El ma­tó... vol­vió

El Deber - Brújula - - Música - RO­LLING STO­NE

El te­so­ro, Des­truc­ción, El mun­do ex­tra­ño... Pa­re­cen tí­tu­los pa­ra un có­mic apo­ca­líp­ti­co, pe­ro son can­cio­nes de amor, rup­tu­ra, ce­los, trai­ción y so­le­dad.

Ex­ca­li­bur, por ejem­plo, es una ba­la­da mí­ni­ma, de po­co más de un mi­nu­to, que so­lo re­pi­te: "¿Por qué tu­vis­te que de­cir­me eso?". De esa cla­se de es­pa­das ha­bla El Ma­tó a un Po­li­cía Mo­to­ri­za­do en La sín­te­sis O'Ko­nor, su ter­cer lar­ga du­ra­ción en más de una dé­ca­da.

Co­mo La dinastía Scor­pio (2012), La sín­te­sis O'Ko­nor re­pre­sen­ta un sal­to. Un sal­to de ca­li­dad de au­dio (la gra­ba­ción fue en los es­tu­dios So­nic Ranch, en Te­xas, nue­va­men­te con la co­pro­duc­ción de Eduar­do Ber­ga­llo; la ban­da nun­ca so­nó tan di­rec­ta y cris­ta­li­na) y tam­bién una apues­ta más am­plia en la re­la­ción del quin­te­to con el mun­do ex­te­rior. En es­te dis­co me­ló­di­co, ver­sá­til y mo­derno, El Ma­tó de­ja atrás la pan- ta­lla del in­die y le ha­bla de igual a igual al rock na­cio­nal que sue­na en las ra­dios.

No hay per­so­na­jes pin­to­res­cos, ni es­ce­na­rios ins­pi­ra­dos en ci­ne cla­se B. No hay ami­gos pie­dra, chi­cas ru­te­ras, muer­tos vi­vos ni ama­zo­nas que se ad­mi­ran a la dis­tan­cia. Acá hay un na­rra­dor de­ma­sia­do involucrado en las historias que cuenta, y ca­si to­das son tris­tes, aun­que hay una lu­mi­no­si­dad do­ra­da que atra­vie­sa las can­cio­nes. Pe­ro esa es so­lo una par­te, y no la más sus­tan­cial, de es­te re­lan­za­mien­to de El Ma­tó.

AJa­vier Ma­rías no le gus­ta Glo­ria Fuer­tes. Co­mo no le gus­ta Glo­ria Fuer­tes, y tam­po­co que gus­te, ha de­nun­cia­do la "cam­pa­ña or­ques­ta­da" du­ran­te el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, en la que se reivin­di­ca a Fuer­tes co­mo "una gran­dí­si­ma poe­ta a la que de­be­mos to­mar muy en se­rio". Ma­rías ad­ju­di­ca es­ta "cam­pa­ña" a "una co­rrien­te fe­mi­nis­ta" que glo­ri­fi­ca -nun­ca me­jor di­cho- a las mu­je­res por su se­xo y no por su tra­ba­jo, apor­tan­do un lis­ta­do de es­cri­to­ras "lle­nas de in­te­li­gen­cia y ta­len­to" -y vi­da eter­na: to­das mu­rie­ron ya-, a las que sí me­re­ce la pe­na leer, dis­fru­tar y elo­giar.

La au­to­ra de Acon­se­jo be­ber hi­lo es­cri­be en las an­tí­po­das sim­bó­li­cas y ar­tís­ti­cas de Ma­rías. Cuan­do Fuer­tes cuenta Pa­rís no se fi­ja en la be­lle­za del Se­na, sino en los hom­bres de la ca­lle que "co­men pan mo­ja­do" jun­to al río y "fu­man, fu­man mu­cho". En ese poe­ma -Men­di­gos en el Se­na, de 1955-, Fuer­tes re­tra­ta a unos per­so­na­jes des­hu­ma­ni­za­dos, sin iden­ti­dad ni ideo­lo­gía ”ni si­quie­ra tie­nen ideas de iz­quier­das"pe­ro en cu­yos ver­sos fi­na­les irrum­pe el asom­bro: "Lle­ga­mos a lo más sor­pren­den­te,/ tam­bién hay men­di­gas". con pe­so es­pe­cí­fi­co en el desa­rro­llo del su­je­to poé­ti­co.

Fuer­tes cons­tru­yó su obra des­de la con­cien­cia de ser mu­jer, les­bia­na y po­bre; des­de la vo­lun­tad de dig­ni­fi­car y ele­var el len­gua­je co­ti­diano. De for­ma­ción au­to­di­dac­ta, se de­cla­ra­ba "es­ta­ja­no­vis­ta del ver­so": a diario es­cri­bía dos o tres poe­mas. Su obra es tan in­abar­ca­ble -la edi­to­rial To­rre­mo­zas se en­fren­ta des­de ha­ce va­rias dé­ca­das al re­to de pu­bli­car, de ma­ne­ra exen­ta, to­da su obra pa­ra adul­tos- co­mo irre­gu­lar. En un mis­mo li­bro con­vi­ven poe­mas ex­ce­len­tes, en los que cho­can el dis­cur­so amargo y la dic­ción lu­mi­no­sa, con bre­ví­si­mas ocu­rren­cias ba­sa­das -no es po­co- en el jue­go de pa­la­bras. Por su­pues­to, de Fuer­tes se ci­tan ver­sos son­ro­jan­tes: tan­tos co­mo los de mu­chos maes­tros en apa­rien­cia in­du­da­bles.

Me hu­bie­ra gus­ta­do co­no­cer al­gún ar­gu­men­to que sus­ten­ta­ra la opi­nión de Ma­rías so­bre Fuer­tes. ¿Por qué le pa­re­ce so­bre­va­lo­ra­da? Des­po­jan­do su opi­nión de con­si­de­ra­cio­nes li­te­ra­rias, Ma­rías anu­la la es­cri­tu­ra de Fuer­tes y la re­du­ce a su se­xo: no se ha­bla de su obra, por­que no exis­te. (Pu­bli­ca­do ori­gi­nal­men­te en www.dia­rio­de­je­rez.es).

“La au­to­ra es­cri­be en las an­tí­po­das sim­bó­li­cas y ar­tís­ti­cas de Ma­rías”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.