“La glo­ba­li­za­ción de­man­da una edu­ca­ción que ge­ne­re in­no­va­do­res y crea­ti­vos”

El ar­qui­tec­to pe­ruano asegura que ya vi­vi­mos el “tiem­po de los uni­cor­nios”, con em­pre­sas que se desa­rro­llan en el mun­do vir­tual

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Car­los Mo­ra­les Pe­ña cmo­ra­les@el­de­ber.com.bo

El ar­qui­tec­to pe­ruano Eleo­do­ro Ven­to­ci­lla es el pre­si­den­te de la em­pre­sa DKV GROUP, una con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en el pla­nea­mien­to es­tra­té­gi­co ba­sa­do en el di­se­ño y ope­ra­ción de sis­te­ma de crea­ción de va­lor. Aca­ba de pu­bli­car su li­bro Tiem­po de Uni­cor­nios, una obra en la que se­ña­la las cla­ves de la in­no­va­ción pa­ra la in­te­gra­ción de las em­pre­sas y los Es­ta­dos en la glo­ba­li­za­ción. Así ha­bló con EL DE­BER, días an­tes de lle­gar a San­ta Cruz, don­de brin­da­rá un ta­ller in­ter­na­cio­nal en­tre el 2 y el 6 de mar­zo.

¿ Qué con­di­cio­nes tie­nen que te­ner las “em­pre­sas uni­cor­nio” en el marco de la glo­ba­li­za­ción?

An­tes que na­da apos­tar por la in­no­va­ción pa­ra ha­cer co­sas me­jo­res. Pa­ra ello es cla­ve la crea­ti­vi­dad, es de­cir, crear una reali­dad que an­tes no es­ta­ba allí. Crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción van de la mano. Una co­sa es lo que las per­so­nas pue­den ha­cer, co­mo crea­ti­vos e in­no­va­do­res, y otras lo que gru­pos hu­ma­nos or­ga­ni­za­dos pue­den ha­cer con es­tos dos ins­tru­men­tos. Cuan­do ha­cen eso, no so­lo trans­for­man los paí­ses, pue­den cam­biar el mun­do.

¿Los crea­ti­vos, en América La­ti­na, en­fren­tan enor­mes di­fi­cul­ta­des bu­ro­crá­ti­cas. ¿Có­mo ayu­dar a quie­nes quie­ren in­no­var y crear otras reali­da­des?

Es fun­da­men­tal crear los eco­sis­te­mas de in­no­va­ción. Es­tos eco­sis­te­mas re­quie­ren po­lí­ti­cas de incentivos con­cre­tos y de ins­ti­tu­cio­nes só­li­das, pe­ro tam­bién de la apa­ri­ción de “or­ga­ni­za­cio­nes puen­te” que unan a las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes pro­duc­ti­vas con el mun­do de las em­pre­sas in­ves­ti­ga­do­ras. Hay dos ac­cio­nes ha­bi­li­ta­do­ras. Las po­lí­ti­cas y las ins­ti­tu­cio­nes, y las em­pre­sas que ge­ne­ren es­te pro­ce­so.

¿ Qué di­fe­ren­cias tie­nen “uni­cor­nios” y “di­no­sau­rios”?

Los di­no­sau­rios son las em­pre­sas que tra­ba­jan en el mun­do analó­gi­co y fí­si­co. Son em­pre­sas que trans­for­man lo fí­si­co. Una or­ga­ni­za­ción que trans­for­ma mi­ne­ra­les en ar­tícu­los del ho­gar. El mun­do de los uni­cor­nios tra­ba­ja en lo in­tan­gi­ble y lo di­gi­tal. Lo in­tere­san­te es que ha­cen es­to co­mo pre­ce­den­te del cam­bio en el mun­do fí­si­co. Son or­ga­ni­za­cio­nes que ya no les in­tere­sa te­ner ac­ti­vos fí­si­cos. Una em­pre­sa di­no­sau­rio es­tá lle­na de ac­ti­vos fí­si­cos. Tie­nen plan­tas, edi­fi­cios, ca­mio­nes. Lo con­tra­rio es RBNB, el sis­te­ma de al­qui­ler de de­par­ta­men­tos vía in­ter­net. Ellos al­qui­lan in­mue­bles de los que no son due­ños. UBER da ser­vi­cios de trans­por­te, pe­ro no son due­ños de los vehícu­los. No les in­tere­sa el mun­do de la po­se­sión fí­si­ca de las co­sas. Al es­tar li­bres del las­tre de lo fí­si­co, avan­zan en el mun­do de lo sim­bó­li­co, en el mun­do de lo in­tan­gi­ble y avan­zan a una ve­lo­ci­dad ex­po­nen­cial.

