En las tie­rras de Lo­ve­craf

No es ca­sua­li­dad que tan­tas no­ve­las re­cien­tes se ani­men a re­es­cri­bir su obra. de Matt Ruff es la que más le­jos lle­ga en su in­ten­to por ha­cre­lo

El Deber - Brújula - - Del - ED­MUN­DO PAZ SOL­DÁN ES­CRI­TOR

La obra de H. P. Lo­ve­craft cap­tu­ra per­fec­ta­men­te el mo­men­to cul­tu­ral de los Es­ta­dos Uni­dos hoy y es más re­le­van­te que nun­ca: su ho­rror cós­mi­co es­tá co­nec­ta­do a su creen­cia en la su­pre­ma­cía blan­ca y su re­cha­zo vio­len­to a la mez­cla ra­cial. No es ca­sua­li­dad que tan­tas no­ve­las re­cien­tes se ani­men a re­es­cri­bir su obra: es­tán The Ba­llad of Black Tom, de Victor La­va­lle; The Night Ocean, de Paul La Far­ge; y Lo­ve­craft Country, de Matt Ruff. La no­ve­la de Ruff es la que más le­jos lle­ga en su in­ten­to por re­es­cri­bir a Lo­ve­craft y ex­pli­ci­tar el ra­cis­mo del gran es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano de fic­ción weird (pron­to ha­brá una adap­ta­ción de HBO, a car­go de Jor­dan Pee­le, el di­rec­tor de la ce­le­bra­da ¡Hu­ye!).

La re­ce­ta de Ruff es ge­nial: uti­li­zar los tro­pos desa­rro­lla­dos por Lo­ve­craft en sus fic­cio­nes –las man­sio­nes se­cre­tas, los li­bros má­gi­cos, los por­ta­les a otro mun­do, la lu­cha con­tra fuer­zas des­co­no­ci­das— y com­bi­nar­los con una bue­na do­sis de his­to­ria cul­tu­ral, ex­plo­ran­do la si­tua­ción de los ne­gros en el país; aña­dir­le a eso un to­que de hu­mor y es­ce­nas sa­ca­das del pulp más glo­rio­so. La por­ta­da de la no­ve­la tie­ne una fra­se lla­ma­ti­va: “Los de­mo­nios de los Es­ta­dos Uni­dos, re­ve­la­dos!” Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, esos de­mo­nios eran las le­yes de Jim Crow, que, una vez abo­li­do el ra­cis­mo des­pués de la gue­rra ci­vil, im­pu­sie­ron la se­gre­ga­ción en el sur de los Es­ta­dos Uni­dos. El pri­mer re­la­to de Ruff –Lo­ve­craft Country es­tá cons­trui­do en ba­se a re­la­tos au­tó­no­mos en los que apa­re­cen los mis­mos per­so­na­jes­cap­tu­ra per­fec­ta­men­te ese ho­rror: a prin­ci­pios de la dé­ca­da del 50, At­ti­cus Tur­ner via­ja de la Flo­ri­da rum­bo al nor­te en bus­ca de su pa­dre, y lo ha­ce si­guien­do las ins­truc­cio­nes de la Sa­fe Ne­gro Tra­vel Gui­de –ba­sa­da en la real The Ne­gro Mo­to­rist Green Book, que, pu­bli­ca­da por su tío, indica qué ho­te­les y res­tau­ran­tes acep­tan a ne­gros.

Ruff mues­tra que el ho­rror pa­ra un con­duc­tor ne­gro no son tan­to los mons­truos en man­sio­nes gó­ti­cas aban­do­na­das sino los po­li­cías que lo de­tie­nen pa­ra in­te­rro­gar­lo con cual­quier ex­cu­sa, re­vi­sar sus per­te­nen­cias (un ho­rror que si­gue vi­gen­te) e in­sul­tar­lo: “¿cien­cia fic­ción?”, se sor­pren­de uno al ver no­ve­las de Ray Brad­bury y Edgar Ri­ce Bu­rroughs en el ma­le­te­ro; “a tu tío le gus­tan las prin­ce­sas, ¿no?” Ruff tam­bién mues­tra que, aun­que el nor­te pe­leó con­tra la es­cla­vi­tud, fue un lu­gar fér­til pa­ra el ra­cis­mo: At­ti­cus se di­ri­ge a New En­gland –una re­gión que in­clu­ye a es­ta­dos co­mo Mas­sa­chus­sets y Con­nec­ti­cut y es co­no­ci­da co­mo el “te­rri­to­rio de Lo­ve­craft”-,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.