De­pe­che Mo­de

El Deber - Brújula - - Música - MONDO SONORO

De­cir que lo nue­vo de los bri­tá­ni­cos De­pe­che Mo­de se en­cuen­tra en­tre lo me­jor de su dis­co­gra­fía es al­go con lo que cual­quier co­no­ce­dor me­dio de la ban­da no es­ta­ría de acuer­do. No obs­tan­te, su de­ci­mo­cuar­to lar­go es­tá le­jos de ser un ál­bum me­dio­cre o por de­ba­jo de sus tra­ba­jos más re­cien­tes. Si hay al­go que se lee en­tre las lí­neas de es­te Spi­rit es que por pri­me­ra vez en años, y de ma­ne­ra más evi­den­te, asis­ti­mos una vuel­ta a la esen­cia de sus gran­des hits, si­tuán­do­nos fren­te a unos De­pe­che Mo­de que ope­ran a me­dio ca­mino en­tre la zo­na de con­fort y la de­man­da.

Los de Es­sex vuel­ven a apos­tar una vez más por me­lo­días hip­nó­ti­cas, pai­sa­jes som­bríos y pro­duc­cio­nes re­ga­das de sin­te­ti­za­do­res ochen­tas que re­cuer­dan la ha­bi­li­dad de Mar­tin Go­re pa­ra la cons­truc­ción de es­pa­cios gé­li­dos y enig­má­ti­cos, en es­pe­cial en cor­tes co­mo Co­ver me o You mo­ve. Un con­tex­to que se crece con letras que tra­tan a me­nu­do te­mas co­mo la de­cep­ción en las re­la­cio­nes – co­mo en la noc­tur­na y blue­se­ra Poi­son heart–, el has­tío y la pro­pa­ga­ción del na­cio­na­lis­mo en Eu­ro­pa, he­cho al que se re­fie­re Da­ve Gahan en le­tra de la po­lí­ti­ca Whe­re’s the re­vo­lu­tion.

Aun­que no es la pri­me­ra vez que los De­pe­che in­tro­du­cen es­tos te­mas en sus letras, po­de­mos de­cir que es­te es su dis­co más po­lí­ti­co.

El he­cho de que un poe­ta sea bre­ve no ne­ce­sa­ria­men­te res­pon­de a un asun­to de tem­po­ra­li­da­des. En es­te ca­so, la pa­la­bra del poe­ta ta­ri­je­ño pa­re­ce de­mo­rar­se en el ins­tan­te en que con­tem­pla al­go. Fre­cuen­te­men­te se tra­ta de un ges­to, un mo­vi­mien­to, un ras­go don­de se su­gie­re a to­do un per­so­na­je, etc.

La des­crip­ción, pe­ro tam­bién la sim­bo­lo­gía de la es­ce­na, ha­cen que la na­tu­ra­le­za apa­rez­ca más co­mo se­ñal que co­mo es­ce­na­rio o esen­cia; es de­cir, no es un can­to a lo na­tu­ral ma­ni­fes­ta­do, sino la puesta en es­ce­na de un oí­do aten­to a lo que di­cha se­ñal pue­de su­ge­rir al sen­ti­do, tan­to per­cep­tual co­mo de sig­ni­fi­ca­ción. Así, el re­gis­tro de esos te­nues sig­nos apun­ta a re­te­ner al­go del ins­tan­te que pa­sa co­mo una ilu­mi­na­ción, un su­su­rro ape­nas me­mo­ra­ble, una na­da que pa­sa.

En es­ta poe­sía se equi­li­bran la cer­te­za de una fe que mi­ra con bon­dad asis­tien­do a lo hu­mano y la fie­re­za de un tiem­po li­mi­ta­da­men­te his­tó­ri­co y hu­mano que más bien dis­tien­de esa po­si­bi­li­dad, esa luz, dis­per­sán­do­la co­mo la­ten­cia de ser más que co­mo ver­da­de­ra ple­ni­tud.

Si de bre­ve­dad se tra­ta, la fi­lia­ción con Ávi­la Ji­mé­nez, su­ge­ri­da en el es­tu­dio y en la crí­ti­ca, y con Fer­nan­do Ros­so, aña­do yo, es evi­den­te. Poe­tas que tra­ba­jan con la su­ti­le­za de los sig­nos, con el par­pa­deo que los re­gis­tra y con la se­cuen­cia del ver­so y de la mano que, inú­til­men­te, in­ten­ta re­te­ner el pa­so del tiem­po o el pa­so del poe­ma mis­mo.

Lla­ma la aten­ción fi­jar­se en ras­gos for­ma­les de es­ta es­cri­tu­ra, más allá de la evi­den­te bre­ve­dad. Por ejem­plo, los ver­sos siem­pre in­te­rrum­pi­dos, ca­si una o un par de pa­la­bras en ca­da lí­nea. ¿Qué res­pi­ra­ción así se cor­ta? No pa­re­ce obe­de­cer es­te ras­go ni a un fe­nó­meno res­pi­ra­to­rio y por tan­to rít­mi­co, ni a una vi­sión del ver­so.

Tal vez, a una flui­dez de río o de bri­sa que obli­gue a de­mo­rar­nos en poe­mas que ape­nas pa­san y cu­yo rá­pi­do vue­lo nos exi­ge un es­fuer­zo de aten­ción, de mo­ro­si­dad, de­te­ni­dos en ca­da pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.