Acer­ca de ges­tión cul­tu­ral

La ani­ma­ción so­cio­cul­tu­ral y la ges­tión cul­tu­ral sue­len y de­ben ir de la mano en aras de cons­truir ciu­da­da­nía a tra­vés de la cul­tu­ra, pe­ro no son lo mis­mo.

El Deber - Brújula - - El - PAU­LA LÓ­PEZ MO­RENO ES­PE­CIA­LIS­TA EN MAR­KE­TING CUL­TU­RAL

El per­fil pro­fe­sio­nal del ges­tor cul­tu­ral –y aquí en­tién­da­se pro­fe­sio­nal co­mo al­guien que ejer­ce un tra­ba­jo de ma­ne­ra efi­cien­te y cua­li­fi­ca­da, re­ci­bien­do re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca por ello– no es ni va a ser un in­ven­to o una fa­bri­ca­ción hi­po­té­ti­ca, ba­sa­da en ra­zo­na­mien­tos co­yun­tu­ra­les, co­mo tam­po­co lo es el con­cep­to de ges­tión cul­tu­ral, del cual de­ri­va di­cho per­fil pro­fe­sio­nal.

En es­tos úl­ti­mos dos años se ha pues­to de mo­da en nues­tro me­dio el tér­mino ‘ges­tor cul­tu­ral.’ To­das las personas que or­ga­ni­zan even­tos o ac­cio­nes que in­vo­lu­cran o tie­nen co­mo pro­ta­go­nis­ta a la cul­tu­ra son lla­ma­dos ges­to­res cul­tu­ra­les. Es un error co­mún, so­bre to­do cuan­do, en el me­dio, muy po­ca gen­te ha es­cu­cha­do ha­blar de la Ani­ma­ción So­cio­cul­tu­ral. Pe­ro, in­sis­to, es un error.

Víctor Ven­to­sa Pérez, pre­si­den­te de la Red Ibe­roa­me­ri­ca­na de Ani­ma­ción So­cio­cul­tu­ral (RIA), ilus­tra de ma­ne­ra muy grá­fi­ca el meo­llo de es­te error cuan­do di­ce que “la ges­tión y la ani­ma­ción son dos ori­llas de un mis­mo to­rren­te”. Son pues dos pa­ra­dig­mas di­fe­ren­tes, aun­que com­ple­men­ta­rios, pa­ra abor­dar el ma­ne­jo de la cul­tu­ra: La de­mo­cra­cia cul­tu­ral (ori­gi­na­da en Fran­cia) y la de­mo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra (ori­gi­na­da en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes).

La ani­ma­ción so­cio­cul­tu­ral lo abor­da des­de el pa­ra­dig­ma de la de­mo­cra­cia cul­tu­ral, que ve la cul­tu­ra co­mo una prác­ti­ca so­cial vi­va y en cons­tan­te cons­truc­ción, por lo que cen­tra su ac­cio­nar en los pro­ce­sos y en la participación ac­ti­va del ciu­da­dano en es­tos pro­ce­sos (de crea­ción y ac­ción cul­tu­ral); en­tien­de la cul­tu­ra co­mo un ins­tru­men­to de po­der; es abier­ta y par­ti­ci­pa­ti­va y, por lo ge­ne­ral, uti­li­za es­pa­cios co­mu­ni­ta­rios. Bus­ca, a par­tir de es­tas ac­cio­nes y me­dian­te la participación ac­ti­va de la gen­te, con­tri­buir a la cohe­sión so­cial y con­cien­ciar a la ciu­da­da­nía so­bre al­go es­pe­cí­fi­co (te­mas de in­te­rés e im­por­tan­cia pa­ra la co­mu­ni­dad) a tra­vés de la or­ga­ni­za­ción de, por ejem­plo, cam­pa­ñas par­ti­ci­pa­ti­vas: cam­pa­ña con­tra la vio­len­cia, con­tra la dis­cri­mi­na­ción, etc.

La ges­tión cul­tu­ral lo abor­da des­de el pa­ra­dig­ma de la de­mo­cra­ti­za­ción de la cul­tu­ra, que ve la cul­tu­ra –más es­pe­cí­fi­ca­men­te aque­lla que Vidal Be­ney­to lla­ma ‘cul­tu­ra cul­ti­va­da’ o ‘al­ta cul­tu­ra’– co­mo un bien co­mún que de­be es­tar al al­can­ce de to­dos; en­tien­de la cul­tu­ra co­mo un ins­tru­men­to de co­no­ci­mien­to; se cen­tra en: re­sul­ta­dos, efi­ca­cia y efi­cien­cia; uti­li­za, ma­yor­men­te, es­pa­cios cul­tu­ra­les es­pe­cia­li­za­dos (ga­le­rías, mu­seos, tea­tros o sa­las de con­cier­tos) y es ins­tru­men­to de ges­tión en las in­dus­trias cul­tu­ra­les y crea­ti­vas (in­dus­tria editorial, es­cue­las de ar­te, com­pa­ñías de tea­tro, etc.). Bus­ca, a tra­vés del uso de he­rra­mien­tas me­to­do­ló­gi­cas y por me­dio de la di­fu­sión y promoción de los pro­duc­tos y ser­vi­cios ge­ne­ra­dos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.