“Cuan­do no hay di­ne­ro, la gen­te con­su­me be­bi­das más ba­ra­tas”

Ha­ce 22 años, Wil­fre­do Jai­lli­ta Ro­drí­guez ins­ta­ló una pe­que­ña li­co­re­ría en La Paz pa­ra abas­te­cer la de­man­da de la cla­se al­ta pa­ce­ña. Ese ne­go­cio se con­vir­tió en De­li­cor

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Mau­ri­cio Vas­quez mau­ri­cio.vas­quez@el­de­ber.com.bo

Ha­ce 22 años Wil­fre­do Jai­lli­ta Ro­drí­guez jun­to con su es­po­sa Trinidad Ze­ba­llos abrió una li­co­re­ría en la zo­na sur de La Paz en un lo­cal de tres por tres me­tros pa­ra abas­te­cer la de­man­da cre­cien­te de be­bi­das que ha­bía iden­ti­fi­ca­do en la cla­se al­ta pa­ce­ña. Su vi­sión era ins­ta­lar un su­per­mer­ca­do es­pe­cia­li­za­do en li­co­res. Ac­tual­men­te, De­li­cor cuen­ta con dos sa­las en La Paz y tres en San­ta Cruz, en las que tra­ba­jan ca­si 60 per­so­nas.

¿Có­mo na­ció la idea de ins­ta­lar un su­per­mer­ca­do de­di­ca­do a las be­bi­das?

Des­de nues­tros ini­cios nos en­fo­ca­mos en los li­co­res. Ha­ce 22 años ‘na­ci­mos’ en La Paz con una pe­que­ña li­co­re­ría de tres por tres en Achu­ma­ni, don­de vi­ve la gen­te que tie­ne in­gre­sos al­tos, que de­man­da­ba to­do ti­po de be­bi­das tan­to na­cio­na­les co­mo ex­tran­je­ras de mar­cas re­co­no­ci­das. Fui­mos apren­dien­do cuá­les eran las ne­ce­si­da­des de los con­su­mi­do­res. Ya co­mo De­li­cor abri­mos, ha­ce 15 años, nues­tro pri­mer lo­cal en el in­gre­so de la zo­na sur (Ca­la­co­to). Fue una aven­tu­ra, ya que pa­ra esa épo­ca no exis­tía es­te ti­po de mo­de­lo de ne­go­cio, los li­co­res se ven­dían en las li­co­re­rías. No­so­tros nos di­mos cuen­ta de que el es­pa­cio que te­nía­mos en la li­co­re­ría era muy pe­que­ño pa­ra lo que de­man­da­ba la gen­te; es de­cir, una gran va­rie­dad de be­bi­das. Nos aven­tu­ra­mos a ven­der las be­bi­das co­mo en su­per­mer­ca­do. Fue el pri­mer su­per­mer­ca­do es­pe­cia­li­za­do en li­co­res, por eso lo nom­bra­mos el ‘Su­per­mer­ca­do de Li­cor’, pa­ra ha­cer­le en­ten­der a la gen­te que era un ne­go­cio es­pe­cia­li­za­do en be­bi­das. Fue un re­to muy com­pli­ca­do por­que hu­bo una tran­si­ción de Go­bierno y na­die cre­yó que fun­cio­na­ría una apues­ta de esas ca­rac­te­rís­ti­cas.

¿Cuán­do de­ci­de ex­pan­dir sus ope­ra­cio­nes a San­ta Cruz? Ha­ce ocho años de­ci­di­mos ins­ta­lar­nos en San­ta Cruz, abrien­do un lo­cal en el se­gun­do ani­llo. Pen­sa­mos que se­ría igual que en La Paz, pe­ro nos di­mos cuen­ta de que era dis­tin­to. Des­cu­bri­mos que la de­man­da de be­bi­das es dis­tin­ta, ya que en San­ta Cruz se con­su­me más cer­ve­za, mien­tras que en La Paz más whisky y sin­ga­ni. Aho­ra, es­ta­mos ob­ser­van­do al­gu­nos cam­bios en el com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res, los cua­les es­tán de­man­dan­do más vi­nos. En San­ta Cruz es­pe­cial­men­te se ha desa­rro­lla­do bas­tan­te la cul­tu­ra del vino. Ac­tual­men­te, con­ta­mos con más de 3.000 ítems.

