HO­RÓS­CO­PO

El Deber - Chic - - PASATIEMPOS Y SERVICIOS -

CAPRICORNIO: Un tono alen­ta­dor em­pu­ja­rá le­ve­men­te su eco­no­mía ha­cia un lu­gar se­gu­ro. El te­mor a ser des­cu­bier­to ha­cien­do al­go con lo que no se iden­ti­fi­ca no ha­rá más que cre­cer. Man­ten­ga su esen­cia in­tac­ta y no ha­brá re­pre­sa­lia que te­mer.

LEO: Una men­ti­ra se­rá la cul­pa­ble de su desa­zón, pues no sa­brá a qué ate­ner­se con esa per­so­na que le ha trai­cio­na­do. Las vo­ces del amor so­na­rán le­ja­nas, pe­ro muy se­gu­ras. No per­mi­ta que la dis­tan­cia le apar­te de al­go que quie­re vivir y reac­cio­ne con va­lor.

CÁN­CER: Lo que com­par­te con al­guien que aca­ba de lle­gar a su vi­da se­rá mu­cho más que lo que le se­pa­ra. A pe­sar de que los pri­me­ros con­tac­tos le ins­pi­ra­rán des­con­fian­za, le con­ven­drá acer­car­se desde la inocen­cia y la pu­re­za, pues des­cu­bri­rá un gran alia­do.

ARIES: Las ór­de­nes se­rán re­ci­bi­das con des­con­fian­za al fi­nal del día, so­bre to­do en el am­bien­te pro­fe­sio­nal, pues se da­rá cuen­ta de que hay al­guien in­tere­sa­do en ro­bar­le el pro­ta­go­nis­mo que le per­te­ne­ce. No enrede a su co­ra­zón sin saber an­tes si le me­re­ce la pe­na.

LIBRA: La fa­mi­lia se­rá el pi­lar fun­da­men­tal so­bre el que ya­ce­rán sus emo­cio­nes más bá­si­cas. Cual­quier ata­que a su es­ta­bi­li­dad se­rá un cho­que fron­tal pa­ra su vi­da. No pon­ga en ries­go lo que no desea per­der, pues los in­ter­cam­bios se­rán muy pro­pi­cios en es­ta eta­pa.

PISCIS: Vien­tos de glo­ria se res­pi­ra­rán a su al­re­de­dor y no po­drá evi­tar con­ta­giar­se de esa ener­gía triun­fa­do­ra y po­si­ti­va. En el te­rreno amo­ro­so, se ve­rá con­ver­ti­do en una mo­ne­da de cam­bio, pues gus­ta­rá a to­dos y a nin­guno al mis­mo tiem­po. Su nú­me­ro se­rá el 8.

TAU­RO: Su puen­te de amis­tad cae­rá an­te sus ojos im­pi­dien­do el pa­so de nue­vas opor­tu­ni­da­des. No ha­brá lu­gar pa­ra el per­dón en un co­ra­zón tris­te. Mo­men­to ideal pa­ra exi­gir al­go más a los de­más y, en el tra­ba­jo, al­zar la voz por unas con­di­cio­nes me­jo­res.

ES­COR­PIO: To­do lo que sal­ga por su bo­ca co­rre­rá el ries­go de ge­ne­rar un da­ño le­tal en un co­ra­zón que es­ta­ba tra­tan­do de pro­te­ger. Op­te por el si­len­cio si la du­da le in­va­de, aun­que no de­be­rá re­nun­ciar a la sin­ce­ri­dad. La trans­pa­ren­cia se­rá su me­jor ba­za en los ne­go­cios.

SA­GI­TA­RIO: Sus ne­go­cia­cio­nes no lle­ga­rán a buen puer­to si su men­te si­gue cen­tra­da úni­ca­men­te en el di­ne­ro. Ten­de­rá a las ob­se­sio­nes ma­te­ria­les, pe­ro la fa­ci­li­dad pa­ra co­nec­tar­se con sus enemi­gos se­rá tan al­ta que po­dría per­der de vis­ta sus me­tas.

VIR­GO: Una atrac­ción emo­cio­nal ha­cia al­guien que aca­ba de co­no­cer des­equi­li­bra­rá su mun­do de un mo­do ra­di­cal. Ma­los tiem­pos pa­ra ha­cer­se pre­gun­tas o arro­di­llar­se an­te las in­jus­ti­cias. Su es­ca­la de va­lo­res se­rá im­pla­ca­ble en cier­tas es­ce­nas la­bo­ra­les. Su me­jor día se­rá el lu­nes.

GÉ­MI­NIS: La ins­pi­ra­ción que sen­tía tan en­tre­ga­da ha­ce días des­apa­re­ce­rá de re­pen­te y sin mo­ti­vo al­guno. Una cri­sis pa­sa­je­ra de­ja­rá una hue­lla im­bo­rra­ble en su men­te que le obli­ga­rá a blo­quear a cier­tas per­so­nas en su vi­da. Ol­vi­de el pa­sa­do y ca­mi­ne de­pri­sa ha­cia el fu­tu­ro.

ACUARIO: No ten­se la cuer­da de su pa­cien­cia, pues sus ner­vios po­drían sal­tar por los aires. Man­tén­ga­se cer­ca de aque­llas per­so­nas que le quie­ren bien, pues sus me­jo­res ener­gías se mul­ti­pli­ca­rán en pre­sen­cia de ellas. Leo y Libra se­rán sus po­ten­cia­do­res de fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.