His­to­ria­dor y un dies­tro cro­nis­ta

El Deber - Brújula - - Portada -

Es­te nue­vo li­bro de Ro­bert Brock­mann po­ne en evi­den­cia una vez más su mi­nu­cio­sa mi­ra­da de his­to­ria­dor pe­ro que re­ve­la, co­mo en nin­guno de sus li­bros pre­ce­den­tes, su des­tre­za de cro­nis­ta, de na­rra­dor...

...Los ha­llaz­gos de es­te li­bro son mu­chos: la amis­tad de Busch con Hos­child, su de­ci­sión ina­mo­vi­ble de re­ci­bir a los mi­gran­tes ju­díos (to­tal­men­te a con­tra­co­rrien­te de to­do y de to­dos)y, al mis­mo tiem­po, sus co­que­teos con el na­zis­mo. Ro­bert Brock­mann lo­gra dar vi­da a un per­so­na­je in­men­so, mas no se en­go­lo­si­na con él, no lo adu­la. Al con­tra­rio, su aus­te­ri­dad lo ha­ce más vi­si­ble, más im­po­nen­te.

In­clu­so si uno tu­vie­ra la du­da (ra­zo­na­ble) de que a Busch lo ase­si­na­ron sus enemi­gos, no im­por­ta­ría por­que da tan­to pla­cer es­te li­bro que pue­de el lec­tor po­ner en­tre pa­rén­te­sis sus creen­cias y apren­der de él. No hay fa­na­tis­mo en es­tas pá­gi­nas, hay cu­rio­si­dad, hay ri­gor, pe­ro tam­bién una gran pa­sión. Ade­más es­tá la sub­his­to­ria, el país que fui­mos y que nos ex­pli­ca nues­tras mar­cas de na­ci­mien­to que per­ma­ne­cen co­mo fó­si­les vi­vos”

Ma­ge­la Bau­doin

(Frag­men­to del tex­to de la con­tra­ta­pa de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.