“Ru­sia tie­ne una de­mo­cra­cia só­li­da y Putin va por la re­elec­ción ba­jo la ley”

El di­plo­má­ti­co ru­so re­mar­có el po­ten­cial de Bo­li­via pa­ra im­pul­sar la in­dus­tria nuclear con fi­nes pa­cí­fi­cos. Ha­bló de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, don­de di­jo que la opo­si­ción no es­tá anu­la­da co­mo di­cen los crí­ti­cos

El Deber - Cuerpo B - - Mundo - Car­los Mo­ra­les Pe­ña CMORALES@ELDEBER.COM.BO

Vla­di­mir Sprinchan fue nom­bra­do en ju­lio de 2017 em­ba­ja­dor extraordinario de Ru­sia en Bo­li­via. Ex­per­to en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y co­no­ce­dor de la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na, el di­plo­má­ti­co ha­bló con EL DE­BER so­bre las claves de las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y Bo­li­via, ade­más de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en su país y la in­ter­ven­ción ru­sa en el con­flic­to mi­li­tar en Si­ria.

Se ha con­fir­ma­do la pró­xi­ma vi­si­ta de Evo Mo­ra­les a Ru­sia, don­de se reunirá con el pre­si­den­te Vla­di­mir Putin. ¿ Qué im­pli­can­cia ten­drá di­cha vi­si­ta?

Sin du­da, se­rá un en­cuen­tro his­tó­ri­co, sin du­da. Am­bos ana­li­za­rán el es­ta­do de las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y Bo­li­via en las es­fe­ras eco­nó­mi­ca, hu­ma­ni­ta­ria, co­mer­cial y coope­ra­ción di­plo­má­ti­ca.

Que­re­mos que el pre­si­den­te Mo­ra­les par­ti­ci­pe de la inauguración del Mun­dial de Fút­bol. Es­te en­cuen­tro se ce­le­bra­rá des­pués de sie­te años del úl­ti­mo en­cuen­tro. Se­rá muy im­por­tan­te pa­ra im­pul­sar las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses.

Bo­li­via es­tá muy in­tere­sa­da en el de­sa­rro­llo de la ener­gía nuclear con fi­nes pa­cí­fi­cos. ¿ Có­mo par­ti­ci­pa Ru­sia en es­te pro­yec­to y qué pla­zos tie­ne pa­ra su eje­cu­ción?

- Va­mos a desa­rro­llar un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes nu­clea­res que se va a cons­truir en El Al­to. Ade­más, se es­ta­ble­ce­rá una plan­ta de pro­duc­ción de ma­te­ria­les pa­ra cen­tros nu­clea­res en Ar­gen­ti­na. La plan­ta es­ta­rá lis­ta en 2019, pa­ra co­men­zar a tra­ba­jar en 2021. To­do se ha­rá con tec­no­lo­gía ru­sa, en coope­ra­ción con cen­tros de me­di­ci­na nuclear ar­gen­ti­nos.

La plan­ta desa­rro­lla­rá iso­to­pos es­pe­cia­les ne­ce­sa­rios pa­ra la me­di­ci­na nuclear. Es­te pro­yec­to se ha­rá tras un acuer­do pre­ven­ti­vo con el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (OIEA o IAEA, por su si­gla en in­glés), una en­ti­dad de la ONU. Sin eso no se­rá po­si­ble cons­truir na­da.

¿Qué otras áreas se desa­rro­lla­rán en el mar­co de es­ta re­la­ción?

Es­ta­mos im­pul­san­do la cons­truc­ción de au­to­mó­vi­les con mo­to­res a gas na­tu­ral.

La em­pre­sa ru­sa Gaz­prom pro­po­ne es­ta­ble­cer una plan­ta pa­ra en­sam­blar vehícu­los de al­to to­ne­la­je (ca­mio­nes, au­to­bu­ses) con mo­to­res con gas.

Tam­bién que­re­mos cons­truir plan­tas de con­ver­sión de gas a lí­qui­dos pa­ra ins­ta­lar con YPFB un nue­vo sis­te­ma de pro­vi­sión de ser­vi­cios de gas.

¿ Tam­bién se avan­zó en la coope­ra­ción mi­li­tar?

Es­ta­mos ana­li­zan­do la ne­ce­si­dad que tie­ne la par­te bo­li­via­na y las po­si­bi­li­da­des ru­sas. Exis­te un acuer­do de in­ter­cam­bio de coope­ra­ción téc­ni­co-mi­li­tar en­tre am­bos paí­ses.

Los mi­nis­te­rios de De­fen­sa es­tán vien­do có­mo se pue­de dar la ex­por­ta­ción de ar­mas y tec­no­lo­gía mi­li­tar.

Los ru­sos van a las ur­nas el 18 de mar­zo. ¿ Qué es­tá en jue­go en es­tas elec­cio­nes?

No­so­tros no so­lo ele­gi­mos un pre­si­den­te, sino tam­bién la vía de de­sa­rro­llo pa­ra el país. Los ru­sos ten­drán que vo­tar por aque­lla op­ción que per­mi­ta desa­rro­llar al país y me­jo­rar la vi­da de la gen­te.

