Una no­che de con­tras­tes y de es­pa­cio pa­ra to­dos los gé­ne­ros

Den­tro del ven­da­val tro­pi­cal y ur­bano, la can­ción Despacito con­fir­ma que es el pro­duc­to del año de la mú­si­ca la­ti­na y Re­si­den­te ha­ce alar­de de su es­ta­tus de can­tau­tor in­dó­mi­to

El Deber - Chic - - ESCENAS - MAR­CE­LO SUÁ­REZ R. TEX­TO AFP Y REUTERS. FO­TOS

La ce­re­mo­nia de los XVIII Grammy La­ti­nos, que se lle­vó a ca­bo el jue­ves en el MGM Grand Are­na de Las Ve­gas, se­rá me­mo­ra­ble por va­rias co­sas. Una de las prin­ci­pa­les tie­ne que ver con la can­ción que en 2017 ha so­na­do has­ta de­ba­jo de las pie­dras. Despacito, la crea­ción de Luis Fon­si, in­ter­pre­ta­da jun­to con Daddy Yan­kee, se al­zó con cua­tro gra­mó­fo­nos y con­fir­mó que es el fe­nó­meno mu­si­cal del año.

“¡Que vi­va la mú­si­ca en es­pa­ñol!”, fue el gri­to del puer­to­rri­que­ño, que co­ro­nó una gran no­che con el pre­mio a la can­ción del año pa­ra Despacito y que, cu­rio­sa­men­te, ha­bía pro­me­ti­do "una ver­sión in­creí­ble" de la pie­za pa­ra dar por con­clui­da la ga­la. Sin em­bar­go, la ac­tua­ción, que es­tu­vo acom­pa­ña­da por Víc­tor Ma­nue­lle, Bom­ba Es­té­reo y Di­plo, no es­tu­vo muy afi­na­da y los arre­glos ter­mi­na­ron ju­gán­do­le en con­tra.

Una no­che ex­cep­cio­nal

Ac­tua­cio­nes me­mo­ra­bles, ra­ros pei­na­dos nue­vos y una at­mós­fe­ra de que­bran­to por los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos luc­tuo­sos ocu­rri­dos en el con­ti­nen­te fue­ron al­gu­nas de las par­ti­cu­la­ri­da­des que se vi­vie­ron en la ce­re­mo­nia.

Des­de el tributo a Puer­to Ri­co de Re­si­den­te con Hi­jos del ca­ña­ve­ral y una es­pec­ta­cu­lar pues­ta en es­ce­na has­ta la so­ber­bia in­ter­pre­ta­ción de Amá­rra­me, de la chi­le­na Mon La­fer­te, el es­ce­na­rio tu­vo ac­tua­cio­nes de lu­jo. Des­ta­ca­ble tam­bién el show de J Bal­vin, que lu­cien­do su ca­be­llo ama­ri­llo, hi­zo le­van­tar al pú­bli­co con Si tu no­vio te de­ja so­la y Mi gen­te, acom­pa­ña­do de Bad Bunny, French Mon­ta­na y Ste­ve Ao­ki.

Pa­ra el ol­vi­do que­da la pre­sen­cia de Ma­lu­ma y su ver­sión de Fe­li­ces los 4, con un en­sam­ble cer­cano a una pro­pues­ta acús­ti­ca con vio­li­nes y che­los que na­die en­ten­dió pa­ra qué es­ta­ban ahí.

Un pre­mio que es co­mo un ho­me­na­je a una gran ca­rre­ra fue el Grammy al dis­co del año a Sal­sa big band, del pa­na­me­ño Ru­bén Bla­des. Su ami­go Re­né Pé­rez (Re­si­den­te), fiel a su ver­bo­rrea per­tur­ba­do­ra, hi­zo una crí­ti­ca de la cul­tu­ra de lo vi­ral y no se guar­dó na­da: “Me pa­re­ce obs­ceno que al­guien que tie­ne un mi­llón de se­gui­do­res por­que en­se­ñó las bo­las es más re­le­van­te que al­guien con 5.000 se­gui­do­res que es­tá di­cien­do co­sas im­por­tan­tes”.

A pe­sar del ven­da­val tro­pi­cal y ur­bano, hu­bo lu­gar pa­ra el rock (La no­che, de Ca­la­ma­ro) y pro­pues­tas pop in­no­va­do­ras, co­mo Mis pla­nes son amar­te, de Jua­nes.

Acom­pa­ña­do por Víc­tor Ma­nue­lle, Bom­ba Es­té­reo y Di­plo, Luis Fon­si can­tó una ver­sión acús­ti­ca de Despacito que no con­ven­ció

Re­si­den­te, el ex Ca­lle 13, vol­vió a es­tre­llar­se con­tra las mo­das y lo su­per­fi­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.