Lei­la Gue­rrie­ro

Lei­la Gue­rrie­ro sa­be que el len­gua­je no es ino­cen­te, que las me­tá­fo­ras es­tán car­ga­das de in­for­ma­ción, que na­die se ha­ce es­cri­tor le­yen­do pe­rió­di­cos, que la his­to­ria que per­si­gue un pe­rio­dis­ta de­be de­fen­der­la con el co­ra­zón y que la me­jor for­ma de es­tar ah

El Deber - Brújula - - Portada - RO­BER­TO NA­VIA EL DE­BER

To­do eso lo sa­be es­ta cronista ar­gen­ti­na due­ña de las he­rra­mien­tas ma­yo­res del len­gua­je y que ha he­cho de esa ca­rac­te­rís­ti­ca el ins­tru­men­to pa­ra in­mor­ta­li­zar las his­to­rias que es­ta­ban guar­da­das en la en­tre­te­la de al­gún ser hu­mano. Lei­la ha es­ta­do en ju­nio en San­ta Cruz, traí­da por la Fun­da­ción Pedro y Ro­sa y EL DE­BER, por tres días, y se ha en­tre­ga­do sin mez­quin­da- des pa­ra ha­blar de lo que le en­can­ta ha­cer: pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo de no fic­ción. Así, con su voz de ar­te­sa­na de la pa­la­bra, ha ido sa­can­do de su som­bre­ro de ma­ga de la reali­dad, sus tes­ti­mo­nios y sus re­la­tos ora­les, sus tex­tos es­cri­tos y lo que se de­be y no ha­cer pa­ra que el lec­tor no mi­re de pal­co el tex­to que tie­ne an­te sus ojos, sino, que llo­re y que can­te, que se ría a car­ca­ja­das o que sien­ta el olor a tie­rra mo­ja­da del bos­que o el sa­bor de la muer­te que se eter­ni­zó en la ro­pa de al­guien que ya no es­tá en es­te mun­do.

Lei­la di­ce las co­sas de fren­te y las di­ce bien. Di­ce, por ejem­plo, que no tie­ne una cuen­ta en Fa­ce­book ni en Twit­ter. No las tie­ne por­que sien­te que le dis­trae­rían y por­que no le ve nin­gu­na apli­ca­ción útil. “No ten­go na­da pa­ra de­cir más de lo que ya di­go”.

Es­ta es Lei­la, la que tam­bién elo­gió el pre­mio no­bel de li­te­ra­tu­ra Ma­rio Var­gas Llo­sa por su li­bro Plano

Ame­ri­cano: “Los per­fi­les bio­grá­fi­cos que di­bu­ja Lei­la Gue­rrie­ro de­mues­tran que el pe­rio­dis­mo pue­de ser una

No ten­go el ta­len­to de la no­ti­cia, no pue­do de­cir que sea un ta­len­to que sien­to en fal­ta por­que me gus­ta lo que ha­go

de las be­llas ar­tes y pro­du­cir obras de va­lía, sin re­nun­ciar a su obli­ga­ción pri­mor­dial, que es in­for­mar”.

Con tre­men­do pi­ro­po no ha sen­ti­do que ca­mi­na por el pe­des­tal del Olim­po. Lei­la no tie­ne la sen­sa­ción de que ya es­tá, de que lle­gó a al­gu­na par­te. Lo que sí sien­te es que es­to re­cién em­pie­za, por­que a Lei­la el abur­gue­sa­mien­to le da es­pan­to.

¿Tie­nes cuen­ta de Twit­ter o de ‘Fa­ce’?

No. Es co­mo una fuen­te de dis­trac­ción bas­tan­te pa­té­ti­ca. En lo per­so­nal, no le veo nin­gún ti­po de apli­ca­ción útil. Pe­rio­dís­ti­ca, pue­de ser, de pron­to, si quie­ro con­tac­tar con al­guien. No ten­go pa­ra de­cir más de lo que ya di­go. No sé dón­de es­ta­ba tan­ta he­mo­rra­gia co­mu­ni­ca­cio­nal guar­da­da has­ta que apa­re­cie­ron esas co­sas y los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. Se di­ce más de lo ne­ce­sa­rio.

Me dis­per­san mu­cho esas co­sas. Cuan­do ten­go tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble soy bas­tan­te, qui­zá, adic­ta a eso. Me gus­ta la tec­no­lo­gía y me ha­go rá­pi­da­men­te adic­ta. El Twit­ter y el Fa­ce­book no me gus­tan, no me

in­tere­san, el What­sApp qui­zá pue­de ser una he­rra­mien­ta in­tere­san­te, pe­ro me re­sul­ta in­va­si­vo. Me pa­re­ce bien que la gen­te las use.

¿Por qué de­ci­des apos­tar por la no fic­ción?

Por­que soy una per­so­na pri­vi­le­gia­da que pue­de vi­vir de lo que le gus­ta ha­cer, por­que ten­go la vo­ca­ción del pe­rio­dis­mo de la no fic­ción, co­mo otros tie­nen la de la abo­ga­cía, la car­pin­te­ría, o el ser ca­ma­ró­gra­fo. Por una cues­tión de vo­ca­ción lo ha­go.

