AL­DO PEÑA PRE­SEN­TA SU DIS­CO MÁS TES­TI­MO­NIAL

Ar­tis­ta con­tro­ver­sial y re­fe­ren­te de la mú­si­ca del orien­te, Peña re­tor­na con un ál­bum que re­fle­ja una co­yun­tu­ra emo­cio­nal y una vi­sión per­so­nal de los he­chos más re­cien­tes de nues­tra his­to­ria

El Deber - Chic - - PORTADA - MAR­CE­LO SUÁREZ R. TEX­TO RO­LAN­DO VI­LLE­GAS. FO­TOS

Al­do Peña es uno de esos per­so­na­jes que pue­den pro­vo­car di­ver­sos ti­pos de sen­ti­mien­tos, me­nos in­di­fe­ren­cia. Es un fer­vien­te de­fen­sor, au­tor e in­tér­pre­te de las me­lo­días del orien­te bo­li­viano, en­tre ellas del brin­cao, el rit­mo que, a me­dia­dos de los 90, se en­car­gó de res­ca­tar y po­pu­la­ri­zar has­ta que se con­vir­tió en un re­fe­ren­te en to­da la re­gión. Pe­ro la ho­ja de vi­da de es­te ve­las­quino de 67 años di­ce que su pro­duc­ción ar­tís­ti­ca no se ha li­mi­ta­do a brin­caos, ta­qui­ra­ris, car­na­va­les y cho­be­nas. Abra­zar la mú­si­ca des­de ni­ño le per­mi­tió acu­mu­lar ex­pe­rien­cia, a me­di­da que via­ja­ba y co­no­cía los di­ver­sos uni­ver­sos que ha­bi­tan el pen­ta­gra­ma (esas tra­ve­sías sir­vie­ron pa­ra sus­ten­tar y dar for­ma a otra de sus fa­ce­tas: la del pro­duc­tor au­dio­vi­sual y di­rec­tor del pro­gra­ma Via­je­ro TV y Cul­tu­ra).

Así co­mo Al­do Peña pue­de ha­blar con co­no­ci­mien­to de un bo­le­ro, de un tan­go y de un vals, lo mis­mo pue­de de­cir de una pol­ca, una ga­lo­pa y una bos­sa no­va.

Es un con­ven­ci­do de que a la mú­si­ca no so­lo hay que in­ter­pre­tar­la sino tam­bién es­tu­diar­la, in­ves­ti­gar­la y apro­ve­char de ella to­das las bon­da­des que tie­ne pa­ra brin­dar. Esa ha si­do una es­pe­cie de con­sig­na a lo lar­go de más de me­dio si­glo de idi­lio con ar­mo­nías, acor­des y to­nos.

Esa es tam­bién la na­tu­ra­le­za de Co­sas mías, su de­ci­moc­ta­vo dis­co, que aca­ba de lan­zar en una cir­cuns­tan­cia cla­ve de su ca­rre­ra, la cual no ha es­ta­do exen­ta de con­tro­ver­sia. Son 13 can­cio­nes de un ál­bum que re­su­me esas co­sas que han ali­men­ta­do el ser crea­ti­vo de Peña en los úl­ti­mos tiem­pos, co­mo tam­bién sus mo­ti­va­cio­nes, in­quie­tu­des y aflic­cio­nes.

Ahí es­tán Ji­chi del Gua­po­mó, una cho­be­na brin­cao que se re­mi­te a sus raí­ces; ¡No ha­gas da­ño!, una ba­la­da ins­pi­ra­da en el pro­yec­to de edu­ca­ción pa­ra la pre­ven­ción de la vio­len­cia y el de­li­to que el can­tau­tor lle­va ade­lan­te; Sel­va, una ta­qui­no­va (fu­sión de ta­qui­ra­ri y bos­sa no­va), de­di­ca­da a su es­po­sa con la que lle­va ca­sa­do 37 años; Ba­jo el cie­lo cru­ce­ño, cue­gu­ra

ca de Willy Clau­re con ai­res orien­ta­les y A Gladys Moreno, pol­ca en ho­nor a la me­jor voz de la can­ción bo­li­via­na.