¿Có­mo se com­por­ta el mer­ca­do de los li­co­res?

Su com­por­ta­mien­to es cí­cli­co. Las ven­tas se in­cre­men­tan en Car­na­val y fin de año, por Na­vi­dad y Año Nue­vo. El res­to del año las ven­tas son cons­tan­tes, con cier­tos picos al­tos en fies­tas co­mo San Juan. Los fi­nes de se­ma­na, es­pe­cial­men­te los vier­nes en la no­che, hay una ma­yor de­man­da de li­co­res.

¿Có­mo afec­ta el con­tra­ban­do a su ne­go­cio?

Cuan­do ini­cia­mos con el ne­go­cio ha­bía mu­cho con­tra­ban­do de be­bi­das por­que no ha­bía im­por­ta­do­ras le­gal­men­te es­ta­ble­ci­das. Po­co a po­co fue­ron apa­re­cien­do im­por­ta­do­res le­ga­les. Jun­to con ellas fui­mos iden­ti­fi­can­do las be­bi­das más ade­cua­das pa­ra co­mer­cia­li­zar en el mer­ca­do na­cio­nal. Apos­ta­mos por ofre­cer­les a los con­su­mi­do­res pro­duc­tos ga­ran­ti­za­dos. Lu­cha­mos per­ma­nen­te­men­te con el con­tra­ban­do, pe­ro nues­tra com­pe­ten­cia son los

su­per­mer­ca­dos y la li­co­re­rías. No con­si­de­ra­mos al sec­tor in­for­mal co­mo nues­tra com­pe­ten­cia, ya que si nos con­cen­trá­ra­mos en la in­for­ma­li­dad, ten­dría­mos que ce­rrar nues­tras puer­tas. Nues­tros pre­cios no son igua­les a los pro­duc­tos que in­gre­san de con­tra­ban­do, no pue­de ser, son un po­co más ele­va­dos, pe­ro los clien­tes re­ci­ben be­ne­fi­cios co­mo la fac­tu­ra y un pro­duc­to ga­ran­ti­za­do, ade­más del buen ser­vi­cio.

Y la des­ace­le­ra­ción, ¿có­mo ha im­pac­to a De­li­cor?

Se sien­te bas­tan­te. Ha ha­bi­do una dis­mi­nu­ción en las ven­tas. El con­su­mo de ti­pos de be­bi­das ha cam­bia­do. Nues­tro sec­tor es in­tere­san­te, cuan­do no hay di­ne­ro no es que la gen­te de­ja de beber, sino que con­su­me otro ti­po de li­co­res más eco­nó­mi­cos. En La Paz, han cam­bia­do los vi­nos eu­ro­peos por los ar­gen­ti­nos, chi­le­nos y na­cio­na­les. Y en San­ta Cruz, la cer­ve­za por el fer­net.

Lue­go de ha­ber inau­gu­ra­do su ter­cer lo­cal en San­ta Cruz en 2018, ¿cuá­les son sus pla­nes pa­ra el res­to del año? Te­ne­mos un desafío: ter­mi­nar has­ta fin de año el nue­vo lo­cal que al­ber­ga­rá al De­li­cor que ad­mi­nis­tra­mos en la zo­na nor­te. Ac­tual­men­te, es­ta­mos en un lu­gar al­qui­la­do y cons­trui­re­mos una sala pro­pia (de 500 me­tros cua­dra­dos). In­ver­ti­re­mos en­tre $us 800.000 y $us 900.000. El pró­xi­mo año pla­nea­mos cons­truir otra su­cur­sal en la zo­na del Uru­bó.

In­ver­ti­re­mos en­tre $us 800.000 y 900.000 en nues­tro lo­cal en la zo­na nor­te cru­ce­ña”

Es­ta­mos ob­ser­van­do al­gu­nos cam­bios en el com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res”

HER­NÁN VIRGO

San­ta Cruz ge­ne­ra el 60% de las ven­tas de De­li­cor, se­gún Jai­lli­ta. La em­pre­sa es­tá es­pe­ran­do nue­vos ac­ce­sos al Uru­bó pa­ra ins­ta­lar­se allí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.