Sos de esas pe­rio­dis­tas que, co­mo ya lo di­jo al­guien, le gus­ta lle­gar tar­de, o des­pués, a los he­chos, cuan­do to­dos los pe­rio­dis­tas de co­yun­tu­ra ya se han ido.

Sí, creo que co­mo to­das las co­sas que uno ha­ce, hay una su­ma de al­gu­na ha­bi­li­dad que uno tie­ne con mu­chas im­po­si­bi­li­da­des mez­cla­das. Quie­ro de­cir, con to­do es­to, que el ti­po de pe­rio­dis­mo que ha­go, y que ha­ce mu­cha gen­te, tie­ne que ver con que a lo me­jor hay una cier­ta ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer esos re­la­tos un po­co más re­po­sa­dos.

Soy una per­so­na que le cues­ta en­ten­der lo que quie­re de­cir bus­car el fo­co. Ne­ce­si­to tiem­po, me de­mo­ro mu­cho en lle­gar a un te­rri­to­rio y en­ten­der lo que es­toy que­rien­do con­tar. Me pa­re­ce que el pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo que ha­go tam­bién es el re­sul­ta­do de esas im­po­si­bi­li­da­des. No ten­go el ta­len­to de la no­ti­cia, no pue­do de­cir que sea un ta­len­to que sien­to en fal­ta por­que me gus­ta lo que ha­go, pe­ro re­co­noz­co que for­ma par­te de mis im­po­si­bi­li­da­des. Las ve­ces en que he te­ni­do que ha­cer, lo he he­cho, más que una no­ti­cia, una co­lum­na de opi­nión, por ejem­plo, pa­ra El País cuan­do mu­rió Vi­de­la, el dic­ta­dor ar­gen­tino, o cuan­do al ar­zo­bis­po de Buenos Aires, Ber­go­glio, lo nom­bra­ron pa­pa, o cuan­do ha­bía he­cho un per­fil de Ni­ca­nor Pa­rra pa­ra Ba­be­lia y tres días an­tes le die­ron el Cer­van­tes: sa­lir vo­lan­do, es­cri­bir rá­pi­do 10.000 ca­rac­te­res en ese mis­mo día pa­ra la sec­ción de cul­tu­ra del dia­rio, que sa­lía an­tes que Ba­be­lia. Me dio ata­que de adre­na­li­na y pa­rá­li­sis. Yo creo que si vi­vie­ra en ese es­ta­do, mo­ri­ría de un pa­ro car­dia­co fá­cil­men­te. Ha­ce fal­ta ra­pi­dez. A mí me in­tere­sa tam­bién te­ner una mi­ra­da que no sea la más ram­plo­na ni ob­via, me de­mo­ro mu­cho y en una no­ti­cia no po­dés es­pe­rar.

¿ Có­mo lo con­si­gues en un tiem­po en que se di­ce que no se lee? ¿ La gen­te lee tex­tos lar­gos?

Yo creo que los lec­to­res de las cró­ni­cas son los mis­mos de siem­pre, pe­ro me pa­re­ce que la web se mos­tró co­mo un es­pa­cio don­de se pue­de leer. Ahí te­nés An­fi- bia, en la que se pu­bli­can tex­tos muy lar­gos y la gen­te los lee. La web es un lu­gar pa­ra leer tex­tos lar­gos, no es so­lo pa­ra no­ti­cias cor­ti­tas. A mí, el for­ma­to, la pla­ta­for­ma, no me preo­cu­pa, sé que los pe­rió­di­cos no son el es­pa­cio na­tu­ral pa­ra eso. Esos tex­tos es­tán bus­can­do el es­pa­cio en edi­to­ria­les, en los li­bros. Me pa­re­ce que siem­pre fue­ron tex­tos no ma­si­vos, así co­mo cier­ta cla­se de li­te­ra­tu­ra de fic­ción o la poe­sía no son ma­si­vas y tie­nen sus lec­to­res. La cró­ni­ca, de al­gu­na for­ma, com­par­te esos es­pa­cios pe­que­ños, más de ni­cho, di­ga­mos, tie­ne una par­te de los lec­to­res que son los mis­mos pe­rio­dis­tas, gen­te que quie­re ha­cer es­to, que lo lee bus­can­do un po­co el des­an­dar, ver có­mo hi­zo el tru­qui­to ese pe­rio­dis­ta que a uno le gus­ta. El dia­rio no es el es­pa­cio pa­ra pu­bli­car 40.000 ca­rac­te­res to­dos los días, sí que­rría que los tex­tos es­tén me­jor es­cri­tos, con más vue­los na­rra­ti­vos, que me emo­cio­na­ran, pe­ro eso no quie­re de­cir que tie­nen que ser tex­tos lar­guí­si­mos.

¿Qué cam­bió de ti des­de aquel día en que de­jas­te un tex­to tu­yo en Pá­gi­na 12 de Buenos Aires, y que por pri­me­ra vez pu­bli­ca­bas al­go y lo ha­cías en la con­tra­ta­pa?