“Co­sas mías es la ex­pre­sión de una co­yun­tu­ra emo­cio­nal, de tra­ba­jo, de ins­pi­ra­ción, de ex­pe­rien­cia. Es un pro­duc­to de cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res en torno a mi vi­da y a la vi­da de to­dos no­so­tros”, afir­ma el ar­tis­ta.

Dis­cre­pan­cias

Ade­más de dos ta­qui­ra­ris de com­par­sa (¡Fuer­za Pei­nes! y Ma­tre­ros), que nos re­cuer­dan que Al­do Peña es un ani­ma­dor tra­di­cio­nal de la fies­ta gran­de, el dis­co in­clu­ye tres pie­zas que ha­blan de la con­tro­ver­ti­ble y, aca­so, con­tra­dic­to­ria fi- que ha re­pre­sen­ta­do Al­do Peña Gu­tié­rrez en la his­to­ria re­cien­te de es­ta tie­rra.

Con un sen­ti­do de in­te­gra­ción y con el fin de re­sal­tar los va­lo­res de la cul­tu­ra afro­bo­li­via­na en la re­gión orien­tal, com­pu­so Sa­ya de la

bo­li­via­ni­dad, tam­bién bau­ti­za­da co­mo la sa­ya cam­ba. “Me han des­tro­za­do e in­sul­ta­do, en vez de agra­de­cer­me, por­que es­to, en reali­dad, res­pon­de a un ca­ri­ño que me han da­do los afro­bo­li­via­nos que han na­ci­do acá. Pe­ro, cla­ro, en to­das par­tes hay los que se ofen­den y aho­ra me han acu­sa­do de in­ten­tar des­truir­la y de ro­bar es­ta mú­si­ca. Yo no me quie­ro ro­bar na­da, la sa­ya de los yun­gas es tris­te y no tie­ne una me­lo­día de­fi­ni­da, es ca­si gu­tu­ral. En­ton­ces, lo que yo he he­cho es dar­le otro so­ni­do, ade­más de un sen­ti­do de uni­dad. Por eso es sa­ya cam­ba, por­que el que la hi­zo es un cam­ba y el que la bai­la es un ne­gro que na­ció acá y que, por lo tan­to, es cam­ba tam­bién. Eso les mo­les­ta a al­gu­nos que se creen due­ños de to­do. Pe­ro no les ha­go ca­so”, ase­gu­ra Peña.

Y en mo­men­tos en que los ana­lis­tas po­lí­ti­cos aso­cian tér­mi­nos co­mo lu­chas so­cia­les, con­vul­sión, des­gas­te y po­la­ri­za­ción, cuan­do se ha­bla de pac­tos, de re­nun­cias y de cues­tio­na­mien­to a los mo­de­los, co­mo tam­bién de nue­vos pro­ta­go­nis­tas, a tra­vés de fuer­zas que has­ta ha­ce po­co pa­re­cían pa­si­vas, Peña de­ci­de in­cluir el Himno al Co­mi­té Pro San­ta Cruz, en un rit-

Siem­pre he tra­ba­ja­do con la mis­ma vo­lun­tad y no me preo­cu­pan las crí­ti­cas; al fi­nal, nun­ca acier­tan”.

mo de ga­lo­pa, cu­ya le­tra de Ju­lio Kempff di­ce: “Cru­ce­ños, hoy la his­to­ria nos convoca a lu­char por San­ta Cruz, cru­ce­ños es el pueblo que re­cla­ma au­to­no­mía, es mo­men­to de asu­mir el li­de­raz­go con co­ra­je y de­ci­sión”. Son ver­sos que exal­tan el va­lor de una ins­ti­tu­ción cues­tio­na­da por di­ver­sos sec­to­res en los úl­ti­mos tiem­pos y que vol­vió a co­brar vi­gen­cia en las re­cien­tes ac­cio­nes de pro­tes­ta con­tra el Go­bierno cen­tral.

