Co­rreos: crónica de una muer­te anun­cia­da

El Deber - Cuerpo B - - Economía - Jorge Velasco ES­PE­CIA­LIS­TA EN IN­NO­VA­CIÓN EM­PRE­SA­RIAL

El Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas eje­cu­tó el cie­rre de Co­rreos de Bolivia (Eco­bol) en to­do el país, se­gún De­cre­to Su­pre­mo 3495, por­que “no es au­to­sos­te­ni­ble, es una em­pre­sa que ha es­ta­do tra­ba­jan­do con nú­me­ros ro­jos” y anun­ció la crea­ción de una nue­va fir­ma que se­rá un ‘ope­ra­dor pos­tal’. Con es­ta me­di­da, 500 fun­cio­na­rios per­die­ron su em­pleo y no sa­ben si po­drán ser re­con­tra­ta­dos.

En 2010, el Go­bierno ya ha­bía ca­li­fi­ca­do a la em­pre­sa co­mo ‘de­fi­ci­ta­ria’ y re­co­no­ció que el re­tra­so tec­no­ló­gi­co, la fal­ta de per­so­nal y la po­ca in­ver­sión eran los prin­ci­pa­les pro­ble­mas. El plan anun­cia­do pa­ra en­ton­ces, por el mi­nis­tro del sec­tor, com­pren­día ha­cer una ‘ci­ru­gía ma­yor con el ma­yor cui­da­do po­si­ble’ pa­ra arre­glar­la y ha­cer­la ren­ta­ble. Es­te pro­pó­si­to, la­men­ta­ble­men­te, no ha te­ni­do éxi­to y hoy asis­ti­mos al cie­rre de Co­rreos de Bolivia co­mo ‘ la crónica de una muer­te anun­cia­da’.

Sa­be­mos que el mo­de­lo de ne­go­cio de los co­rreos, has­ta an­tes, era en­viar car­tas y pa­que­tes de un des­ti­na­ta­rio a otro fí­si­ca­men­te a tra­vés de me­dios de trans­por­te. La­men­ta­ble­men­te, es­te he­cho es un ejem­plo de lo que su­ce­de con las em­pre­sas pú­bli­cas o pri­va­das que no son ca­pa­ces de rein­ven­tar­se y adap­tar­se a los cam­bios del en­torno y mi­grar a un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio.

Hoy el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción ha cam­bia­do de ma­ne­ra ra­di­cal en los úl­ti­mos años gra­cias a in­ter­net, hoy la co­mu­ni­ca­ción es­cri­ta es in­me­dia­ta, glo­bal y gra­tui­ta. Las per­so­nas ya no re­ci­ben car­tas que no sean es­trict a m e n t e ne­ce­sa­rias y son muy po­cas las pos­ta­les que les lle­gan.

En ese sen­ti­do, era muy com­pli­ca­do pa­ra Co­rreos de Bolivia ha­cer un cam­bio drás­ti­co de su mo­de­lo de ne­go­cio, de un día pa­ra otro, to­man­do en cuen­ta las de­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas y ame­na­zas del en­torno; sin em­bar­go, en sie­te años se pu­do ha­ber im­ple­men­ta­do un pro­gra­ma de in­no­va­ción ca­paz de po­ner­la a tono con los tiem­pos. En efec­to, yo que­dé sor­pren­di­bar­go, do cuan­do re­cien­te­men­te es­tu­ve en Ma­drid, don­de in­gre­sé a una ofi­ci­na de co­rreos en la que no so­lo se­guían con el ne­go­cio tra­di­cio­nal de en­viar car­tas, sino que pa­re­cía una tien­da mul­ti­ser­vi­cios con va­rios pro­duc­tos y ser­vi­cios: tar­je­tas de co­mu­ni­ca­ción y pos­ta­les, ju­gue­tes di­dác­ti­cos, ma­te­rial grá­fi­co, etc. Gra­cias a esa rein­ven­ción de Co­rreos Es­pa­ña, la em­pre­sa ex­pe­ri­men­tó una evo­lu­ción tras­cen­den­tal des­de ha­ce cua­tro años, apro­ve­chan­do su lo­gís­ti­ca y con su in­fra­es­truc­tu­ra de 2.400 ofi­ci­nas que lle­gan has­ta el úl­ti­mo rin­cón de Es­pa­ña.

Su es­tra­te­gia de in­no­va­ción aho­ra le per­mi­te com­pe­tir y li­de­rar el ne­go­cio del sec­tor de pa­que­te­ría ex­prés de com­pras que mu­chas ve­ces son vía in­ter­net. Ofre­cen la en­tre­ga y re­cep­ción au­to­má­ti­ca de pa­que­tes a tra­vés de má­qui­nas en cien­tos de lu­ga­res pa­ra co­mo­di­dad de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.