El tex­to se lla­ma­ba Ru­ta ce­ro o Ki­ló­me­tro ce­ro, sa­lió en la con­tra­ta­pa de Pá­gi­na 12. Fue en el arran­que de los años 90.

Es una pre­gun­ta pa­ra la que no pue­do te­ner una res­pues­ta cla­ra. Me pa­re­ce que es co­mo pre­ten­der se­guir los ras­tros del pa­so del tiem­po en tu ca­ra y en el cuer­po. Uno no ve tan­to los cam­bios. Me pa­re­ce que eso lo ven los de­más. Uno siem­pre se sien­te pa­re­ci­do, me­jor o peor. Pe­ro, yo lo que sí creo, y es al­go que me preo­cu­pa y en lo que pien­so, es que uno nun­ca pue­de te­ner la sen­sa­ción de de­cir: “Ya es­tá, lle­gué a al­gu­na par­te”. Yo ten­go siem­pre la sen­sa­ción de que es­to re­cién em­pie­za.

Me gus­tó, una vez, cuan­do en­tre­vis­té al es­cri­tor Ri­car­do Pi­glia, que no lo co­no­cía per­so­nal­men­te y que ad­mi­ra­ba mu­cho. En ese mo­men­to era co­mo en­tre­vis­tar a un pró­cer. Le pre­gun­té có­mo es pu­bli­car un li­bro, cuá­les son las ex­pec­ta­ti­vas, so­bre qué va a pa­sar cuan­do ese li­bro exis­ta en el mun­do. Me mi­ró y me di­jo que ca­da vez es la pri­me­ra vez, que pue­de ser la de­ba­cle, el mo­men­to en que te ri­fas­te to­da tu ca­rre­ra, que ani­qui­le lo que hi­cis­te bien has­ta ese mo­men­to.

Yo ten­go muy en cuen­ta esa si­tua­ción, que se pue­de pro­du­cir el desas­tre, que ha­yas per­di­do la ca­pa­ci­dad de na­rrar, ese creo que es el gran fantasma de to­dos los que escriben, que la gen­te se abu­rra.

Siem­pre ten­go en cuen­ta eso, en pen­sar que no he lle­ga­do a nin­gu­na par­te, que es­to re­cién em­pie­za, que ca­da vez que uno ha­ce al­go en pú­bli­co in­ten­ta es­tar a la al­tu­ra de lo que uno hi­zo, y tra­tar de ir me­jo­ran­do.

¿Se pue­de per­der la ca­pa­ci­dad na­rra­ti­va?

Creo que a to­dos nos pa­sa, el leer a al­gún au­tor que nos gus­ta mu­cho o ver una pe­lí­cu­la y dar­nos cuen­ta de que es­tán pa­san­do por un mo­men­to me­nor, ba­jo de crea­ti­vi­dad. No creo que se pue­da per­der esa ca­pa­ci­dad, pe­ro hay po­cos ca­sos en los que esa cur­va (de crea­ti­vi­dad) sube y sube. Siem­pre hay mo­men­tos ba­jos, no creo que al­guien con mu­cho ta­len­to pue­da te­ner al­tos y ba­jos, sino que quie­re ser mu­cho más que bueno: ge­nial. Son ti­pos fue­ra de nor­ma. Hay di­rec­to­res de ci­ne, co­mo Woody Allen, del que no po­de­mos de­cir que sea ge­nial to­do el tiem­po, y, sin em­bar-

“El dia­rio no es el es­pa­cio pa­ra pu­bli­car 40.000 ca­rac­te­res to­dos los días, sí que­rría que los tex­tos es­tén me­jor es­cri­tos, con más vue­los na­rra­ti­vos” Creo que a to­dos nos pa­sa, el leer a al­gún au­tor que nos gus­ta mu­cho, o ver una pe­lí­cu­la, y dar­nos cuen­ta de que es­tán pa­san­do por un mo­men­to me­nor

go, uno si­gue yen­do a ver­lo. Y no quie­re de­cir que sean me­dio­cres.

¿Có­mo eli­ges tus his­to­rias?, por ejem­plo, có­mo lle­gas­te has­ta el per­so­na­je de tu li­bro Una his­to­ria sen­ci­lla?

Esa his­to­ria me lle­gó a tra­vés del dia­rio, que ha­bía un fes­ti­val de ma­lam­bo en un pue­bli­to que se lla­ma­ba La­bor­de: Los atle­tas del ma­lam­bo e pre­pa­ran pa­ra com­pe­tir. Me lla­mó mu­cho las ca­rac­te­rís­ti­cas de ese fes­ti­val. Guar­dé el re­cor­te y fui co­mo dos o tres años des­pués. Mi idea era con­tar una cró­ni­ca pa­ra una re­vis­ta y ter­mi­né con­tan­do so­bre la his­to­ria de Rodolfo, un bai­la­rín, que cuan­do lo vi bai­lar me vol­ví lo­ca. Me pa­re­ce que en ca­da mo­men­to las co­sas te van lla­man­do

JOR­GE GU­TIÉ­RREZ

La cronista ar­gen­ti­na con­cen­tró la aten­ción del pú­bli­co en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro in­vi­ta­da por la Fun­da­ción Pedro y Ro­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.