El Ada Ma­dri­na

Ada de Va­ca no fue so­la­men­te la in­fal­ta­ble com­pa­ñe­ra y ma­dre, ella lo­gró, que mi­les de mu­je­res fue­ran pro­ta­go­nis­tas de la crea­ción y del sus­ten­to de sus ho­ga­res

El Deber - Brújula - - Del - OS­CAR SERRATE

Adi­ta de Va­ca es aho­ra in­mor­tal. En reali­dad, ella siem­pre ha si­do in­mor­tal. De la es­tir­pe de aque­llas per­so­nas que no le te­men a la muer­te, pues sa­ben que es­ta es ape­nas un hi­to en la vi­da de las per­so­nas, no el pun­to fi­nal, sino una tran­si­ción a un es­ta­dio su­pe­rior, oja­lá in­fi­ni­to.

Se me vie­nen a la men­te tres cla­ses de in­mor­ta­li­dad: la téc­ni­ca, la ar­tís­ti­ca y la es­pi­ri­tual. La in­mor­ta­li­dad téc­ni­ca o tec­no­ló­gi­ca es aque­lla que la hu­ma­ni­dad ha bus­ca­do a lo lar­go de la his­to­ria, cons­tru­yen­do de­fen­sas pa­ra su cuer­po y pa­ra sus tri­bus o ciu­da­des, le­van­tan­do ba­rre­ras con­tra vi­rus o in­va­so­res, crean­do va­cu­nas o lu­chan­do con­tra las pes­tes, in­ven­tan­do re­me­dios y mé­to­dos de pre­ven­ción. Des­de los tiem­pos de mis abue­los, di­cen, que la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer se ha du­pli­ca­do. Y diz­qué, en los la­bo­ra­to­rios de la bio­tec­no­lo­gía, ya se co­men­ta que aún en es­te si­glo, se po­drá du­pli­car otra vez, y ha­brán per­so­nas que vi­van has­ta los 150 años. Cla­ro que son im­por­tan­tes los avan­ces de la cien­cia, pe­ro ni el más utó­pi­co se ani­ma­ría a pre­de­cir que de­ten­drá el de­te­rio­ro del cuer­po o su inevi­ta­ble desen­la­ce.

La in­mor­ta­li­dad ar­tís­ti­ca es ha­ri­na de otro cos­tal. Des­de que el ser hu­mano co­men­zó a pin­tar las pa­re­des de las ca­ver­nas, y has­ta el ci­ne en 3D o más allá, el ar­te dio vi­da ex­tra a los crea­do­res de sím­bo­los ex­ter­nos que pro­rro­ga­ban, en mu­chos ca­sos in­de­fi­ni­da­men­te, su vi­da in­ter­na. Na­die po­ne en du­da que Van Gogh es in­mor­tal, que Beet­ho­ven es in­mor­tal, o que Gar­cía Már­quez vi­vi­rá pa­ra siem­pre. Qué es un artista, sino aquel que quie­re de­jar un le­ga­do de men­sa­jes pa­ra la pos­te­ri­dad. En sus di­ver­sos for­ma­tos, li­te­ra­rios, vi­sua­les, pic­tó­ri­cos, mu­si­ca­les, los gran­des ar­tis­tas son aque­llos que no pa­sa­rán. Lor­gio Va­ca no pa­sa­rá, sus pin­tu­ras y mu­ra­les aho­ra ya son eter­nos. Los acor­des de Pi­raí Va­ca per­sis­ti­rán por siem­pre en la acús­ti­ca de nues­tros sen­ti­mien­tos y los de las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. ca­da por su fe en la equi­dad, Adi­ta fue te­jien­do vi­das, dán­do­le luz y co­lor al tra­ba­jo del cam­po, y las crea­cio­nes de sus “ahi­ja­das” fue­ron lle­nan­do nues­tras ca­sas, ofi­ci­nas y las vi­tri­nas del in­te­rior y del ex­te­rior. Aho­ra no hay na­die que no se hu­bie­ra re­cos­ta­do en una ha­ma­ca con los co­lo­res de Adi­ta y de los pue­blos in­dí­ge­nas que lo­gró unir en un so­lo pro­pó­si­to de dig­ni­dad. Ellos y ellas son aho­ra nues­tros tra­jes tí­pi­cos, nues­tras dan­zas re­gio­na­les. Son los con­cier­tos de nues­tra mú­si­ca y el cen­tro de nues­tra iden­ti­dad. Ada de Va­ca no fue so­la­men­te la in­fal­ta­ble com­pa­ñe­ra y ma­dre de gran­des ar­tis­tas, ella lo­gró, con hu­mil­dad, que mi­les de mu­je­res fue­ran pro­ta­go­nis­tas de la crea­ción y del sus­ten­to de sus ho­ga­res. Adi­ta lle­vó el cam­po a la ciu­dad, y lle­vó la ciu­dad al cam­po. Ella fue el ha­da ma­dri­na que reali­zó el mi­la­gro cul­tu­ral más ex­tra­or­di­na­rio de la his­to­ria bo­li­via­na.

Y eso me trae a la in­mor­ta­li­dad es­pi­ri­tual. El más in­mor­tal de los in­mor­ta­les, el Maes­tro Re­su­ci­ta­do, ya nos se­ña­ló el ca­mino: “lo que hi­cis­teis por uno de mis pe­que­ñi­tos, a mí lo hi­cis­teis”. Ada So­to­ma­yor de Va­ca, en su vi­da te­rre­nal, lo­gró hil­va­nar co­mo cuen­tas de si­ra­ri, a un gi­gan­tes­co co­llar de al­mas pe­que­ñas que se hi­cie­ron gran­des. Hoy lo de­be es­tar lu­cien­do, co­mo in­vi­ta­da es­pe­cial del ban­que­te eterno. O sea, no le di­ga­mos adiós, di­gá­mos­le un “has­ta pron­to, Adi­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.