Luhan Or­tiz, SIEM­PRE DE­LAN­TE DE LA MO­DA

In­fluen­cer. A sus 25 años ya tie­ne pres­ti­gio en el com­pe­ti­ti­vo mun­do del ves­tua­rio. Es trans­gre­sor, cree que la ro­pa de­be dar fe­li­ci­dad, que el hom­bre tie­ne que ol­vi­dar­se de las eti­que­tas, ves­tir más au­daz­men­te y no re­pri­mir­se con los co­lo­res.

El Deber - Chic - - PORTADA - RO­BIN PEREDO. TEX­TO KE­VIN ALE­MÁN. FO­TÓ­GRA­FO

Es gra­dua­do en In­ge­nie­ría Co­mer­cial, tie­ne 25 años, tra­ba­ja en mar­ke­ting y so­bre to­do es un apa­sio­na­do por la mo­da y es un mi­li­tan­te de la es­té­ti­ca.

Luhan Or­tiz nun­ca pa­sa­ría des­aper­ci­bio por va­rios as­pec­tos. Aun­que vis­te de ma­ne­ra ca­sual, se no­ta en él ar­mo­nía en las pren­das que usa y di­ce que le gus­ta es­tar có­mo­do con su ro­pa.

Tam­bién po­see un cuer­po que pa­re­ce es­cul­pi­do con cin­cel, muy bien tra­ba­ja­do, co­mo una es­cul­tu­ra grie­ga clá­si­ca, fru­to de ejer­ci­cios cons­tan­tes y co­mi­da sa­lu­da­ble, con­fie­sa.

Ac­tual­men­te es­tá con el pe­lo blan­co. En otras oca­sio­nes lo tu­vo ru­bio y has­ta azul, y ello ha­ce que lla­me la aten­ción a don­de quie­ra que va­ya.

Ha par­ti­ci­pa­do en mu­chas pro­duc­cio­nes de mo­das. Su buen gus­to y co­no­ci­mien­to en el área ha­cen que su pa­la­bra sea to­ma­da en cuen­ta por fo­tó­gra­fos, di­se­ña­do­res, mo­de­los y em­pre­sa­rios.

Luhan di­ce que la mo­da es una for­ma de ex­pre­sión que re­fle­ja la per­so­na­li­dad de la gen­te y que pue­de cam­biar se­gún el es­ta­do de áni­mo que ten­ga­mos. Y que la ele­gan­cia es el atri­bu­to de ser ex­tre­ma­da­men­te be­llo y sen­ci­llo al mis­mo tiem­po.

Cree que el hom­bre cru­ce­ño se vis­te bien, que es­tá in­for­ma­do en mo­da. Pe­ro lo que le fal­ta es atre­ver­se a más, a ex­pe­ri­men­tar con nue­vos es­ti­los, a di­ver­tir­se con la ro­pa, a rom­per las lí­neas tra­di­cio­na­les. Pe­ro no lo ha­ce por te­mor al qué di­rán y por ello se re­pri­men.

Afir­ma que no exis­ten co­lo­res ex­clu­si­vos pa­ra hom­bres y pa­ra mu­je­res, que un va­rón no de­ja­rá de ser­lo si usa una ca­mi­sa ro­sa­da, ro­ja o ma­gen­ta. Di­ce que no cree en las eti­que­tas.

Se­ña­la que el tér­mino y la la­bor de los in­fluen­cers se ha dis­tor­sio­na­do por la fal­ta de in­for­ma­ción. Ellos de­ben ser ex­per­tos en un de­ter­mi­na­do te­ma y de ver­dad ejer­cer in­fluen­cia en la so­cie­dad.

Ala­ba el tra­ba­jo de los di­se­ña­do­res de mo­das bo­li­via­nos, a los que con­si­de­ra ta­len­to­sos y a quie­nes se tie­ne que apo­yar más.

Pre­go­na que se de­be creer más en los tra­ba­ja­do­res bo­li­via­nos de la mo­da, ya sean di­se­ña­do­res, mo­de­los o pro­duc­to­res.

Pa­ra es­tar bien ves­ti­do la ro­pa no tie­ne que ser ca­ra o de una fa­mo­sa mar­ca, de­be que­dar­nos bien y so­bre to­do ha­cer­nos sen­tir fe­li­ces

3. Mo­derno. Jeans ras­ga­dos, po­le­ra con di­se­ño y ca­mi­sa, acor­de pa­ra mu­chas oca­sio­nes 3

1 1. Ca­sual. Es la for­ma más có­mo­da de ves­tir, sin de­jar de es­tar pre­sen­ta­ble

2 2. Vi­gen­te. El ne­gro nun­ca pa­sa­rá de mo­da, siem­pre de­be es­tar pre­sen­te en el ro­pe­ro de to­dos

4. Ele­gan­te. Pan­ta­lón de ves­tir os­cu­ro y ca­mi­sa ro­sa­da, pa­ra una sa­li­da más for­mal 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.