Es­te te­ma no de­be­ría re­pre­sen­tar una no­ve­dad en un dis­co de Al­do Peña, so­bre to­do si uno se tras­la­da una dé­ca­da atrás, cuan­do el can­tau­tor cru­ce­ño le­van­ta­ba la ban­de­ra de la au­to­no­mía can­tan­do una pie­za com­pues­ta por él y que era co­rea­da por las ma­sas en los his­tó­ri­cos ca­bil­dos que re­cha­za­ban el cen­tra­lis­mo.

Pe­ro en ese lap­so ocu­rrió al­go que mu­chos ca­li­fi­ca­ron co­mo trai­ción. Peña gra­bó una cum­bia en cu­yo es­tri­bi­llo se men­cio­na­ba: “Que le­van­ten la mano/ los que quie­ran a Evo, que le­van­ten la mano/ a go­ber­nar el pueblo”. La can­ción, que fue can­ta­da y bai­la­da en los ac­tos del ofi­cia­lis­mo de ha­ce cua­tro años, fue de­fen­di­da por su au­tor, quien ale­ga­ba que no era un tráns­fu­ga o un ven­di­do, co­mo le de­cían, y que so­lo se tra­ta­ba de un tra­ba­jo que reali­zó por en­car­go y que cum­plió co­mo un pro­fe­sio­nal.

Al­do si­gue sos­te­nien­do la mis­ma pos­tu­ra y re­cuer­da que esa no era la pri­me­ra vez que ha­cía már­que­tin po­lí­ti­co. “Yo he com­pues­to unas 30 o 40 can­cio­nes de es­te ti­po, más o me­nos. Una de las pri­me­ras me las pa­ga­ron pa­ra Ban­zer, lue­go hi­ce otra pa­ra el MIR y pa­ra otros par­ti­dos”, ase­ve­ra.

Aho­ra, a tra­vés de un rock, di­ce que ya no cree en el po­der, que ya no cree en la re­vo­lu­ción, ni tam­po­co en el neo­li­be­ra­lis­mo, “por­que son tan crue­les co­mo el na­zis­mo y el co­mu­nis­mo”. In­dig­na­do se ti­tu­la el track # 7 de Co­sas mías. Peña, que lo can­tó en vi­vo jun- to con Los Sal­mo­nes en el es­ce­na­rio prin­ci­pal de Ex­po­cruz 2017, ra­ti­fi­ca que el te­ma re­fle­ja un sen­ti­mien­to: el de un ciu­da­dano que le pi­de a los go­ber­nan­tes ac­tua­les que no le cor­ten las alas.

“Yo le voy a se­guir can­tan­do a mi pueblo, a la gen­te con no­bles sen­ti­mien­tos, a la es­pe­ran­za. Siem­pre he tra­ba­ja­do con la mis­ma vo­lun­tad y no me preo­cu­pan las ma­las crí­ti­cas, por­que al fi­nal nun­ca le acier­tan. Me pa­só has­ta con el brin­cao, que me lla­ga­ron de­cir que es­ta­ba des­fa­sa­do, que te­nía que com­po­ner ta­qui­ra­ris, cho­be­nas, que a na­die le iba a gus­tar eso. Y ahí es­tá, no les hi­ce ca­so y ter­mi­nó sien­do un fe­nó­meno”, fi­na­li­za.

Un tra­ba­jo que le cos­tó mu­cho Lo di­ce por la va­rie­dad de los gé­ne­ros y la com­ple­ji­dad de las te­má­ti­cas

Can­tan­do In­dig­na­do jun­to a Mi­guel Ca­bru­ja, de Los Sal­mo­nes, en la Fex­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.