Te­ne­mos que vo­tar por la op­ción que per­mi­ta me­jo­rar las re­la­cio­nes con los paí­ses que hoy es­tán en des­ba­lan­ce con Ru­sia. Por eso, en pri­mer lu­gar es­tá el pro­gra­ma del candidato an­tes que la fi­gu­ra mis­ma.

El pre­si­den­te Vla­di­mir Putin va por la re- re­elec­ción el 18 de mar­zo, des­pués de go­ber­nar más de una dé­ca­da y en me­dio de fuer­tes cues­tio- na­mien­tos a la neu­tra­li­za­ción de la opo­si­ción po­lí­ti­ca. ¿Hay una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia en Ru­sia?

Es cier­to que el pre­si­den­te Vla­di­mir Putin es­tu­vo 16 años en el po­der, pe­ro no co­mo pre­si­den­te úni­ca­men­te. Se­gún nues­tra Constitución, ca­da pre­si­den­te pue­de rea­li­zar dos ges­tio­nes se­gui­das ba­jo es­tric­to cum­pli­mien­to de la ley.

Tu­vo dos ges­tio­nes gu­ber­na­men­ta­les: 2000- 2004 y 20042008. Y aho­ra es pre­si­den­te des­de 2014 y va por una se­gun­da ges­tión. Es­to no vio­la la nor­ma­ti­va ru­sa por­que hu­bo otro go­bierno en el me­dio.

Es cier­to que uno de los can­di­da­tos de la opo­si­ción fue de­te­ni­do, pe­ro hay otros ocho can­di­da­tos que van a par­ti­ci­par, va­rios bas­tan­te co­no­ci­dos. Pe­ro es­tos no re­pre­sen­tan pro­gra­mas

tan só­li­dos co­mo el que plan­tea Putin. Ru­sia tie­ne una de­mo­cra­cia só­li­da des­de to­do pun­to de vis­ta.

El Mun­dial de Fút­bol, pa­ra qué le va a ser­vir a Ru­sia. ¿ Es so­lo un even­to de­por­ti­vo? ¿O tam­bién es­pe­ran mos­trar otra ca­ra de Ru­sia?

El Mun­dial tie­ne mu­cha im­por­tan­cia pa­ra Ru­sia, es­pe­cial­men­te por­que que­re­mos mos­trar que so­mos un país pa­cí­fi­co que pue­de or­ga­ni­zar un even­to de­por­ti­vo in­ter­na­cio­nal pa­cí­fi­co y lim­pio. Y que pue­de re­ci­bir hués­pe­des de to­do el mun­do. El pre­si­den­te Putin ha di­cho que el Mun­dial es co­mo la ci­ta olím­pi­ca, por­que lo prin­ci­pal no es ga­nar, sino par­ti­ci­par. Que­re­mos mos­trar nues­tra cul­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra, his­to­ria, tra­di­cio­nes y co­mi­das. El even­to se va a ce­le­brar en 12 ciu­da­des, ca­da una con su pro­pia iden­ti­dad cul­tu­ral.

La par­ti­ci­pa­ción de Ru­sia en la gue­rra in­ter­na en Si­ria ha si­do muy po­lé­mi­ca. ¿Có­mo ve la ac­ción de su país en es­tos con­flic­tos ar­ma­dos?

Ru­sia fue in­vi­ta­da por el Go­bierno le­gal­men­te es­ta­ble­ci­do en Da­mas­co pa­ra com­ba­tir a las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas is­lá­mi­cas. Hay que re­cor­dar que Ru­sia im­pul­só en Gi­ne­bra (Sui­za) un pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción en­tre las par­tes in­vo­lu­cra­das en el con­flic­to si­rio.

Otro más se abrió en As­ta­ná, la ca­pi­tal de Ka­za­jis­tán. Allí se reunie­ron re­pre­sen­tan­tes de los gru­pos ar­ma­dos, de los re­bel­des y del Go­bierno si­rio pa­ra pre­sen­tar pro­pues­tas pa­ra re­sol­ver la gue­rra ci­vil en Si­ria.

No hay que ol­vi­dar que tres cuar­tas par­tes de Si­ria es­tu­vie­ron ocu­pa­das por el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Ru­sia ayu­da al Go­bierno de Bas­har Al As­sad pa­ra com­ba­tir el te­rro­ris­mo.

To­do se hi­zo en coor­di­na­ción con Es­ta­dos Unidos. Los te­rro­ris­tas son enemi­gos de to­dos. Lle­ga­mos a es­ta­ble­cer un Es­ta­do Ma­yor con­jun­to en­tre ru­sos y es­ta­dou­ni­den­ses; sin em­bar­go, al­gu­nos po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses se­ña­la­ron que pre­fie­ren de­fen­der a los gru­pos re­bel­des en un te­rri­to­rio muy pe­que­ño en Gu­ta Orien­tal. Es­to apun­ta­ba a es­ta­ble­cer un nue­vo fo­co de con­flic­to.

La ONU ha ro­ga­do a Si­ria y a Ru­sia que de­ten­gan los bom­bar­deos por­que es­tán ma­tan­do a ci­vi­les. ¿ Por qué no ac­ce­den a es­ta pe­ti­ción?

En el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU se es­tá tra­ba­jan­do pa­ra ac­ce­der a es­ta pe­ti­ción hu­ma­ni­ta­ria. Es un con­flic­to muy com­ple­jo, don­de hay mu­chos in­tere­ses en jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.