La­ti­noa­me­ri­ca­nos en el Mal­ba

Hay en el Mu­seo de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano de Bue­nos Ai­res una re­vo­lu­ción de la sen­si­bi­li­dad, no me­nos pro­fun­da que la del ar­te com­pro­me­ti­do, y pue­de que más du­ra­de­ra.

El Deber - Brújula - - El - EDMUNDO PAZ SOLDÁN ES­CRI­TOR

Ver­boa­mé­ri­ca, la ex­po­si­ción mon­ta­da en el Mal­ba de Bue­nos Ai­res pa­ra re­or­ga­ni­zar su co­lec­ción per­ma­nen­te, no es na­da mo­des­ta: los cu­ra­do­res, An­drea Giun­ta y An­drés Pérez Ru­bio, pres­cin­den del tí­pi­co re­co­rri­do cro­no­ló­gi­co de una ex­po­si­ción (se bus­ca “con­tem­po­ri­zar el pa­sa­do”), y des­aco­plan el ar­te la­ti­noa­me­ri­cano de las de­fi­ni­cio­nes que sue­len en­mar­car­lo en de­fen­sa de un glo­sa­rio pro­pio de la re­gión: en vez de ha­blar de su­rrea­lis­mo o van­guar­dia, hay que ha­blar de an­tro­po­fa­gia (Os­wald de An­dra­de) o uni­ver­sa­lis­mo cons­truc­ti­vo (Joa­quín To­rres Gar­cía). Aun­que los tér­mi­nos que pro­po­nen no son nue­vos, el cam­bio de én­fa­sis po­dría per­mi­tir la cons­truc­ción de una his­to­ria del ar­te la­ti­noa­me­ri­cano que no de­pen­die­ra tan­to de con­cep­tos no na­ci­dos en la re­gión (ta­rea al­go utó­pi­ca: después de to­do, mu­chos ar­tis­tas con­ci­bie­ron su obra en Pa­rís y Nue­va York).

Hay mu­chas puer­tas de en­tra­da a Ver­boa­mé­ri­ca; yo ele­gí la más po­lí­ti­ca, a par­tir de las fo­to­gra­fías del chi­leno Al­fre­do Jaar (1956) que com­po­nen su ce­le­bra­da se­rie Gold in the mor­ning (1986). En sus fo­tos de los mi­ne­ros de la mi­na de oro a cie­lo abier­to en Sie­rra Pe­la­da (Brasil), Jaar for­ma par­te del tron­co prin­ci­pal del ar­te y la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­nos del si­glo XX, el com­pro­me­ti­do, cu­ya mi­sión es de­nun­ciar abu­sos y hu­ma­ni­zar a los mar­gi­na­dos: el ar­tis­ta da voz, co­mo di­ce Jaar, a los que “es­tán si­len­cia­dos”. Hay mo­men­tos en que esa bús­que­da se ha vis­to cues­tio­na­da: a fi­nes del si­glo XX, la li­te­ra­tu­ra tes­ti­mo­nial ve­nía a de­cir­le a los es­cri­to­res que los sub­al­ter­nos te­nían voz y no ne­ce­si­ta­ban de ar­tis­tas que le­gi­ti­ma­ran sus pro­yec­tos ha­blan­do por ellos. Pe­se a esas crí­ti­cas y a la apa­ri­ción de ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas y es­cri­to­res más iró­ni­cos, más dis­tan­cia­dos, Jaar y otros asu­men el ries­go y si­guen cre­yen­do en un ar­te que bus­ca no so­lo dar cuen­ta de un es­ta­do de co­sas sino cam­biar­lo.

Pie­za cen­tral de la re­la­ción en­tre el ar­tis­ta com­pro­me­ti­do y su ar­te es el Es­ta­do la­ti­noa­me­ri­cano (o su au­sen­cia). En la se­rie Re­for­ma agra­ria (1968-1973), del pe­ruano Je­sús Ruiz Du­rand (1940), re­cien­te­men­te ad­qui­ri­da por el Mal­ba, el ar­tis­ta desa­rro­lla su ‘pop acho­ra­do’, con in­fluen­cias de War­hol y Lichs­tens­tein, al ser­vi­cio del go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio de Ve­laz­co Al­va­ra­do. Los afi­ches crea­dos por Ruiz Du­rand a par­tir de la téc- ni­ca de la his­to­rie­ta de­fien­den la re­for­ma agra­ria y ci­tan al pre­si­den­te pe­ruano a la vez que mues­tran las con­tra­dic­cio­nes del pro­yec­to: un afi­che le pi­de a la mu­jer “es­tar pre­sen­te for­man­do un ho­gar re­vo­lu­cio­na­rio” (por lo vis­to, ser re­vo­lu­cio­na­rio en la ca­lle no im­pli­ca ser­lo en el ho­gar y las re­la­cio­nes de gé­ne­ro).

A par­tir del mis­mo uso de ma­te­ria­les rús­ti­cos y una co­ne­xión con lo na­cio­nal-po­pu­lar de Ruiz Du­rand, el Ta­ller Po­pu­lar de Se­ri­gra­fía, ac­ti­vo en la Ar­gen­ti­na a par­tir de la caí­da de De la Rúa a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da –y del cual hay una bue­na se­lec­ción en el mu­seo--, tra­ba­jó con slo­gans po­ten­tes, fra­ses e imá­ge­nes sim­pli­ca­das que co­nec­ta­ban el ar­te con la lu­cha po­lí­ti­ca (“Bruck­man es de los tra­ba­ja­do­res”, la mano le­van­ta­da) y di­fun­dió sus téc­ni­cas en las asam­bleas de barrio; a di­fe­ren­cia de Ruiz Du­rand, sin em­bar­go, el ta­ller se be­ne­fi­cia de una suer­te de va­cío es­ta­tal en esos años.

En Ruiz Du­rand y el Ta­ller Po­pu­lar es­tá pre­sen­te la lu­cha ex­plí­ci­ta por el po­der sim­bó­li­co. Pe­ro a ve­ces el cam­bio so­cial y po­lí­ti­co es mis­te­rio­so y se abre pa­so por vías sub­te­rrá­neas. Pen­sé en eso al ver el Ícono (1945), de Re­me­dios Va­ro (1908-1963), en el mu­seo: un pai­sa­je ex­tra­ño, una to­rre abier­ta, un cie­lo es­tre­lla­do que re­mi­ten a es­ta­dos mís­ti­cos, al de­li­rio de la ima­gi­na­ción. Hay ahí una re­vo­lu­ción de la sen­si­bi­li­dad, no me­nos pro­fun­da que la del ar­te com­pro­me­ti­do, y pue­de que más du­ra­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.