Un año cla­ve pa­ra de­fi­nir rum­bos en La­ti­noa­mé­ri­ca

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - José Ra­fael Vilar ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO

2018 es un año pleno de elec­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas pre­si­den­cia­les y le­gis­la­ti­vas que ayu­da­rán a so­li­di­fi­car ten­den­cias o —es­to más hi­po­té­ti­co— re­com­po­ner ejes.

Cos­ta Ri­ca, Cu­ba, Co­lom­bia, Pa­ra­guay, Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co y Bra­sil ele­gi­rán pre­si­den­tes —Cos­ta Ri­ca ya vo­tó en pri­me­ra y va a ba­llo­ta­ge— y sus re­sul­ta­dos cla­ri­fi­ca­rán el pa­no­ra­ma re­gio­nal — jun­to con las am­bas elec­cio­nes de Chi­le y las le­gis­la­ti­vas de me­dio tér­mino ar­gen­ti­nas del pa­sa­do año—; al­go que la con­sul­ta po­pu­lar he­cha en Ecua­dor y las le­gis­la­ti­vas pró­xi­mas de El Sal­va­dor —con ten­den­cia al des­ca­la­bro del iz­quier­dis­ta FMLN go­ber­nan­te— re­afir­ma­rían.

Pa­ra Cu­ba, su elec­ción pre­si­den­cial in­di­rec­ta —en abril, vía sus asam­bleís­tas na­cio­na­les ele­gi­dos en mar­zo— man­ten­drá has­ta en­ton­ces la in­cer­ti­dum­bre si ter­mi­na la di­nas­tía Cas­tro con la sa­li­da del Eje­cu­ti­vo de Cas­tro Ruz el Me­nor (pe­ro sin de­jar el Po­der por­que se­gui­rá di­ri­gien­do el Par­ti­do) jun­to con la ge­ne­ra­ción in­su­rrec­ta que ga­nó en 1959 pa­ra la as­cen­sión de un ci­vil (Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez) al es­ti­lo so- vié­ti­co o la di­nas­tía se pro­rro­ga al es­ti­lo co­reano en Ale­jan­dro Cas­tro Es­pín, uno de los hi­jos del ac­tual pre­si­den­te. Sea cual es­ce­na­rio se dé, és­tas y las pre­si­den­cia­les y le­gis­la­ti­vas de Pa­ra­guay so­lo re­afir­ma­rán sus sta­tus quo.

De ellas, por pro­xi­mi­dad y tras­cen­den­cias, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co da­rán pau­tas, mien­tras las de Bra­sil —en oc­tu­bre— aún tie­nen mu­chas in­cer­ti­dum­bres, in­clui­da la par­ti­ci­pa­ción de Lu­la da Sil­va —por su con­de­na— y Te­mer —si la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ayu­da a su apues­ta—, con el de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro y el so­cial­de­mó­cra­ta Ge­ral­do Alck­min gra­vi­tan­do.

En Co­lom­bia se mi­de el Le­ga­do Santos a tra­vés del éxi­to de la par­ti­ci­pa­ción de los an­ti­guos gue­rri­lle­ros de las FARC pe­ro —por el re­cha­zo ma­si­vo que es­ta ha sus­ci­ta­do, atri­bui­do a “la de­re­cha” (¿aca­so po­día ser a otro?)— po­dría ser su se­gun­da de­rro­ta des­pués del fra­ca­so del re­fe­rén­dum de 2016, a lo que po­dría su­mar las vic­to­rias de los can­di­da­tos del uri­bis­mo. Por su par­te, Mé­xi­co se de­ba­te en­tre el po­pu­lis­mo de Mo­re­na, el fra­ca­sa­do con­ti­nuis­mo del PRI o la pro­pues­ta —des­de la cen­troiz­quier­da a la de­re­cha— de la alian­za PAN-PRD, es­ta la que, a fin de cuen­tas, pro­ba­ble­men­te po­dría ven­cer el 01/07.

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Ve­ne­zue­la —pre­sun­ta­men­te am­plia­das aho­ra con las le­gis­la­ti­vas más pa­ra ba­rrer los es­pa­cios opo­si­to­res— es el úl­ti­mo es­fuer­zo de la nar­co­dic­ta­du­ra de Ma­du­ro por for­zar pro­rro­gar­se a co­mo dé lu­gar en el po­der, con­ci­tan­do la no-com­pli­ci­dad de los opo­si­to­res, el re­cha­zo y ais­la­mien­to ma­yo­ri­ta­rio in­ter­na­cio­nal y el des­la­ve de los úl­ti­mos ves­ti­gios de­mo­crá­ti­cos.

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Bra­sil, una de las más im­por­tan­tes, es­tá ba­jo el signo de la in­cer­ti­dum­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.