Qué tie­nen que ha­cer los Es­ta­dos pa­ra en­gan­char­se con ese nue­vo mun­do…

Lo pri­me­ro que hay que re­co­no­cer es que es­te cam­bio exis­te y es irre­ver­si­ble. Por­que si no lo re­co­no­cen no van a po­der ha­cer na­da. En se­gun­do lu­gar, hay que es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra fa­ci­li­tar es­tos pro­ce­sos. Es­te nue­vo cam­bio de épo­ca, va a traer cam­bios en el con­tra­to so­cial y las vinculaciones si­co­ló­gi­cas de por­qué uno tra­ba­ja en una em­pre­sa. An­tes uno en­tra­ba en una em­pre­sa y es­pe­ra­ba es­tar allí to­da la vi­da. Hoy, la gen­te tra­ba­ja “con em­pre­sas”, pe­ro no “en em­pre­sas”. An­tes las em­pre­sas con­tra­ta­ban ge­ren­tes pa­ra ga­ran­ti­zar la crea­ción de ri­que­za. Hoy esos ge­ren­tes van a pre­fe­rir ha­cer sus ini­cia­ti­vas pro­pias pa­ra ge­ne­rar esa ri­que­za.

En ter­cer lu­gar, es­tas trans­for­ma­cio­nes no van a ser lo­ca­les o na­cio­na­les. El cam­bio se­rá glo­bal, por­que la glo­ba­li­za­ción de­man­da hoy un cam­bio de men­ta­li­dad. El mun­do nos lle­ga to­dos los días de for­ma di­rec­ta a tra­vés del ce­lu­lar. Na­die po­drá abs­traer­se de un cam­bio que ya es­tá aquí. En­ton­ces la pre­gun­ta es qué rol va­mos a ju­gar allí. ¿Va­mos a ser víc­ti­mas? ¿Va­mos a ser sim­ples ob­ser­va­do­res? o, ¿va­mos a ser pro­ta­go­nis­tas? Si de­ci­di­mos ser pro­ta­go­nis­tas, te­ne­mos dos ca­mi­nos. Ser pio­ne­ros o ser co­lo­nos. Los co­lo­nos son los que apli­can lo que los pio­ne­ros des­cu­bren. Esa es una de­ci­sión que van a res­pon­der por no­so­tros los jó­ve­nes que vie­nen.

Vi­vi­mos el “tiem­po de uni­cor­nios”, con em­pre­sas que ge­ne­ran va­lor con bie­nes sim­bó­li­cos, más que con los ma­te­ria­les

Re­que­ri­mos Es­ta­dos que brin­den con­di­cio­nes pa­ra los crea­ti­vos e in­no­va­do­res

En es­te pro­ce­so, pa­re­ce cla­ve la edu­ca­ción...

Es cla­ve, pe­ro una edu­ca­ción dis­tin­ta. Ya no se­rá una edu­ca­ción de acu­mu­la­ción de co­no­ci­mien­to, por­que aho­ra el co­no­ci­mien­to es­tá en los ar­te­fac­tos. Sino que es una for­ma­ción de de­sa­rro­llo de cri­te­rio pa­ra usar el co­no­ci­mien­to que es­tá en los ar­te­fac­tos y sa­ber có­mo apli­car­lo a la reali­dad. Ese ti­po de edu­ca­ción to­da­vía es­tá en de­sa­rro­llo en nues­tros paí­ses.

JOR­GE UECHI

Eleo­do­ro Ven­to­ci­lla es­ta­rá en San­ta Cruz de la Sie­rra pa­ra un se­mi­na­rio so­bre nue­vas tec­no­lo­gías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.