Gil Imaná:

El Deber - Brújula - - Portada - ADHEMAR MAN­JÓN EL DE­BER

Gil Imaná Ga­rrón, sen­ta­do en su vie­ja si­lla Luis XV, a los 84 años ha per­di­do ca­si com­ple­ta­men­te la vi­sión, pe­ro no se equi­vo­ca nun­ca al se­ña­lar dón­de es­tán co­lo­ca­dos los ob­je­tos ar­tís­ti­cos que ro­dean su ca­sa, des­de una pin­tu­ra co­lo­nial de au­tor anó­ni­mo que mues­tra a Jo­sé, María y Je­sús, has­ta pe­que­ñas pie­zas ta­lla­das que él y su es­po­sa, Inés Cór­do­va, fue­ron reunien­do du­ran­te to­da su vida. Ade­más de má­qui­nas de co­ser de di­fe­ren­tes épo­cas, can­de­le­ros y va­si­jas que a am­bos les gus­ta­ba co­lec­cio­nar.

So­bre la me­sa de su li­ving hay dos es­cul­tu­ras de Ma­ri­na Núñez del Pra­do (fa­lle­ci­da en 1955), una de sus gran­des ami­gas, a quien Imaná con­si­de­ra la ar­tis­ta más im­por­tan­te de Bo­li­via y es­pe­ra que ella pron­to ten­ga un mu­seo digno de su le­ga­do, co­mo el que tie­ne en Li­ma (Pe­rú). “Du­ran­te 32 años co­la­bo­ré con Ma­ri­na y ella en agra­de­ci­mien­to me nom­bró pre­si­den­te vi­ta­li­cio de la fun­da­ción que lle­va su nom­bre”, cuen­ta Imaná.

En una de las pa­re­des, jun­to a las gra­das, hay una pin­tu­ra su­rrea­lis­ta de Ben­ja­mín Men­do­za y Amor Flo­res, ar­tis­ta bo­li­viano que el 27 de no­viem­bre de 1970 in­ten­tó ma­tar al pa­pa Pau­lo VI apu­ña­lán­do­lo con una da­ga cuan­do reali­zó una vi­si­ta a Ya­kar­ta (In­do­ne­sia).

Tam­bién hay cua­dros de En­ri­que Ar­nal y una es­cul­tu­ra de Ted Ca­rras­co.

Más allá, en una re­pi­sa, un tor­so de ma­de­ra de su ami­go cru­ce­ño Mar­ce­lo Callaú. “Ten­go dos obras de Mar­ce­lo, una de su pri­me­ra ex­po­si­ción, y otra de su úl­ti­ma mues­tra”, ex­pli­ca Gil.

Amigos cru­ce­ños

De Santa Cruz re­cuer­da una ex­po­si­ción im­por­tan­te que tu­vo en 1964. Pre­gun­ta por su otro ami­go, Ti­to Ku­ra­mot­to, y tam­bién men­cio­na lo mu­cho que le sor­pren­dió la úl­ti­ma vez que es­tu­vo en Santa Cruz y no­tó el gran desa­rro­llo que ha te­ni­do en com­pa­ra­ción con los años 60.

Con otro ar­tis­ta cru­ce­ño, Lor­gio Va­ca, son los úni­cos so­bre­vi­vien­tes de lo que fue el grupo An­teo, que tam­bién lo con­for­ma­ron Jor­ge Imaná (her­mano de Gil, fa­lle­ci­do en 2014) y Wál­ter So­lón Ro­me­ro (fa­lle­ci­do en 1999), a co­mien­zos de los años 50, en la ciu­dad de Su­cre.

“Con Gil Imaná me une una es­tre­cha y lar­ga amis­tad y un ca­ri­ño en­tre am­bos. Ha si­do pa­ra mí es­pe­cial­men­te formativa la eta­pa que vi­vi­mos en Su­cre con el grupo An­teo y con otros amigos que ve­nían de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, co­mo la li­te­ra­tu­ra. Eso le dio al grupo una vi­sión im­por­tan­te en las ar­tes y en la his­to­ria na­cio­nal”, re­cuer­da Lor­gio Va­ca.

Am­bos ar­tis­tas se en­con­tra­ron en Ve­ne­zue­la a fi­na­les de los 50 y jun­to con Re­gu­lo Pérez, que vi­vía en el país ca­ri­be­ño, fun­da­ron la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Los An­des y die­ron cla­ses ahí du­ran­te tres años. Lue­go Imaná y Va­ca re­tor­na­ron a Bo­li­via.

“Hu­bo la pro­pues­ta de vol­ver a en­se­ñar en la Es­cue­la de Ar­tes Za­ca­rías Be­na­vi­des, de Su­cre, y no lo pen­sé. No me im­por­tó lo que me ofre­cían de suel­do, que no era mu­cho. Lo que yo que­ría era en­se­ñar, for­mar más ar­tis­tas”, re­cuer­da. Lo po­co que ga­na­ba lo gas­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.