CÓ­MO SE SIEN­TE CON LA PA­LA­BRA LEI­LA HA­CE JUS­TI­CIA A LA VI­TA­LI­DAD DE LA ES­CRI­TU­RA

El Deber - Brújula - - News - Es­te tex­to de Lei­la Gue­rrie­ro fue pu­bli­ca­do en la re­vis­ta El Mal Pen­san­te)

Sa­lía co­rrer y vol­ví pen­san­do en la pa­la­bra la pa­la­bra. La he es­cu­cha­do en sim­po­sios, se­mi­na­rios, en­tre­gas de pre­mios, con­gre­sos, to­dos si­tios re­ple­tos de es­cri­to­res, edi­to­res, pe­rio­dis­tas, o sea, gen­te re­la­cio­na­da, de una ma­ne­ra o de otra, con la es­cri­tu­ra, con sus di­fi­cul­ta­des, sus en­ca­bri­ta mi en tos, sus epi­fa­nías, sus la­cios pra­dos de pas­tu­ra cuan­do to­do sa­le bien y sus tor­men­tas solar es cuan­do na­da se aco­mo­da. En esos si­tios, an­tes o des­pués, al- gui en siem­pre sube al es­tra­do y ha­bla de es­to que ha­ce­mos– es­cri­bir– y di­ce, por ejem­plo ,“el ma­ra­vi­llo­so mun­do del apa­la­bra ”. O“us­te­des, que se en­tre­ga n por com­ple­to ala pa­la­bra ”. O“el reino del apa­la­bra ”. O “no­so­tros, de vo­tos del apa­la­bra ”. O“fu­lano, que ar­dió y vi­vió en el mun­do inigua­la­ble y má­gi­co del apa­la­bra ”. Y yo me sien­to pé­si­mo–me sien­to pé­si­mo, de he­cho, es­cri­bien­do es­to –, por­que no po­cas ve­ces la per­so­na que di­ce co­sas co­mo

esas es una per­so­na a quien ad­mi­ro, de quien he apren­di­do y sigo apren­dien­do co­sas, a quien res­pe­to. Pe­ro, cuan­do es­cu­cho la pa­la­bra la pa­la­bra, me di­go :“Ay ”, y sien­to lo mis­mo que sien­to cuan­do los po­lí­ti­cos di­cen“el pue­blo ”, o “la gen­te ”, o pro­nun­cian fra­ses co­mo“los destinos de nues­tra na­ción ”: des áni­mo, aba­ti­mien­to sin fin .(

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.